·Nombre del foro: The Exile
·Administradora: _Sara
·Diseño: Gaia
·Ubicación: Niamh, Irlanda
·Estado: Abierto
·Creado en: Octubre, 2010
Últimos temas
» 2x08 -- Presumed Guilty
por Buffy Hoy a las 10:13 pm

» Caroline Dhavernas // Rachel Tyler
por _Sara Miér Ago 16, 2017 2:51 am

» Hello there!
por Bolly Miér Ago 16, 2017 1:12 am

» Pues hola de nuevo!!
por Heka Mar Jun 27, 2017 10:55 am

» White Flag
por Buffy Vie Jun 16, 2017 8:24 pm


2x05 -- Big Brother is watching you

Página 17 de 19. Precedente  1 ... 10 ... 16, 17, 18, 19  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: 2x05 -- Big Brother is watching you

Mensaje  Cristi el Miér Sep 25, 2013 9:56 am

Veronica Richards
ft. Logan




Logan... eres un inútil. Por lo menos en cuanto a jardinería se refiere la cosa.

El lado positivo de todo esto es que estoy echando un buen rato y risas no me faltan. No me he pasado toda la tarde observándolo, pero si gran parte de ella y me he dado cuenta de que es peor de lo que pensaba. Ni siquiera tiene idea de como coger las tenazas, por Dios. A ver como convenzo yo a mi señor esposo para que nos lo quedemos como jardinero cuando vuelva de dónde quiera que esté y vea que el jardín está igual o peor que como lo dejamos.

Me acerco a la cristalera de nuevo y veo a Logan peleándose con el cortacésped. Se me escapa la risa sin darme cuenta una vez más, porque no es para menos. El chico termina por darle una patada (más le vale no haberla roto o la paga, él vera) y se hace polvo el pie. Ya me está dando hasta pena, pero pena en plan patético, no es que me vaya a echar a llorar de la tristeza. Lo observo sentarse en un banco, quitarse el zapato y masajearse el pie con el que le ha dado al trasto. Espero que no sea nada grave porque no tengo pensamiento de acompañarlo al hospital por haber desatado su ira contra un cortacésped. Ahora que se joda, sea lo que sea lo que tenga en el pie.

No parece grave, ya que vuelve a ponerse el zapato y se gira a mirarme. Escondo mi sonrisa como puedo y me quedo mirándolo con gesto profesional. Gesto que finjo muy bien hasta que se le ocurre quitarse la camiseta y tirarla no sé ni adónde porque, sinceramente, con las vistas que tengo ahora mismo, eso es lo que menos me importa.

Muy bien no se le dará la jardinería, pero le pone ganas, porque vuelve a subirse al cortacésped y soy incapaz de apartar la vista de él.  Aún así, decido que ya está bien por hoy. Ha hecho bastante el ridículo y a este paso me va a dejar el jardín hecho un asco. Además, me apetece distraerme a su costa de alguna otra forma y no simplemente mirándolo. Me acerco hasta él, mientras miro a ambos lados para evaluar su trabajo, que es más bien penoso, pero bueno, no me conviene deprimirlo. Por lo menos todavía queda césped en el suelo. Lo miro y me lo veo marcando musculitos, como tratando de impresionarme. Pobrecito, se creerá que con eso es suficiente. Está para hacerle de todo, lo reconozco, pero si se cree más listo que yo está equivocado.

"Bueno, pues podría haber sido peor. Me imagino que con el tiempo le irás cogiendo el truco a esto." Se me queda mirando con cara de no creérselo. Y hace bien. Si le he suavizado la crítica es porque me interesa tenerlo más o menos contento, no porque haya hecho un trabajo siquiera pasable. Contesta que todavía no ha acabado. "Creo que ya has hecho suficiente por hoy. Mañana tienes todo el día por delante." Según él, tiene fuerzas para rato, pero yo soy la que manda. Sonrío. Si tiene fuerzas para rato, se me está ocurriendo una idea muy buena. "Sígueme." Le observo de reojo hacer un amago para coger la camiseta del banco y frunzo el ceño. Lo prefiero así. "Déjala ahí. Dónde vamos no la vas a necesitar."

Me sitúo delante de él y lo guío, sin decirle nada más, hasta la piscina cubierta. Abro la puerta corredera y entro, apartándome hacia un lado para dejar que la vea.

"Supongo que no te habrás traído el bañador contigo, pero da igual, ¿no?" Me mira sorprendido. "¿A qué viene esa cara? Desnudo no te vas a tener que bañar, si es lo que estás pensando. La ropa interior te la dejas puesta. A no ser que quieras que baje a buscarte uno de los bañadores de mi marido, aunque no creo que te sienten muy bien."

No lo veo muy convencido. ¿Se está haciendo de rogar o es que le ha entrado la vergüenza de repente?

"Esto no es ninguna obligación ni forma parte de tu trabajo, eh. No tienes por qué bañarte si no quieres, de hecho, puedes irte a tu casa ya. Sólo te he traído aquí por si te apetecía darte un baño conmigo, que es lo que pienso hacer en cuanto suba a cambiarme de ropa."

Apoyo mi mano en su pecho y le aparto con suavidad para que me deje salir. Lo dejó ahí sin volver a dirigirle la palabra, para que se lo piense en lo que yo subo a ponerme el bikini. Subo a mi cuarto y me pongo el primero que pillo. Para lo que se va a fijar en él, lo mismo da. Me echo la bata por encima, por si me da fresco, y vuelvo a la piscina.

Cuando entro de nuevo me lo encuentro ya dentro. Con calzoncillos, espero. No porque me desagrade la vista, sino porque le he dicho que se los deje y no me haría mucha gracia que se tomase a la ligera lo que le pido. "Me alegra que hayas decidido quedarte." Le digo con una sonrisa, a la vez que me deshago de la bata, para después bajar las escalerillas de la piscina hasta introducirme en el agua.
avatar
Cristi

Mensajes : 78
Fecha de inscripción : 05/01/2013
Edad : 24
Localización : Mi casa, ío.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x05 -- Big Brother is watching you

Mensaje  _Sara el Miér Sep 25, 2013 9:27 pm

Malcolm Drake (ft. Alva telefónicamente por un momento, then, Meredith)

Me he cogido la noche libre. He quedado con el abogado otra vez, para repasar la historia del divorcio después de haber hablado con Meredith, y entre los cuarenta y cinco minutos de leyes y todo el rollo al final estaba tan planchado que he decidido que mañana será otro día. Ya iba tarde al turno de cenas, de todos modos, así que tampoco iba a ser de mucha ayuda. Confío en mis empleados, que para eso los tengo.

Estoy preparado para cenar un plato de macarrones recalentados que he encontrado en la nevera y parece comestible delante de la tele cuando suena mi móvil. Por un momento temo que sea el abogado y me pienso lo de cogerlo. Pero es Alva.

Si mi hija fuera de las que se va a la universidad y ya no vuelve a llamar me habría imaginado que pasaba algo raro. Pero no, Alva llama de vez en cuando, y me cuenta sus cosas, y hablamos varias veces a la semana (eso si no viene el fin de semana, menos mal que le puse una buena tarifa en el móvil) y esto es perfectamente normal. De hecho, pienso que me alegrará el día, de no ser porque seguro nota que estoy de bajón y me preguntará qué pasa y el tema de nuestro divorcio formal era uno del que quería dejarla fuera hasta que estuviera todo hecho. Pero en fin.

Intento poner mi mejor voz entusiasta cuando lo cojo. -Hola, cariño, ¿qué tal? ¿Cómo va todo?

-Bien- le respondo. Supongo que esperará que me enrolle ahora contándole cómo me han ido estos días y tal pero he quedado con una amiga para ponerme con un trabajo después de cenar y no tengo mucho tiempo. Pensaba llamarlo cuando terminase, pero las emergencias son las emergencias-. Con mucho lío y eso, estoy esperando a Lisa, ¿te acuerdas de ella? Tenemos un trabajo que entregar el lunes. Mira, en realidad te llamaba porque antes he recibido una llamada súper rara de mamá y cuando he intentado volver a llamarla me salía desconectado... Se le ha roto un grifo- Oigo ese ruido que hace él en plan "oh" cuando algo no le hace ninguna gracia.- ¿Podrías pasarte un momento? ¿Sólo un momento? Para comprobar que el agua no se la ha llevado en plan tsunami... o a cerrarle la llave de paso aunque sea, ya sabes que no se le dan bien estas cosas. Recuerda la estantería.

-Alva- la interrumpo.- No sé si esto será buena idea...

-Es sólo un momento, ¿vale? Por favor- insisto. Quiero a mi madre, pero sé que es un desastre en estas cosas, no sé ningún número de un fontanero y aparte, bueno, no pueden estar evitándose eternamente. Oigo que mi padre tarda en responder y añado.- Sé que es duro, después de tantos años. Sé que se hace súper raro pero si te parases a hablar con ella como he hecho yo... si pasaseis un rato solos, de buen rollo, verás que podéis llevaros bien. Ser amigos al menos.

Que mi hija me eche sermones sobre bajar hachas de guerra. Lo que hay que oír. Si ella supiera, además. Hoy hemos estado hablando a solas... pero claro, igual la situación no era la ideal. Y sé que tiene razón, sé que Meredith es una buena persona, pero no deja de ser raro.

Suspiro. Lo que se hace por los descendientes. -Está bien. Me acercaré un momento. Pero exijo que me invites a pizza el próximo fin de semana que vengas a cambio.

Ella se ríe, me da las gracias, acepta el trato y me hace prometer que la llamaré cuando vuelva y le contaré cómo está todo. Después, cuelgo y resoplo. En fin.

Me meto en el coche con la caja de herramientas y conduzco hasta el piso de Meredith. Me habría gustado llamarla primero, pero si Alva dice que no le funciona el teléfono no merece la pena. Ya me estoy imaginando la cara que va a poner cuando me vea allí. Soy la última persona a la que quiere ver, seguro.

