·Nombre del foro: The Exile
·Administradora: _Sara
·Diseño: Gaia
·Ubicación: Niamh, Irlanda
·Estado: Abierto
·Creado en: Octubre, 2010
Últimos temas
» 2x08 -- Presumed Guilty
por _Sara Ayer a las 8:43 pm

» Caroline Dhavernas // Rachel Tyler
por _Sara Mar Ago 15, 2017 4:51 pm

» Hello there!
por Bolly Mar Ago 15, 2017 3:12 pm

» Pues hola de nuevo!!
por Heka Mar Jun 27, 2017 12:55 am

» White Flag
por Buffy Vie Jun 16, 2017 10:24 am


Juan Diego Botto // Alex Burke

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Juan Diego Botto // Alex Burke

Mensaje  _Sara el Sáb Ene 21, 2017 1:42 am



Nombre: Alejandro "Alex" Burke

Edad: 40

Razón por la que está en la isla: En busca de una vieja amiga.

Ocupación: Ex estafador, por así decirlo.

Personalidad: Alex es un mentiroso nato. Tiene la imaginación, la capacidad de interpretar y la buena memoria necesaria para mantener una mentira y hacer que todo el mundo le crea. Aunque logra ser frío y contenido cuando la situación lo requiere, capaz de mantener la perspectiva en todo momento y actuar en razón a su conveniencia dejando atrás sin dificultad lo que sea necesario, en realidad es todo lo contrario. Es apasionado y las cosas le afectan con facilidad, su primera reacción a menudo es el impulso y dejarse llevar, pero ha aprendido a reprimirlo, a intentar moldearse como quiere ser y no como es en realidad. A fuerza de contar diferentes historias sobre quién es, hasta él mismo ha empezado a creérselas.

Biografía: Alex se crió en un suburbio del norte de Londres, con su madre. Estaban los dos solos, ella trapicheaba en los trabajos que le salían y hablando de salir, también solían vivir de los tipos varios con los que salía, que le daban dinero de vez en cuando o ella les cogía la cartera directamente. No era mala persona, pero sí que era ciertamente incapaz de llevar una vida responsable, y esa responsabilidad recayó en su hijo, que desde una cierta edad empezó a cuidar de sí mismo para evitar las preguntas incómodas en el colegio.

Tenía quince años y llevaba unos cuantos ya entre pequeños robos y timos a turistas en el centro, el día que un desconocido apareció en la puerta de su apartamento y le dijo que era su padre. Alex había estado esperando el día en que eso ocurriera, porque estaba en una época complicada de la adolescencia en la que dos de tres conversaciones con su madre eran una pelea, e igual resultaba que su padre era un tipo rico y afortunado que podía ofrecerle algo mejor que un futuro asqueroso y un estudio de 20 metros cuadrados. Pero su madre le cerró al hombre la puerta en las narices, y le prohibió hablar con él nunca más. A Alex bastaba con prohibirle una cosa para que la hiciera, así que le buscó. Tras unos cuantos encuentros padre-hijo, su madre tuvo que rendirse y contárselo todo. La historia era sencilla. Una joven viajando por Argentina, un polvo de una noche, un embarazo y unos años intentando que el padre de la criatura reconociera al niño como suyo, hasta descubrir que él no era sino un sicario de la Guerra Sucia, acojonarse para siempre y romper todo el contacto. Ciertamente, la historia tuvo su impacto en Alex, que, no obstante, acudió a una última cita con su padre para confirmarlo. Así era, y se separaron con una frase que a Alex nunca se le quitó de la cabeza. "Eres igual que yo a tu edad", lo cual, viniendo de un asesino y torturador confeso hacia un chaval al que siempre le habían dicho que no tenía nada bueno, no ayudaba precisamente.

Lo único bueno de llevar esos genes es que Alex dejó de sentirse culpable por ser un pequeño delincuente y abrazó la vida de emoción y dinero fácil que se le presentaba. Se movió por los círculos adecuados, fue metiéndose en estafas cada vez más ambiciosas y cuando estaba relativamente acomodado la conoció a ella. Ainara tenía parte hispana y parte inglesa, como él, era inteligente, guapa, de los mejores polvos de su vida y él supo cómo hacerla caer rendida pronto. Al principio la engañó, pero llegó un momento que por algún motivo, ya no hizo falta ocultarle quién era y qué hacía. Pero como en toda relación, las cosas empezaron a complicarse, ella empezó a asustarse y alejarse. Alex estaba convencido de que se tiraba a otro (un chaval rubio con el que salía a veces, que ella decía que sólo era un amigo) pero cuando le dejó, resultó que no sólo se la pegaba  a sus espaldas sino que también lo había vendido a las autoridades. A eso le siguió una larga investigación, sus negocios derrumbados como un castillo de naipes y ahora, a espera de juicio, ha conseguido localizar a Ainara en una isla de la que nunca había oído hablar y va directo a pedirle las explicaciones que le debe.

Imagen: Juan Diego Botto

Llevado por: _Sara
avatar
_Sara
Admin

Mensajes : 2482
Fecha de inscripción : 31/08/2010
Edad : 29
Localización : The Inn

Ver perfil de usuario http://theexile.foroactivo.eu

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.