·Nombre del foro: The Exile
·Administradora: _Sara
·Diseño: Gaia
·Ubicación: Niamh, Irlanda
·Estado: Abierto
·Creado en: Octubre, 2010
Últimos temas
» 2x08 -- Presumed Guilty
por Heka Lun Sep 18, 2017 8:21 pm

» Caroline Dhavernas // Rachel Tyler
por _Sara Mar Ago 15, 2017 4:51 pm

» Hello there!
por Bolly Mar Ago 15, 2017 3:12 pm

» Pues hola de nuevo!!
por Heka Mar Jun 27, 2017 12:55 am

» White Flag
por Buffy Vie Jun 16, 2017 10:24 am


Colin Donnell // Christian Walleran

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Colin Donnell // Christian Walleran

Mensaje  _Sara el Sáb Ene 21, 2017 1:40 am



Nombre: Christian Walleran

Edad: 32

Razón por la que está en la isla: Visita familiar, o algo.

Ocupación: Empresario actualmente entre negocios.

Personalidad: Christian vive de echarle cara a las cosas, saber relacionarse con las personas correctas y hacer el menos esfuerzo posible, lo cual hasta ahora le ha funcionado. Le gusta pasárselo bien, la fiesta, las cosas caras y la gente que ve el mundo como él. Es positivo y siempre confía en que encontrará el modo de resolver sus problemas, cosa que suele ser verdad. Tiene don de gentes, puesto que les da lo que quieren para conseguir lo que quiere de ellas. Sabe ver las cosas desde la distancia, ser paciente y no darle a las cosas más importancia de la que se merecen, puesto que al final, nada lo vale tanto. Y si hay algo que lo valga, al menos hasta ahora no lo ha encontrado.

Biografía: Procedente de un barrio chungo de Nueva York, Christian se crió en una familia que se las apañaba para ir tirando, bajo la sombra de un hermano al que se le daba mejor sacar las castañas del fuego que a él, así que optó por hacer todo el esfuerzo necesario, que era el mínimo. Donde John tenía ambiciones de llevar una placa y ser alguien en la ciudad, a él le habría bastado con el dinero para salir de fiesta, igual para comprarse un coche bueno. La sola idea de meterse a poli le daba risa, así que le pidió a su hermano que le ayudase con la matrícula de la universidad. No llegó a terminarla, pero conoció a bastantes niños pijos de Manhattan que le enseñaron a invertir en negocios y cerrarlos con el mayor beneficio antes de que viniera Hacienda a meter la mano, y que sonreían creyendo que le miraban por encima del hombro cuando era él, en realidad, quien se estaba aprovechando de sus contactos y tirándose a sus novias a sus espaldas.

Con veintidós años puso un club nocturno que tuvo cierta fama, gracias, en parte, a que estaba en el barrio que John patrullaba y donde hacían la vista gorda ante la venta indiscriminada de cocaína y metaanfetamina, escorts y venta de alcohol a menores de edad. Luego, John fue tan idiota como para que lo pillaran  y se ganó un traslado a un sitio perdido de la mano de Dios donde llovía 300 días al año, y a Christian se le acabó el rollo. Con el dinero que había ahorrado se retiró a tiempo y durante unos años se dedicó a invertir aquí y allá, hacer operaciones financieras, meterse en algún negocio similar al suyo pero con localizaciones menos privilegiadas y que no tuvieron tanto éxito. Se casó joven con la hermana de uno de sus amigos de la universidad, tan poco legales como él pero que llevaban ropa de Armani desde la infancia, se dedicó a chupar del bote de sus suegros y durante un tiempo, la verdad es que vivió muy bien.

Pero llegó un momento en que su mujer dejó de ser la niña bien divertida deseante de desafiar a la buena sociedad, que empezó a querer hijos y atarle con un puesto simbólico y corporativo en la empresa familiar, a mezclar Pinot Noir con somníferos y a ponerse de una mala leche insoportable cuando lo hacía. Su cuñado y sus suegros le culparon directamente a él por los problemas de adicción, cosa que Christian nunca entendió, ya que ciertamente no había cambiado nada desde el matrimonio ni la trataba de otra forma (y ella le tiraba al alcohol y las pastillas desde los dieciséis años, cuando él la conoció). Al final, la cosa terminó en divorcio, retirada de sus inversiones y pérdida del montón de hipócritas a los que solía llamar amigos.

Y entonces Christian pensó que tenía un hermano que tras una mala racha había vuelto a montárselas muy bien en Niamh, y que una vez le había dicho que era como el salvaje oeste: un sitio complicado pero donde podías hacerte un buen sitio si eras listo. Y que los nuevos comienzos nunca se le habían dado mal.

Imagen: Colin Donnell

Llevado por: _Sara
avatar
_Sara
Admin

Mensajes : 2487
Fecha de inscripción : 31/08/2010
Edad : 29
Localización : The Inn

Ver perfil de usuario http://theexile.foroactivo.eu

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.