Armándome de valor, llamo a la puerta y espero hasta oír pasos al otro lado. Apresurados. Está atacada de los nervios, como si no la conociera. El destrozo debe de ser grande, porque ella nunca ha sido de ponerse nerviosa por minucias. Abre la puerta y ahí estoy yo, con la caja de herramientas en la mano mano, y ahí está ella, con una especie de albornoz y el pelo medio mojado. Tengo toda la impresión de que se ha quedado alucinando. Bueno, la culpa es de su hija, no mía.

-Alva me ha dicho que has tenido un problemilla con el grifo- le explico.- A estas horas va a ser difícil encontrar un fontanero que no te sangre así que... quizá yo pueda hacer algo.
avatar
_Sara
Admin

Mensajes : 2484
Fecha de inscripción : 31/08/2010
Edad : 29
Localización : The Inn

Ver perfil de usuario http://theexile.foroactivo.eu

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x05 -- Big Brother is watching you

Mensaje  _Sara el Miér Sep 25, 2013 10:02 pm

Jeremy Fowler (con Rebecca)

36º. Al fin. Un bache superado. Rebecca está mucho más fuerte ahora que cuando nos conocimos, pero aún así no puedo evitar, ni podré, preocuparme por su salud. Si ella dice encontrarse bien y el termómetro le da la razón, daremos este capítulo de nuestra historia por cerrado. Veremos qué nos depara el nuevo.

A veces tengo la sensación de que estamos igualmente confusos respecto a esto. Mejor dicho, me da la sensación de que ella está confusa y eso me impide calibrar correctamente mis reacciones. Hace un segundo me estaba hablando con cariño y después se pone a la defensiva. Es mi culpa, supongo. No hemos tenido una relación precisamente normal y lo más parecido que ha conocido ella es el amor de los cuentos de hadas. En este juego, yo soy el príncipe que la mantiene encerrada en la torre. Es difícil lidiar con el síndrome de Estocolmo.

Y la última es que quiere volver a la cama de matrimonio. Reflexiono sobre ello mientras la veo levantarse y asomarse a la ventana, mientras recuerdo toda la dulzura que me enamoró de ella. En parte, si se ha quedado aquí hasta ahora es porque he respetado sus deseos. No entiendo por qué han cambiado ahora. Quizá se siente sola. Quizá realmente la habitación la agobia. Quizá pretende seducirme y después clavarme un cuchillo en la femoral. Quién sabe. No la veo capaz de revolverse contra mí pero las personas cambian. Y a esta, desgraciadamente, la habré cambiado yo.

Pero no tengo nada en contra de decorar las sábanas. -Por supuesto. Compraremos todo lo que haga falta. Sabes que no me opongo a que tengas aficiones- sobre todo cuando las suyas son, como he dicho, de princesa de cuento. Estoy a punto de bromear con que si también quiere una rueca pero finalmente no digo nada.- Te esperaré abajo.

La espera se hace insoportable, sin ser demasiado larga. Hojeo el periódico, uno de mis libros, miro por la ventana, miro el reloj, me asomo al hueco de la escalera para oírla venir. Sus pasos la delatan finalmente y me vuelvo hacia la ventana. Fingir indiferencia. Después de todo lo que he pensado, ella no puede saber que es mi punto débil. La miro cuando la oigo carraspear. -¿Lista?- pregunto. Ella está viniendo en mi dirección. Está preciosa. Le sienta bien la ropa que lleva, colorida, alegre, como ella. Tendré que seguir procurando que sea feliz. No he traído una rosa a esta casa para dejar que se marchite. Me pregunta qué miraba y sacudo la cabeza.- No, nada en concreto. Los días se hacen cada vez más largos, eso es todo. Pronto estaremos en verano.

Le ofrezco mi brazo para que se coja. -¿Vamos? Imagino que querrás estirar las piernas. Pero si te cansas, no tienes más que decirlo.

Es cierto eso de que cada vez los días son más largos. Cuando salimos, aún hay una línea de luz en el horizonte. Y no llueve, por una vez. Empezaba a preguntarme si el tiempo mejoraría a no demasiado largo plazo. Empiezo a odiar este sitio. A veces. - No sé si habrá alguna tienda de artículos de costura abierta a estas horas. Podemos acercarnos al centro y mirar, o si no puedes encargarme lo que necesites y lo haré traer mañana.- Veo algo decepcionado en su expresión y añado: -O podemos volver a salir mañana, por supuesto. Como prefieras.- Es una concesión que puedo hacerle sin problemas. No me importaría. Se lo merece tras tanto tiempo encerrada, además.

-Lo decía porque quizá sea un desperdicio acercarnos al centro para nada. Había pensado que podríamos ir a la playa. Pasear un poco por la arena y después cenar en un restaurante que hay cerca- sugiero.- Es lo que he pensado mientras te vestías, pero estoy sujeto a cambios si es lo que quieres.

Lo cierto es que no me apetece en absoluto pisar el centro. Estos días a solas, a pesar de que ella estuviera enferma, han sido los mejores en bastante tiempo. Me gusta tener la tranquilidad de que nadie va a interrumpirnos o a escucharnos. Echo de menos la intimidad que nunca tuvimos, supongo.

Pero lo dicho, se ha recuperado y hoy el plan es decisión suya. Es una situación especial. En el futuro ya veremos.
avatar
_Sara
Admin

Mensajes : 2484
Fecha de inscripción : 31/08/2010
Edad : 29
Localización : The Inn

Ver perfil de usuario http://theexile.foroactivo.eu

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x05 -- Big Brother is watching you

Mensaje  Heka el Vie Sep 27, 2013 10:31 am

Gwen Rosenberg
ft Oliver



Llevo liada todo el día. Después de clase, con jaleo y reunión de padres incluída, he tenido reunión de profesores. Básicamente ha consistido en tomar café con ellos durante más de una hora mientras todos se quejaban de los monstruos que tienen por alumnos mientras yo me mantengo al margen para no decir en voz alta lo que pienso: que son niños, no engendros de Satán como los ha llamado uno de los profesores y que si no sirven para lidiar con ellos que hubiesen elegido otra profesión. No es culpa de los niños que ellos no tengan vocación.

Afortunadamente yo si que la tengo. Aún así a veces me ponen de los nervios, pero para eso sirve el autocontrol y salir a que me de el aire cuando por fin acaban mis horas de trabajo, que por culpa de la susodicha reunión hoy han sido eternas.

A pesar de que casi ha anochecido y que las tiendas están apunto de cerrar, me da tiempo a pasarme por la librería (acabo decidiéndome por el último de Nicholas Sparks) y voy a mi cafetería habitual a tomar un capuchino mientras lo empiezo. Leo un par de capítulos mientras me tomo el café y tras pagar decido dar una vuelta. Tal vez comprar algo para llevar en el restaurante chino y así ahorrarme hacer la cena...

Estoy distraída intentando decidirme entre cerdo agridulce o pollo con almendras mientras miro unos zapatos muy horteras en un escaparate cuando noto una pequeña colisión a la altura de mi regazo. Agacho la cabeza y sonrío. Sam. El crío que se metió en jaleos esta mañana. "¿Qué haces tú aquí?" Me agacho y el crío me abraza, soltándome atropelladamente que está aqui con Ollie. ¿Ollie? Abro la boca para preguntar quien es cuando veo venir a su tutor. Claro. Oliver. No recuerdo si es su hermano, su tío o su primo, pero si que era muy mono. Y luego me sentiré orgullosa de ser una buena profesora cuando recuerdo mejor la sonrisa de un hombre que su parentesco con mi alumnito... Para pegarme.

Sonrío a Oliver cuando se acerca a nosotros y recuerda mi nombre. Ha sido un poco una pregunta, pero al menos ha acertado. La mayoría de los padres llegan a final de curso sin tener ni idea de como me llamo. El año pasado una se empeñó en llamarme Andrea durante todo el curso, vete a saber por que. En fin. me encojo de hombros cuando comenta la casualidad que es encontrarnos. "No es una isla tan grande. Si vivís por la zona seguramente nos encontraremos muchas veces." Sigo sonriendo y me descubro deseando que vivan cerca y que nos encontremos muchas veces. "¿Vais a cenar o algo?"

Entonces pasa algo raro. Más que raro, inusual. Oliver empieza a divagar. Divagar en el sentido en el que divaga alguien que está nervioso por la situación. ¿Por qué iba a poner nervioso a Oliver? De repente como quien no quiere la cosa pregunta si estoy con mi novio y sonrío, notando que me estoy sonrojando. Menos mal que es prácticamente noche cerrada a estas horas. ¿Le gusto a Oliver? ¿Yo?

Agacho la cabeza y miro a Sam que me observa sonriente. ¿De verdad le gusto a Oliver? Hace mucho que no salgo con nadie, más o menos desde que mi padre enfermó y no recuerdo ni como se hace. Aunque debería parar el carro porque Oliver aún no me ha invitado a salir ni a entrar ni a nada. Tal vez incluso me lo estoy imaginando. Lo mismo se ha puesto nervioso por otra cosa y estoy malinterpretando las señales.

Abro la boca para decirles que me voy cuando Sammy me suelta un "¿Por qué no vienes al cine con nosotros?" que me deja de piedra. "Claro. ¿Por qué no?" Adiós a mis planes de comer fideos, darme un baño eterno y leer hasta quedarme dormida. De repente, este me parece infinitamente más atractivo y no se trata solo de Oliver. Veo a Sam saltar de alegría y gritar algo como "¡Va a venir con nosotros, Ollie!" y de repente me parece el niño más adorable que he conocido jamás.

Me coge de la mano y le da la otra a él antes de dirigirse diligentemente a las taquillas del cine. Cuando nos paramos frente a la taquilla y Oliver pide tres entradas caigo en que no le he preguntado a él que opina de que les acompañe y de repente siento que me he acoplado en su plan con Sammy. Justo cuando va a pagar le interrumpo. "Espera. ¿Seguro que no te importa que me haya unido a vosotros? He dicho que si sin preguntarte y ha estado mal de mi parte?"
avatar
Heka

Mensajes : 1112
Fecha de inscripción : 28/10/2010
Edad : 34
Localización : IDK

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x05 -- Big Brother is watching you

Mensaje  _Sara el Vie Sep 27, 2013 8:59 pm

Jack Norrington (con Ginny)

On si ignoramos que hay un niño fantasma detrás.

Sólo hay una cosa que podría tanto sacarme del shock como dejarme peor, en estas circunstancias, y es justo lo que pasa. Que Ginny se lance a mis brazos. No sé si es su propio shock o si uno no debe menospreciar los efectos de haber salvado a una chica de un atraco (no tengo parámetros para medirlo, es la primera vez que lo hago) pero esta mañana me odiaba y ahora me está abrazando.

Puede que también sea porque tiene miedo. La noto medio temblando entre mis brazos y sólo la abrazo más fuerte porque sé que ha sido un momento horrible, y para mí también, y los dos agradecemos tener a alguien conocido al lado. Sin embargo, es ella quien se suelta (mantener la compostura siempre ha sido su especialidad) y me mira sonriendo, haciendo como que todo va bien. Contengo las ganas de soltar un suspiro. Ginny, te han atracado. Está bien mostrar un poco de debilidad a veces.

Me dice que está bien o que lo estará cuando deje de temblar y se dedica rápidamente a recoger su bolso. No estoy en mi mejor momento así que cuando quiero ayudarla ella ya ha terminado. Me consuelo pensando que al menos la he salvado del atraco. -Sí, por las tarjetas no te preocupes. Llamaremos y...

Y no termino la frase porque no sé cómo hacerlo y además ella parece que va a decir algo sólo que no lo dice y nos quedamos ahí como dos idiotas, en mitad de la calle, no sea que ahora que no pasa nadie el atracador quiera volver a por lo que le falta y a ejecutar la venganza del Conde de Monte Cristo. Carraspeo, para decirle a Ginny que vayamos a mi casa, que podemos llamar al banco desde allí y quizá ir en busca de un poco de hielo antes de que el labio me doble su tamaño habitual, cuando ella me mira, alarga la mano, y justo como si supiera que estaba pensando en el labio, desliza el dedo por encima. Supongo que eso significa que estoy sangrando. Menudo cabrón. Me dice que debería ir a curarme y ella volver al hotel. -De ninguna manera- me niego, con toda mi firmeza, y creo que incluso la sorprendo y todo.- Vamos a mi casa, que está a cinco minutos. Puedo tener muchos defectos pero dejar que te vayas sola en esta situación no es uno de ellos.- Y no acepto un no por respuesta, vaya. Me limpio el labio otra vez con el dorso de la mano (aún me estremezco al pensar en cuando me ha tocado ella... y no sólo porque me duela) y le pongo la opuesta en la espalda, para guiarla calle arriba.- Puedes quedarte sin problema, o si no... bueno, luego te pediré un taxi- en el caso de que se ponga muy cabezona. Pero no me gustaría dejarla sola.

Hacemos el trayecto callados y corriendo un poco, por si acaso, hasta que finalmente llegamos, abro la puerta y cuando la cierro detrás de nosotros es cuando por fin me permito respirar tranquilo.

No me atrevo a mirarme en el espejo del recibidor, así que limito a dejar las llaves en el platillo y llevar a Ginny hasta el salón. Tenemos los dos una cara como si viniéramos de la guerra. Vaya paseíto nocturno que nos hemos echado al cuerpo. -Siéntate- le indico- El teléfono está ahí, para que llames a lo de las tarjetas con calma. Yo iré al baño a ver qué hago con...- me señalo la cara.

No sé qué hacer. En realidad lo único que me apetece es sentarme en el sofá con ella y fingir que no ha ocurrido nada. Nada de los últimos veinte años, tal vez.
avatar
_Sara
Admin

Mensajes : 2484
Fecha de inscripción : 31/08/2010
Edad : 29
Localización : The Inn

Ver perfil de usuario http://theexile.foroactivo.eu

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x05 -- Big Brother is watching you

Mensaje  _Sara el Vie Sep 27, 2013 9:22 pm

David Sinclair (con Erin)

Pequeñito pero <3

A pesar de haber perdido la maleta, Erin viene graciosita, primero con lo de liarme y coger una maleta invisible (no me estaba cachondeando, es la costumbre, lo prometo) y luego con lo de que soy un romántico por pedirme la tarde libre. Si ella supiera que mandaba el trabajo en el puerto a la mierda encantado por estar con ella, o en general. Pero bueno, de momento es lo que hay y con tenerla a ella por esta tarde lo demás puede quedar en segundo plano. Mañana ya veremos.

Yendo en el coche me cuenta un poco cómo le ha ido. Al principio de salir con ella no tenía ni pajolera idea de cómo funcionaban las subastas pero parece que voy enterándome y ahora entiendo un poco lo que me cuenta. Y de lo que entiendo, me parece que ha ido bien, cenas y comidas aparte. Comprendo perfectamente su odio por el protocolo, más del que le tengo yo que he crecido en eso no puede tener, y me río cuando dice lo de que no se pondrá tacones hasta el próximo mes lunar. -Espero que al menos no conmigo- bromeo. Es evidente que si voy a su lado y ella lleva tacones me tengo que subir al bordillo de la acera para quedar por encima y tampoco es que me moleste. Pero eso, prefiero hacer la coña yo a que se quede en el aire. Como diría Tyrion Lannister, utiliza tus propias debilidades como escudos, o algo así (aunque quizá no es el mejor momento para hacer citas de enanos). [1]

Me pregunta qué ha sido de la isla en su ausencia. Pues nada, o nada bueno, por lo menos. Dejo escapar un suspiro. -No hay nada especialmente nuevo, pero la que tienen montada con el nuevo régimen político que se han sacado de la manga tiene nervioso a todo el mundo. No sé por dónde va a salir esto. Dicen que sólo vamos a estar así hasta que se convoquen elecciones pero no creas que les veo mucho aspecto de querer convocarlas pronto...- Me paso la mano por el pelo. No quiero preocuparla, y mi amago de carrera política ya se quedó olvidado hace tiempo, aunque en momentos así me entran ganas de reorganizar el Movimiento. Es como si nadie hubiera entendido nada de lo que necesita la isla, que desde luego, no es pasar de un nido de delincuencia al Cuarto Reich. No sé, esta situación me da mal rollo. Churchill decía que la democracia era el menos malo de los sistemas políticos, y yo quiero mi mal menor. Pero claro, era un territorio tan fácil para meter mano y sacar provecho... en fin, prefiero dejarlo. El tema hace que me hierva la sangre y si lo saco en casa lo único que me encuentro es a John temiendo que le quiten la concesión del puerto. Ande yo caliente...

-A veces no me faltan ganas de largarme. Como las cosas se compliquen, me lío la manta a la cabeza, nos subimos en tu barco y nos largamos a otra parte- le digo, medio en broma y medio en serio, y suelto el volante para acariciarle la mejilla un segundo.- O en cualquier otro medio de transporte, pero aquí no me quedo.- De todas formas, mi hermana ya no está aquí y mi madre... bueno, mi madre si sigue enganchada a John no podré convencerla de que se vaya a otra parte.

Paro en una esquina para bajar a comprar la comida y antes de que bajemos me inclino sobre Erin y la beso. En compensación por la paranoia que le he metido más que nada. -Te he echado de menos, ¿sabes?- No sé si lo sabe. No recuerdo si se lo he dicho, pero lo digo por si acaso no, y si lo había hecho, para que no se le olvide.

-He pensado que igual te apetecía la familiaridad de nuestro asiático de siempre- le digo, mientras avanzamos por la acera.- Pero si prefieres que hagamos algo podemos pasarnos por el supermercado o comprar cualquier otra cosa.


[1]No sé si GoT ya se había emitido entonces o es un anacronismo espaciotemporal, pero David puede haber leído los libros (????).
avatar
_Sara
Admin

Mensajes : 2484
Fecha de inscripción : 31/08/2010
Edad : 29
Localización : The Inn

Ver perfil de usuario http://theexile.foroactivo.eu

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x05 -- Big Brother is watching you

Mensaje  Calamity Grace el Miér Oct 02, 2013 2:46 am

Grace Kensington
ft. Chris y Sammy
.


No debería haberme tomado esas dos copas de vino. Estoy demasiado relajada, demasiado a gusto y demasiado intrigada por conocer más de la vida de este hombre de lo que mi cordura me dicta. Por que si no es debido al vino, entonces no le encuentro explicación a que me encuentre tan cómoda en medio de esta estampa tan hogareña y familiar. Por Dios Santo, que he conocido a Chris esta mañana. Nueve horas exactamente, y estoy moviéndome por su cocina como si fuera lo más natural del mundo.

Paseo mi mirada a mi alrededor, curioseando. Se nota que se acaba de mudar, pero me encanta cada detalle de la casa. La cocina, desde luego, es el sueño de cualquiera que le guste mínimamente la cocina, aunque no es que sea ese mi caso, pero sí que mi mente se deja llevar imaginando tardes de repostería con la carita de Sammy llenas de chocolate y... El perro suelta un ladrido y pego un respingo del susto. No sé que me acaba de pasar por la cabeza pero, definitivamente, no creo que haya sido simplemente por el vino.

Espero que Chris piense que el calor que me está subiendo a la cara es sólo por estar removiendo la cena y no a que tengo una imaginación demasiado activa y nada racional. Que, por  cierto, se dispara más aún cuando le noto acercarse a mí y ponerme sus manos en mis hombros. Ha sido un roce cortés, para apartarme de los fogones y dejarle a él con el resto de la preparación de la cena, sentarme en una  silla y decirme con una sonrisa que ya me llegará el turno cuando les invite yo a cenar...

“Bueno, será para mí un placer hacerlo. En cuanto encuentre una que pueda permitirme, seréis los primeros en inaugurarla.” Debo de parecer una tonta, porque no puedo borrar la sonrisa de mi boca. No sé si lo ha dicho por compromiso o porque realmente quiere volver a verme... El cosquilleo que ha dejado sus manos en mis hombros no me está dejando pensar con claridad y que se ofrezca a acompañarme a hablar con la inmobiliaria que le ha proporcionado la casa, no ayuda en absoluto. “Me encantaría, pero tendrá que ser en otro momento. Mañana por la mañana tengo una reunión con el director del colegio en el que (si todo sale bien) voy a dar clases. Puede que lo hayas visto, no está muy lejos de aquí, es el Centro de Estudios Primarios de Niamh. Esta mañana venía de ahí, por cierto.”

Se me ocurre en ese momento que, por la edad que tiene Sammy, es muy posible que lo haya matriculado en el mismo centro en el que voy a trabajar. Sería estupendo que fuera así, me he enamorado de este niño desde que lo he visto esta mañana con su carita de susto. Se nota que es inteligente y activo, sería un lujo poder darle clase. Miro a Chris para preguntarle y salir de dudas, pero un pequeño torbellino entra en la cocina y se sube a mi regazo haciendo que me olvide de todo.

Me hecho a reír al ver su expresión de duda cuando pregunta cuanto le falta a la cena. Su padre no puede negar lo mucho que le quiere. Se le nota en cada gesto, por simple que sea. Cuando le revuelve el pelo y le llama impaciente lo hace con tanto cariño que me dan ganas de abrazarlos a los dos. Aunque el pequeñajo tiene otras ideas en mente, como dejar a su padre en evidencia confesándome que ha buscado el teléfono de una pizzería porque la cena ha sido únicamente preparada para mí y Chris no sabe mucho de cocina.

Sammy en un niño y, como tal, no puede llegar a entender lo mucho que me halaga que alguien que se acaba de mudar y que, probablemente, tenga su vida patasarriba en este momento se tome la molestia de hacer algo así por una desconocida. Una desconocida que, por cierto, no ha sido nada amable con él esta mañana.

“Vaya, gracias... No deberías haberte molestado.” Sammy me coge de las manos y se pone a jugar con ellas. “Tengo la sensación de que he venido a darte más molestias.” Por supuesto, me dice que no lo es. Es un caballero, eso es lo que es, y me siento en deuda con ellos por haber tenido este detalle conmigo. “Pero con cualquier cosa habría bastado. Seguramente estaréis agotados del viaje y la mudanza, no quisiera darte más trabajo.”

En una cosa sí que estoy de acuerdo, el pequeño tiene que comer sano y equilibrado para poder desarrollarse como es debido. Ese es mi punto débil así que ahí no me que queda más remedio que asentir y aceptar que la cena, después de toda la molestia, es una buena idea.

“Vale, ahí me tienes completamente. Un niño tiene que comer todo tipo de alimentos, fruta, verduras y sobre todo pescado.” Sammy me mira y hace una mueca de desagrado tan graciosa que no puedo evitar echarme a reír. Lógicamente, como cualquier niño de su edad, aborrece el pescado. “Bueno, Sam pues es importante que comas pescado para crecer sano y fuerte ¿Por qué crees que tu padre es tan alto y fuerte?” Eso parece haber llamado la atención del niño, sabía que poner de ejemplo a Chris daría resultado. A estas edades los niños idealizan a sus padres, piensan que lo pueden todo y Sammy , desde luego, no es una excepción. Asiente con la cabecita y me rodea el cuello para susurrarme al oído que es su héroe... y se me encoje el corazón.

La voz de Chris anunciando que la cena ya está lista hace que Sammy ponga cara de felicidad, pero se baja de mis piernas rezongando en cuanto le manda a lavarse las manos. Con mucho dramatismo sale de la cocina arrastrando los pies como si fuera hacia una penitencia.

“Eres un padre cruel, osas hacer que se lave las manos.” Utilizo el mismo tono dramático que Sam mientras Chris y yo cruzamos las miradas y sonreímos. El niño es todo un actor. “Pues creo que no le iría nada mal. Sam es un niño muy guapo, extrovertido y muy gracioso, creo que podría hacer carrera en Hollywood si realmente le gustara.” Chris va colocando las cosas encima de la mesa, pero sigue sin dejarme hacer nada. Me siento un poco inútil, quieta y simplemente mirando pero no quiero que se ofenda si le pido colaborar. Se me pasa una idea loca por la cabeza. “Espero que no pienses que me entrometo pero, seguramente, en el colegio al que le lleves tengan un taller de teatro. Podrías apuntarle y ver si le gusta, es muy beneficioso en la formación de los niños.”

Por la cara que pone, tengo toda la sensación de que me va a decir que debería ocuparme de mis asuntos, y no se lo reprocharía que conste, pero no sólo no lo hace sino que se ofrece a llevarme mañana en coche a la reunión. Este hombre está empeñado en hacer que no pueda dejar de pensar en él y, cómo siga diciendo esas cosas, desde luego tiene todo a su favor para conseguirlo.

“Te lo agradezco, pero bastantes molestias te he causado ya hasta ahora. Te tendrías que desviar para venir a recogerme hasta el hotel, y sería una tontería que hagas más recorrido. Puedo coger un taxi, pero... gracias.”  Soy una mentirosa redomada. No sólo no voy a poder coger un taxi, sino que me muero de ganas de pasar un poco más de tiempo con él. Pero no creo que sea justo, simplemente, ya tiene bastante que hacer como para tener que ocuparse de llevarme o traerme. Por supuesto, Chris insiste. Para él no supone ninguna molestia, y me chantajea con la idea de que a Sam no le va a hacer gracia cuando se entere de que he rechazado ir con ellos. “Eso no es justo, estás jugando con mi debilidad. Pero no sería...” Un grito eufórico me interrumpe. Sammy va  corriendo hacia su padre con una sonrisa más grande que su cara repitiendo atropelladamente “¿Vamos a ir con Grace? ¿vamos? ¿vamos? ¿vamos?” Esto sí que es una auténtica encerrona. Me cruzo de brazos y miro a Chris alzando las cejas, por supuesto, él pone cara de santo y se encoje de hombros mientras sirve la cena. ¿Qué puede hacer él si el niño quiere que vaya? Será caradura. “Está bien, vosotros ganáis. Os esperaré mañana para que vayamos juntos al colegio.”

Nos sentamos a la mesa, por fin. Chris ayuda al niño a acomodarse bien en la silla y no se me escapa el que han chocado las manos en señal de triunfo. ¿Será posible? Disimulo una sonrisa tapándome con la servilleta, son demasiado encantadores... y parecidos.

“La carne está deliciosa, Chris.” Y no lo digo por compromiso. La verdad es que la cena está deliciosa, por mucho que diga que no se le da bien la cocina, tiene una pinta estupenda y en su punto. Parece que hasta él mismo está sorprendido de que todo haya salido perfecto. “Me parece  Sammy que la pizza la vamos a tener que dejar para otro día, tu padre cocina de miedo.” Le guiño el ojo y se echa a reír mientras se mete un enorme trozo de filete en la boca. “Despacio, te vas a atragantar.” Chris  se echa a reír, pero le quita el plato y le parte en trocitos pequeños los filetes, cuando se lo devuelve le limpia un poco de salsa la comisura de la boca. Al levantar la vista de su hijo, me pilla mirándole con una sonrisa tan tonta en la cara, que tengo que desviar la mirada para evitar ponerme colorada. “Y dime Chris, ¿por qué has venido a la isla?” Su expresión cambia y se pone serio repentinamente.

Respiro hondo mientras jugueteo con la servilleta. Tengo la sensación de que acabo de meter la pata.

avatar
Calamity Grace

Mensajes : 221
Fecha de inscripción : 10/12/2012
Edad : 39
Localización : Batangas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x05 -- Big Brother is watching you

Mensaje  _Sara el Miér Oct 02, 2013 11:16 am

Layla Lennox (con Lucas)

Que por qué no hemos hecho esto antes, pregunta. Es una buena pregunta, de hecho, aunque no sé hasta qué punto es retórica. Yo también me lo he preguntado una vez que otra esta noche. Ha estado bien. Va yendo bien, y es una pena que nos lo hayamos perdido, por mi cabezonería, por su fama, porque hasta ahora ninguno de los dos ha pensado en bajar la guardia a la hora de conquistar o ser conquistado. En realidad eso es lo que tendríamos que haber hecho hace tiempo. Dejar atrás los prejuicios o los juegos y sentarnos a cenar tal como somos, tal como en esos momentos de complicidad que tenemos. Eso es lo que tendríamos que haber tenido desde hace mucho tiempo, desde siempre. Y en ese caso, Dios sabe lo que tendríamos ahora.

Me encojo de hombros. -Porque hemos sido lo bastante idiotas para no darnos cuenta de lo buena idea que sería hasta ahora- admito, y le sonrío.- Y lo digo principalmente por mí, que conste. Por ti no puedo hablar, tal vez me lo has estado pidiendo todo este tiempo y yo siendo tan tonta como para negarme... pienso repetirlo hasta que te compense- bromeo. En el fondo lo haría encantada. Me hacía falta, y me gusta estar con él. Sí, lo admito. Es mejor que muchos con los que he salido últimamente. Es más, normalmente. Eso o yo me he vuelto muy exigente con los hombres. Y que sea precisamente Lucas quien corresponda con mis expectativas... en fin, algo tendrá el agua cuando la bendicen, como se suele decir.

Y él me dice que no se le ocurre ningún plan mejor y sugiere el postre. Pese a todo, siento que esta noche está tan exenta de pretensiones que me gusta más aún por eso. Todo está saliendo de un modo completamente natural. Creo que no podría pedir nada más. Y lo peor de todo es que ahora temo que me haya puesto las expectativas tan altas que ni siquiera repitiéndolo sea igual. Y si es mejor, estoy perdida. Pero perdida.

Ay, Dios, Layla, porqué piensas en eso. Es sólo una cena. Y no vas a engancharte a nada sin remedio, ya eres mayorcita para estas cosas. Es un amigo, y si luego eso cambiara por una casualidad, bueno... ya veremos.

-El tiramisú estaría genial, aunque sí que prefiero que lo hagamos para compartir- respondo, un poco distraída, y cuando levanto la vista, tenerle un poco más cerca de mí (muy poco, casi imperceptible, pero siempre he sido una persona muy perceptiva) no ayuda mucho que digamos.

Tal vez también él lo esté pensando. Tal vez esto no sea tan casual como parecía o incluso siéndolo nos ha llevado hasta aquí, otra vez. Tal vez le gusto de verdad. No me lo puedo creer, pero puede que sea cierto. Al principio de esta noche habría pensado que le gusto porque soy la única que se le ha resistido, porque soy un reto. Ahora no estoy tan segura y no sé si eso ayuda o todo lo contrario.

Así que sólo tengo una opción. Responder. Y sólo puedo responder poniéndome a su altura. Me acerco un poco a él, inclinándome sobre la mesa, y le miro un segundo a los ojos, en silencio, antes de decir: -Aún así- y me retiro, conteniendo una sonrisa. No sé a qué estoy jugando. Lo único que sé es que a pesar de que sé que es una locura... me estoy divirtiendo.

El camarero viene y nos retira los platos. Nos toma nota del postre y se marcha, habiendo roto el momento, casi que para mi alivio. No sé en qué habría acabado esto. Ni si el pobre Lucas, incluso, se lo esperaba para empezar.

-He decidido pasar del café o si no no habrá quien me levante mañana. Entre eso y el vino...- comento, por decir. Pero hasta a mí me parece forzado y añado, retomando la conversación: -Y bueno, si hemos quedado en seguir haciendo esto... ¿qué te apetece para la próxima vez?
avatar
_Sara
Admin

Mensajes : 2484
Fecha de inscripción : 31/08/2010
Edad : 29
Localización : The Inn

Ver perfil de usuario http://theexile.foroactivo.eu

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x05 -- Big Brother is watching you

Mensaje  _Sara el Miér Oct 02, 2013 11:52 am

William Archer (con Charlotte)

Vale, pues no quiere irse a Londres. Es decírselo y notárselo en la cara, ni siquiera tiene que decírmelo con palabras. Está bien, no tenía intención de apartarla de mi vida ni nada, sólo... no sé, es como un sacrificio por su seguridad. Por la suya y por la del niño o niña que está en camino. Pero si no quiere, sé que no puedo obligarla. A ver, no es como si yo quisiera que se fuera, al contrario. Lo único que me impide tirarme por los acantilados ahora mismo aparte de mi amor propio es verla a ella al llegar a casa. Aunque me eche la bronca. Me costaría mucho afrontar esto sin tener algo que me ayudase a olvidar pero por ella estaba dispuesto a hacerlo.

Pero la cosa es que no quiere. Pues ya está.

Me dice que está de acuerdo con que hablemos con Vera, encantada de hecho, y confirma lo que yo ya me había imaginado: que a Londres no se va ni harta de vino. No con su madre, que no va a hacer otra cosa que montársela. Bueno, supongo que la entiendo. Las cuestiones de familia son un coñazo. Y si está en Londres tampoco creo que pueda evitarla eternamente, por muy grande que sea la ciudad.

Suspiro. No me hace gracia esto. Es decir, yo respeto su decisión, claro, ¿pero qué otras opciones tengo de mantenerla lejos de toda esta mierda? En Niamh desde luego no, Niamh es como un maldito pueblo y aquí todo el mundo se conoce, todo el mundo habla y ahora con la chorradita esta del servicio de espionaje o como demonios se llame ya ni hablemos. Quiero que ella esté fuera de todo esto, que nuestro hijo esté fuera de todo esto, pero no me deja. Y lo peor es que sé que no puedo pedirle que lo haga.

Voy a abrir la boca, a decirle que se lo piense mejor, que apañaremos una forma de no meter a su madre en esto o yo qué sé, pero entonces me coge la mano y es ella la que una vez más adopta el papel de la sensata de los dos (supongo que lo es, después de todo) y me expone su punto de vista de buen rollo y claro como el agua. Que entiende mi postura, pero que no quiere dejarme solo. Y después me besa. No es que eso ayude a convencerme, pero por otro lado, admito que lo necesitaba.

Cuando nos separamos, sigo mirando mi mano entre las suyas. Hay algo de lo que ha dicho, o mejor, de lo que no ha dicho, que no me ha gustado. No estoy enfadado ni nada, sólo... eso, que si se queda por esa razón, me sentiré mal. Me humedezco los labios antes de hablar. -Charlotte- la llamo, y levanto la vista.- No voy a hacer ninguna tontería si no estás para vigilarme, ¿vale?- le digo. Y antes de que replique, que me la conozco, añado: -No, ya sé que tú no querías decir eso. Lo digo por si acaso. Lo de esta mañana ha sido... bueno, una gilipollez, lo admito. Y no volvería a repetirlo, te puedes quedar tranquila. Te lo prometo.

Le sonrío a medias. Quiero tranquilizarla, de verdad. Asegurarle que todo va a ir bien, aunque ella se me haya adelantado. -Y ya sé que esto tendrá arreglo más tarde o más temprano, pero aún así... si cambias de idea, o lo que sea...- bah, lo dejo. Al final la acabaré cabreando y no quiero eso.- En fin, que no te preocupes por mí. Tú preocúpate por ti y por lo que tienes ahí- y por primera vez, creo, alargo la mano hacia su vientre y la dejo posada ahí, siendo completamente consciente de lo que hay dentro. Acojona. Acojona bastante, a mi edad, pero a pesar de todo, es una buena razón por la que acabar con esta mierda. Los dos, él y su madre, lo son.- Será sólo un tiempo. Después se habrá acabado.
avatar
_Sara
Admin

Mensajes : 2484
Fecha de inscripción : 31/08/2010
Edad : 29
Localización : The Inn

Ver perfil de usuario http://theexile.foroactivo.eu

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x05 -- Big Brother is watching you

Mensaje  Bolly el Jue Oct 03, 2013 1:24 am



Lucas North
(ft Layla)

Wow.

No es que me preocupe este pequeño cambio de actitud – por llamarlo de alguna manera – de Layla. Es solo...No es lo habitual. No es a lo que acostumbro con ella. Que suele ser algo así como: Yo te tiro la caña, y tú finges que no te has enterado. O que no te importa.

No, no, no. Esto es otra cosa. Y me encanta.

Tiene razón, sin embargo, en todo lo que dice. Hemos sido tan lerdos como para no habernos permitido quedar más a menudo. Quién sabe cómo estarían las cosas de haber sido así. Quizás llevaríamos saliendo mucho tiempo. O quizás hubiéramos sido una de esas parejas que vienen y van pero que irremediable y pasionalmente vuelven.

O quizás ella no me habría aguantado mucho tiempo y después de unas semanas magníficas habría desistido conmigo porque no soy tan rematadamente centrado como ella. O por mi poca experiencia con las relaciones serias.

Joder, Lucas. Para el puto carro. La tienes aquí al lado, cediendo a todo lo que propones. Disfrútalo.

Me obligo a volver a la realidad. Sonrío mientras, inconscientemente, he disminuido el espacio entre nosotros.

-Es verdad. Hemos sido tontos, muy tontos – Y sí, he estado pensando en ello todo el tiempo desde que la conozco – Quizás hacerlo con más frecuencia no estaría mal – añado, medio en broma – No es necesario que te lo tomes como una compensación.

¿Hacerlo con más frecuencia? Vale. Cambiar el chip. YA.

-Aunque yo sí que lo he intentado. Lo sabes.

No puede contradecirme porque tengo razón y es la verdad. De hecho, suelo tener razón en la mayoría de los casos.

Ha aceptado el postre, otro gran punto a mi favor. Muy pequeño, pero...

Asiento contento por saber que nos queda un rato más juntos aunque intentando disimularlo como buenamente puedo. Y ocurre algo que me deja aún más desconcertado si eso fuera posible esta noche. Se ha acercado, del mismo modo que lo he hecho yo. Puedo prácticamente oler su perfume. Tengo sus labios podría decirse que al alcance de los míos si la tomara ahora mismo por la muñeca y la atrajera hacia mí. Que es lo que tengo ganas de hacer.

Dios.

El momento es interrumpido (maldita sea, joder. Porque estaba dispuesto a hacerlo y he mirado sus labios sin reparos. Suelo ser muy cristalino si me gusta alguien, más si se trata de ella) por el camarero. Nos retira los platos y toma nota del postre. A continuación, y para disimular, dice que pasará del café para otro momento. A mí la cafeína me da igual. No voy a poder dormir mucho de todos modos. El maravilloso insomnio. No.

-En ese caso, yo tampoco. Aunque no me suele afectar mucho al sueño, no tentemos a la suerte. Necesito mis pocas horas.


Creo llevarlo lo suficientemente bien hasta que pregunta que qué tengo pensado para la próxima.

Oh. Necesito unos segundos para responder a eso porque se ha roto la magia y sólo pienso con lo que pienso. Me dan ganas de decir que su casa o la mía estaría bien. Pero no voy a estropearlo. No cuando las cosas están así.

-Conozco muchos sitios. Ya pensaré algo. Si es que va en serio lo de vernos otra vez – Alzo una ceja – No nos aburriríamos.

Y si me dejaras...yo me encargaría personalmente de que eso no ocurriera.
avatar
Bolly

Mensajes : 1110
Fecha de inscripción : 15/10/2010
Edad : 34
Localización : Hollywoo.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x05 -- Big Brother is watching you

Mensaje  Bolly el Jue Oct 03, 2013 5:35 am



James Grentham
(ft Ash)

Estoy de buen humor. Sí, estoy de hecho de muy buen humor. No por el trabajo, porque bueno...el trabajo es una cosa. Mi vida personal es otra. Estoy de buen humor porque estoy con ella, eso es todo. El trabajo no hace más que agobiarme por todas partes. De hecho, no quiero ni pensar en volver mañana.

Puta pesadilla.

Dice que no pasa nada, pero aún así sigo sintiendo que debo disculparme. Me da mucha rabia no poder prestarle toda la atención que merece, pero tal como están las cosas no me queda más remedio. Ella tiene demasiado tiempo libre y yo lo contrario.

-Lo estoy – digo – Bueno, por estar contigo. El trabajo en realidad...ya sabes – sonrío – Más o menos lo de siempre. Un maldito agobio. Prefiero no hablar de ello. Ni pensar en que mañana tenemos que seguir con todo este asunto. – Concluyo, arrugando un poco la nariz y atrayéndola un poco más hacia mí en lo que nos dirigimos al parque.

Ella parece estar de acuerdo a juzgar por la sonrisa y la cara que pone. No, no queremos hablar de trabajo ninguno.

-Espero que a ti te haya ido mejor. Me alegrarías más el día.

Mientras llegamos vemos que no hay demasiada gente. O bien no se han empanado de la noche tan buena que hace o sencillamente es nuestro día de suerte. Porque la gente de Niamh necesita sólo un rayito de sol. Voy mirando dónde nos podemos sentar. ¿Nos arriesgaríamos con el césped? No han pasado el riego, meh, vamos a aprovechar que la vida son dos días. Nos sentamos ambos en plan indio mientras yo me quedo un momento mirando al cielo antes de llevarme una patata frita a la boca.

Es curioso, esta noche es una de las pocas en las que las estrellas se ven con claridad. Lo único que lo fastidia son las farolas del parque pero aparte de eso...me quedo un poco alucinado porque debe ser la primera vez desde que estoy viviendo aquí que puedo ver el cielo con claridad. Aunque parezca una exageración es muy, muy cierto. Aquí lo único que hay son nubes y viento y...lluvia. Muchísima lluvia.

Si no fuera por Ash, y por cómo están las cosas con nosotros, me habría ido a otro sitio hace mucho tiempo. No sé, ¿Mallorca o algo así?

Deliro. Ya estuviste ahí una vez, James. Bueno, no en Mallorca concretamente pero....

-¿Te has fijado en eso? – la miro – Hoy se pueden ver las estrellas y todo.

Ella imita mi gesto después de atacar su cena. Está muy guapa. Y siempre me fijo en lo increíblemente alta que es. En lo que llamamos la atención por la calle al ser ella la que es más alta que yo cuando suele ser al revés...

Supongo que es eso lo que nos hace un poco únicos. Lo que me gusta de nosotros y lo que hace que este momento entre otras cosas sea único.

Porque Niamh hoy, no sé por qué, está precioso. Si estuviera así más veces al año, tendría más habitantes. Aunque en realidad lo que atraiga de esta mierda de sitio no sea su potencial turístico si no la gente que se conoce en él.
avatar
Bolly

Mensajes : 1110
Fecha de inscripción : 15/10/2010
Edad : 34
Localización : Hollywoo.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x05 -- Big Brother is watching you

Mensaje  Calamity Grace el Vie Oct 04, 2013 6:53 am

Owen McKenna
ft. Natalie



Pues venga, esto si que no me lo esperaba. No suelo ser de los que se sorprenden por nada (mucho menos después de las puñaladas traperas que me han dado en la vida) pero que una chica tan joven y tan... vale, puede que el que esté pensando que sea la mujer más guapa que he visto no tenga demasiado que ver con el que sea la dueña pero ¿y qué más da? Digo yo. La cosa es que estoy sorprendido, mucho. Este cine es un rato cutre, admitámoslo, no sé por qué una mujer que por su aspecto podría trabajar en una gran empresa está en una isla remota llevando un cine cutre y... me estoy embrollando demasiado conmigo mismo y Natalie me está empezando a  mirar como si me hubieran salido cuernos de repente. Supongo que por la cara de lelo que debo de tener en estos momentos, pero se ve que le importa poco que parezca un completo chalado porque extiende la mano y me saluda.

Y aquí viene la segunda sorpresa en menos de medio minuto, su apretón es firme y muy enérgico (quién lo diría al ver lo chiquitita que parece)

“Hola, encantado. Soy Owen.” le devuelvo el apretón sonriendo. Estoy nervioso, es la primera vez que voy a  una entrevista de trabajo en la que fijo que voy a tener fantasías con la jefa, por Dios. “Creo que eso ya lo he dicho, ¿verdad?. He venido por el trabajo...el de proyectista. Supongo que aún está vacante, por lo que he visto.” Se me congela la sonrisa en la cara ¿De verdad acabo de llamar torpe a la mujer que me puede contratar? Podría estar más avergonzado en estos momentos, pero sería casi imposible. “No quiero decir que no supieras... ¡Que lo tenías controlado! Por supuesto yo sólo he echado una... ¿He mencionado ya que me llamo Owen?” Me encojo de hombros y muevo las manos como un tonto. No sé si meterlas en los bolsillos, cruzarme de brazos o directamente amputarme los miembros. Tierra, ten piedad de mí por una vez en tu vida, y trágame de una vez.

La tercera sorpresa que me llevo con esta mujer es que, además de buena persona (lo de buena salta a la vista, a menos que seas cegato y tonto) debe de estar realmente desesperada porque, incluso después de la diarrea verbal que ha salido por mi boca, me dice que lo de antes podemos usarlo como entrevista y que estoy contratado.

“¿En serio? Vaya... gracias por la confianza.” Que no me lo creo vaya. Me dice que después de lo que acabo de hacer con el proyector   tenía que hacerlo sí o sí. Sonrío como un tonto, la verdad es que no me esperaba que fuera a ser tan sencillo que me contratara, pero no seré yo quien se queje. “No te voy a defraudar, te lo aseguro.” Lo de justificarme me ha salido del alma. La verdad es que soy bueno en el trabajo, que coño, aunque no lo parezca sólo soy así de idiota cuando tengo una mujer tan guapa a tiro. Lo que me lleva a pensar que trabajar aquí va a ser, pero que muy complicado...

De todas maneras Natalie no parece darle demasiada importancia al asunto. Supongo que para ella ha sido un alivio que alguien se ocupe del proyector porque juraría que está entusiasmada con la idea de que empiece a trabajar mañana mismo.  Y si ella está entusiasmada yo no quiero ni contar como ando por dentro. Vamos, que hasta está hablando del contrato. Así, sin más.

Dios existe y hoy me quiere. En serio.

“Entonces ¿No vas a necesitar mis referencias? ¿O el curriculum?” Se pone a buscar el contrato como una desesperada por toda la habitación, murmurando. Y no lo encuentra, claro. Tengo el presentimiento de que esta mujer es igual de desastre que yo, lo que me gusta y asusta a partes iguales sin tener ni puta idea del por que. “No es que me importe que no lo hagas ¿Eh? Puedes fiarte de mi para...”

Coño, me ha dejado con la palabra en la boca y ha salido pitando por la puerta. Vale, sé que he vuelto a poner mi sonrisa de tonto cuando se me queda mirando desde la puerta y me pide que le acompañe para buscarlo fuera ¿en su despacho, puede ser?

Asiento y salgo de la sala del proyector detrás de ella, pero va tan deprisa por estos pasillos que parecen laberintos, que cuando dobla uno de los recodos me doy cuenta de que la he perdido. Pero ¿cómo ha podido desaparecer delante de mis narices? ¿y ahora que hago yo? El pasillo tiene varias puertas y, a saber por cual se ha metido ahora... Voy a parecer un pardillo integral si voy de puerta en puerta preguntando “Hola, perdona. ¿Has visto a la jefa?” Respiro hondo y me voy hacia la primera puerta de la derecha, por algún sitio hay que empezar digo yo.  Antes de que pueda hacerlo la puerta del fondo se abre y sale Natalie disculpándose. Me hace gracia (en el buen sentido) porque esta mujer parece una locomotora, de lo acelerada que va.

“No no te disculpes, la culpa es toda mía.” Levanto las manos en señal de obviedad, pero acabo dando un golpe a uno de los carteles  que adornan las paredes y tirándolo al suelo. Joder, otra vez mis manos. “Lo siento. Déjame, lo pondré en su sitio.” No lo he roto, de esa que me libro. A Natalie no parece molestarle especialmente, de hecho, no parece molestarla nada en absoluto, se limita a sonreír y a cogerme de la chaqueta para arrastrarme (literalmente, de hecho) hasta su oficina.

Cuando entramos, se sienta en su silla y se pone a rebuscar entre la pila de papeles que tiene desperdigados encima de la mesa. Sería un milagro que encontrara algo ahí, pero no tengo prisa y observar como se muerde el labio y pone esa cara de concentración mientras busca lo que necesita, me parece la cosa más entretenida en estos momentos. Me siento en una de las sillas que están junto a su mesa y espero hasta que encuentra el contrato dando un gritito de alegría, me lo pasa y me comenta que espera que las condiciones no sean desfavorables para mí, pero que de momento es lo único que me puede ofrecer.

“Lo sé, tranquila. Supongo que un cine tan pequeñito no puede dar demasiados beneficios.” Extiendo la mano para coger el contrato y me quedo quieto leyéndolo detenidamente. De hecho, lo tengo que releer varias veces porque la cifra que voy a cobrar no puede ser la correcta. “¿Estás segura de que esto es lo que voy a cobrar?” Natalie asiente y se disculpa, otra vez, por ser tan poco el salario. “¿Poco? ¿Pero cuanto estaba cobrando el anterior proyectista?” Me mira sorprendida, y me dice una cantidad que casi hace que me caiga de la silla. A la pobre le han estado timando pero bien. “Tengo la sensación de que no sabes mucho de este mundillo ¿Verdad?. No quiero pasarme de listo con la jefa pero, si quieres, puedo asesorarte en el mantenimiento y las finanzas del cine. Supongo que algo sé de esto.” Me encojo de hombros esperando, pero Natalie no me da ninguna pista de lo que piensa sobre mi ofrecimiento. Me da que, al final, si que me he pasado de listo y me va a mandar a la porra a la de tres... “Para empezar, si te parece, podemos empezar por poner la cifra correcta en el contrato.” Escribo una cantidad y se la paso, es un poco inferior de la que había en un principio pero es mucho más justa por un trabajo así.

avatar
Calamity Grace

Mensajes : 221
Fecha de inscripción : 10/12/2012
Edad : 39
Localización : Batangas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x05 -- Big Brother is watching you

Mensaje  Heka el Lun Oct 07, 2013 10:47 am

Trixie Lawson
ft Trev




Las pocas ganas que tengo de hacer este trabajo no lo sabe nadie. Pero nadie. Bueno, seguramente Trev tenga las mismas ganas de hacer el trabajo conmigo como yo con él. Jo, no se que ha pasado entre nosotros. Prácticamente nos hemos criado juntos... Supongo que simplemente hemos crecido y desarrollado intereses diferentes. Él es un hipster yo... No se que es lo contrario a hipster pero eso es lo que soy. Odio la ropa a cuadros, el bigotito ese de las camisetas me parece una horterada y la música indie un coñazo. Lo que más irónico me parece es que ahora que las tiendas de ropa están llenas de ropa hipster y está de moda, no se que van a hacer con sus vidas... Lo único que me gusta son las gafas estas grandes que llevan. Los chicos están guapos. Trev está guapo...

Pero ese no es el punto. El punto es que el profesor de ciencias es estúpido y nos ha puesto juntos, no se por que. Nos sentamos en puntos opuestos de la clase, ni siquiera nuestros nombres están juntos en la lista de clase... Destino, supongo.

La cuestión es que es lo que hay y el profesor ha dejado claro que no acepta cambios. De todas formas, no le propondría a Trev cambiar de pareja. No se. No me parece bien después de lo amigos que hemos sido. Tampoco es que sea un gran esfuerzo eso de volver a verle. Al menos no para mi. De hecho, si él hubiese propuesto cambiar, me habría dolido. Sin embargo, cuando da la hora a la que hemos quedado, me pongo muy nerviosa y no se por que. Sólo es un trabajo. No debería de estar acordándome de todas las otras veces que me he quedado hasta las tantas en casa de Trev comiendo chuches y viendo pelis ochenteras tirados en el sofá y la alfombra... Ponerme nostálgica sólo ha empeorado mi estado de nervios y cuando Lana me ha llamado para que la acompañarse a buscar un bolso que conjunte con sus nuevos zapatos, le he dicho que sí sin pensarlo. Menos mal que Trev aún conserva su número y he podido avisarle, aunque más tarde de lo que me hubiese gustado porque me daba miedo hasta mandarle un whatsapp.

Si es que tengo el pavo subido.

Sin embargo decido que lo mejor es acabar con esta situación cuanto antes mejor y me planto allí a las nueve de la noche. Me aliso el vestido, sujeto bien la carpeta y llamo al timbre. Cuando oigo la voz de Trev desde dentro vuelve a darme el pánico y me refugio tras mi pelo y mirando al grupo de whatsapp de las animadoras, a las que por cierto les ha encantado el bolso nuevo de Lana. Yo que me alegro...

Justo en ese momento abre Trev la puerta y lo primero que hace es decirme que me odia. Vaya. No me lo esperaba. Le miro durante un segundo y entro en la casa sin darle importancia al comentario porque honestamente sonaba a frase hecha pero ¿y si me odia de verdad? Nunca había pensado que pudiese importarme el hecho de que Trev me odie pero me importa.

Intento dejar de pensar en eso y me siento en el sofá. Tranquila, Trix. Nada de nostalgias que te veo venir. No seas tonta. Él no te echa de menos. Si lo hubiese hecho se habría preocupado un poco más por saber por que de repente me apunté a las animadoras y dejé el club de lectura en lugar de dejarme ir sin inmutarse... No quiero seguir por ese camino así que respiro hondo para concentrarme en lo que tenemos que hacer. Ojalá no nos ocupe todo el fin de semana...

En ese momento, recibo un mensaje de texto de mi madre y miro el móvil. Me pregunta si voy a llegar muy tarde y que le de recuerdos a Trev. Abro la boca para decírselo, pero en ese momento me hecha la bronca por estar con el móvil y lo único que me apetece es estamparle el iphone en la cabeza. Pero no el mío, vaya a ser que se me raye. El suyo. El que tiene que estar lleno de fotos de amaneceres con frases inspiradoras, a ver si se aplica alguna.

Encima llaman a la puerta, traen una pizza y Trev se la lleva para comérsela en la cocina. Perfecto. No pasa nada. Sólo es la hora de cenar pero no hace falta que me ofrezcas nada de comer ni de beber. Supongo que cuanto antes empecemos antes terminaremos y volveré a casa, que me está esperando "The host" a la mitad, gracias.

Cuando me dice que podemos empezar, empiezo a dictarle el resumen de la introducción. No soy muy de ciencias, pero todo el rollo ese de las células madre y los cromosomas me parece un tema bastante interesante. Hemos repartido en clase el tema para que cada uno resuma la mitad y así reducir al mínimo el tiempo que pasemos juntos. Estaba todo muy bien pensando. En fin.

Empieza a teclear y yo me concentro en el libro. Apenas llevamos media página cuando de repente oigo mi nombre y me vuelvo. Bueno, no me nombre. Trish. Como me llamaba mi padre cuando era pequeña. La madre de Trev se me acerca y me da dos besos antes de empezar una retaíla de por que no le ha dicho que era yo quien venía. Para colmo ve el trozo de pizza a medio comer al lado de Trev y empieza a echarle la bronca por no haberme invitado. "No hace falta, señora Nolan, de verdad. No tengo hambre." Mi estómago gruñe en ese momento dejándome en evidencia y haciendo que la señora Nolan vaya a la cocina y me traiga treinta segundos después, dos porciones enorme de pizza de peperonni y una coca cola light. Sonrío cuando me dice que si quiero normal también hay pero que como ahora todas las chicas la toman así... "Muchas gracias. Esta perfecto, pero no hacía falta, de verdad."

Miro de reojo a Trev y creo que está enfadado. Solo creo, porque ya no le conozco y no sabría descifrar su expresión, pero que su madre se meta no ha debido hacerle mucha gracia y menos cuando le ha echado la bronca del siglo. Muerdo la pizza con cuidado para no quemarme y la dejo en el plato. "¿Por donde íbamos? Ah, si."

Los minutos pasan y solo se oye mi monótona voz dictando y el tecleo del ordenador de Trev hasta que suena mi teléfono. Una llamada perdida de mi madre. Dios, había olvidado que había llamado. "Es mi madre. Quería saber si voy a volver muy tarde. ¿Crees que nos dará tiempo a todo hoy o podemos dejarlo? No me gusta dejarla sola mucho tiempo."

No se de donde ha salido esto de hablar con el con tanta familiaridad, pero ahí ha quedado. Me ha salido solo. Con otra persona, simplemente habría dicho Tengo que irme. Pero es Trev.
avatar
Heka

Mensajes : 1112
Fecha de inscripción : 28/10/2010
Edad : 34
Localización : IDK

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x05 -- Big Brother is watching you

Mensaje  Zaida el Vie Oct 11, 2013 12:33 pm

Drew Regan
ft. Jake




Jake explora mi boca con su lengua a la vez que noto una de sus manos en mi cuello acariciándome el pelo. Quiero hacer lo mismo. Agarrarle del pelo, tirar hacia atrás hasta que su cuello quede expuesto y poder recorrer mi lengua por él dejando marcas para que todo el mundo sepa que es mío. Bueno, quizás no lo mismo. Jake solo está tocándome el pelo. Como la postura es algo extraña, lo más que puedo hacer es posar mi mano en su espalda. Le noto temblar a la vez que el beso se vuelve más húmedo, con más lengua e incluso con más dientes. Dios, quiero morderle. Le pongo mi otra mano en su cadera para que se quede quieto, más relajado, pero no funciona. Jake sigue moviéndose en el asiento, casi revolviéndose si pudiera hacerlo. No se que intenta, pero sea lo que sea yo también quiero. Ahora mismo quiero cualquier cosa que incluya Jake, yo y movimientos.

Tengo que recordar decirle a Jake que es un gran besador, que debe estar muy orgulloso de ello. Pero ahora mismo lo único importante es no separarnos porque necesitaba esto. Lo necesitaba mucho, y lo necesitaba con Jake. Estoy haciendo un gran esfuerzo en no mover mi mano de su cadera hacia su regazo, sobretodo porque la lengua de Jake esta haciendo todo lo posible por aprenderse mi boca de memoria.  Su mano sigue en el mismo sitio, y noto como la cierra tirando un poco de mi pelo. Le muerdo el labio y el gemido de Jake va directo a mis pantalones.

“Jake.” No creo que me haya oído. Quizás ni siquiera lo he dicho porque he olvidado separarme de su boca para hablar. No hemos parado, sus labios siguen encima de los míos intentando partirme por la mitad con su lengua. Cuando abro los ojos todo me da vueltas. El alcohol, la música... eso no es nada comparado con la sensación de vértigo. Lo tengo muy cerca, tan cerca como cuando empecé a besarle.

No se que decir. Y mucho menos se que hacer ahora con Jake, aunque a mi imaginación se les está ocurriendo un millón de variables distintas sobre como seguir la noche. Noto que estamos solos en el sillón, las chicas que nos acompañaban se han debido ir. Normal. “Lo siento.” No, no lo siento. Debería de dejar de hablar. “Era la única forma de librarnos de ellas. No tenía que haber hecho eso, ha sido muy mala idea.” Digo esto último en voz alta, aunque más bien me lo estoy reprochando a mi mismo. No me refiero el beso, evidentemente, sino a lo de engañar a esas chicas para que creyeran que ligábamos con ellas. No se en que estaba pensando, pero ha merecido la pena solo por el beso con Jake.

Me levanto para ir a pagar a la barra, y me doy cuenta de que aún me tiemblan las piernas. Si va a ser así cada vez que le bese, debería ir practicando para ir acostumbrándome. No creo que sea normal ir a todas partes temblando y acalorado. Porque me acabo de dar cuenta de que tengo mucha calor. Y entonces que podemos hacer ahora.

Cuando vuelvo veo a Jake muy serio, como pensando, y por muy arrogante que suene espero que este pensando en mi. Creo que le ha quedado claro que se que es gay, que se que le ha gustado besarme y que se que se ha quedado con ganas de más. Jake se levanta nada más verme y noto por la forma en que se frota las palmas de las manos contra el pantalón que está nervioso. Me gusta pensar que le pongo igual de  nervioso que él a mi, pero alguno de los dos tiene que tomar la iniciativa ahora mismo. Le agarro de la mano para tranquilizarle, aunque no se si lo consigo. Al contrario de lo que imaginaba, no le sudan las manos, sino que está suave y caliente.

“Se me ha ocurrido un sitio perfecto donde podríamos ir ahora.” Podría decirme que no, que es tarde, que quiere irse, que no quiere pasar el resto de la noche conmigo, pero no lo hace. Noto como me sigue hacia la salida a la vez que noto como su mano aprieta fuerte contra la mía y no le pienso soltar.

La calle está desierta, excepto por un par de chicos - probablemente borrachos - sentados en la acera de enfrente, y una pareja besando se y empotrándose contra la fachada del bar. Miro a Jake recordando de nuevo el beso. A la luz artificial de la calle, veo como tiene la cara sonrosada debido al frio, probablemente. Recuerdo en como ha temblado minutos antes y quiero que vuelva a hacerlo, entre mis brazos si no es mucho pedir. Jake me mira justo en ese momento y no puedo evitar sonreir. Esos malditos hoyuelos aparecen de nuevo en su cara y me dan ganas de arrancárselos de un mordisco... pero todo a su tiempo.

“Se que hace frío, pero no vamos muy lejos.” Jake me pregunta que exactamente adonde vamos. “Bueno, antes de trabajar en el cine, trabajé en ese gimnasio que está al lado del cine. ¿Has estado alguna vez allí? Tienen una piscina cubierta enorme.” Jake me escucha y eso me gusta. Puede parecer una tontería, pero me gusta como me presta atención a todo lo que tengo que decirle. “Tenía turno de tarde, por el instituto ya sabes, y cerraba todas las noches.” Meto la mano que tengo libre en el pantalón y le enseño a Jake la llave más grande que hay en mi llavero. “Y... me quedé con una copia de la llave.”  Jake se ríe, esta vez soltando una carcajada muy graciosa que podría estar oyendo durante todo el día. “Me gusta nadar por las noches, no es mi culpa que cierren tan pronto...”

Cuando llegamos a la puerta del gimnasio, le suelto la mano a Jake por primera vez desde que dejamos el bar. Abro la puerta y cuando entramos, todo esta a oscuras excepto por un pequeño halo de luz que entra por debajo de la doble puerta que tenemos enfrente. “Vamos.” Le busco la mano a Jake en la oscuridad, pero el me encuentra primero. Esta vez entrelazo mis dedos con los suyos en vez de simplemente agarrarle de la mano. Podría acostumbrarme a su tacto. Creo que ya lo estoy haciendo.

Cuando abro la puerta veo la enorme piscina iluminada por los enormes tragaluces que decoran las paredes y el techo. Las sombras dejan dibujos extraños por el agua y por todas partes de la enorme sala. “¿A que es precioso? De día no es así de bonito.”

Entonces le suelto la mano. Y sin pensármelo me quito los zapatos con los pies y me tiro a la piscina gritando un poco y haciendo el idiota por el camino. Está buenísima, como siempre. Cuando emerjo a la superficie, Jake me mira boquiabierto con una expresión que describiría como divertida y algo más. “Normalmente no estoy tan loco. No suelo nadar vestido, suelo traer bañador. No en esta ocasión inesperada, claro.” Me encojo de hombros y nado un poco hasta el borde de la piscina. “¿Vas a entrar o te vas a quedar ahí de pie toda la noche?"


el beso en el bar <333:
avatar
Zaida

Mensajes : 151
Fecha de inscripción : 01/11/2010
Edad : 28
Localización : Niamh

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x05 -- Big Brother is watching you

Mensaje  Heka el Dom Oct 13, 2013 11:44 am

Mark Brennan
ft Sean




Estoy agotado. Muerto. Si pillo la cama no la suelto hasta el mes que viene.

Odio cuando pasan cosas como la de esta mañana. Eso de que se cuelen mil clientes inesperadamente cuando yo ya tenía planes. Si es que hay que joderse. Menos mal que alguien me quiere allá arriba o algo y mi jefe ha decidido dejarnos la tarde libre. Lo más raro ha sido que cuando mi jefe me ha dicho que no hacía falta que fuera hasta el sábado a mediodía, me ha insinuado que sería buena idea llamar a Sean.

Bueno, no lo ha insinuado. Lo ha dicho. Con todas las letras. "Sería buena idea que llamaras a Sean".

Como si yo hubiese pensado en otra cosa durante todo el día.

Supongo que ese interés de su tío en que le llame significa que estoy en lo cierto y que Sean es gay. No es que tenga pluma, como se dice vulgarmente, pero sospechaba que lo es. Es esa sensación... El gaydar que lo llaman. Que últimamente tenía la sospecha de que andaba estropeado y por una vez parece funcionar como debe.

Sin embargo, me da cosa llamarle así sin más nada más acabar el turno porque tengo la sensación de que se va a sentir agobiado, o presionado o algo. No se. Al fin y al cabo nos acabamos de conocer y aunque haya habido de verdad esa conexión que me ha parecido sentir entre nosotros, no quiero estropearla actuando demasiado pronto. Debería dejar unos días de margen. Esperar a ver si le veo algún día más por la pizzería...

A la mierda. ¿A quien pretendo engañar? Voy a llamarle para invitarle a cenar esta misma noche. Aunque primero me vendría genial una ducha para aclararme las ideas.

Cuando llego a mi mierda de apartamento, me planteo por unos minutos si quedarme en casa limpiando. Tiene mierda del año que le pidas y fijo que hay vida inteligente en alguna parte, pero ¿qué voy a hacer? Me mato a trabajar para poder pagar todo el alquiler yo solo, tener para comer algo más que las pizzas frías que nos da mi jefe antes de irnos (pizzas que los clientes no han querido por una cosa u otra) y que me sobre algo para tabaco, alcohol y poder salir de vez en cuando para no acabar cortándome las venas. Cuando llego a casa me apetece cualquier cosa menos ponerme a limpiar, honestamente.

Supongo que con no traer a Sean a casa...

Ok, Mark. Hace diez segundos no sabías si llamarle o no y ya estás planteándote si traerle a casa.

Una ducha de media hora parece que aclara mis ideas. Estoy más relajado, menos cansado y con más ánimo de arriesgarme a llamarle que antes, así que cojo el teléfono y lo hago.

Le llamó.

Ahí, Mark. Con dos cojones.

Soy un inútil para estas cosas. Y muy triste. Tengo que animarme y todo...

Un tono... otro... otro mas... Hasta que salta el buzón de voz. Frunzo el ceño y cuelgo sin dejar ningún mensaje. ¿Me habrá ignorado? ¿Será que no lo ha oído? A lo mejor esta en el baño o lo tiene en silencio... Decido salir de dudas llamándole de nuevo. Esta vez lo coge rapidísimo.

Venga idiota. Di algo.

"¿Sean? Soy Mark. De la pizzería." Seguramente sea el único Mark que conozca en Niamh pero soy así de estúpido. "Te llamaba por si te apetece salir a dar una vuelta, cenar, tomar algo..." Venga, se mas vago, tú puedes. "Llevamos todo el día intentando quedar y por una cosa u otra..." Vale, ahora suenas desesperado. Trago saliva cuando me suelta lo de la ducha así como quien no quiere la cosa. Después de haberle visto arreglar la moto esto es un poco como demasiada información. "¿Te apetece entonces?"

Me dice que sí y quedamos en media hora en la pizzería, el único sitio que se me ocurre decirle. Obviamente no pienso quedarme allí, bastante tiempo paso allí al día. Se me ocurre que podría llevarle a un chino que hay cerca del pub que suelo frecuentar. También se me ocurre italiano pero no quiero estar cerca de pizzas ni aunque sean artesanales, gracias.

Me pongo unos vaqueros y una sudadera porque yo soy así de desastre y no me arreglo ni para una cita. Suponiendo que sea una. No se. Le he invitado a salir y ha dicho que sí. ¿Es una cita? ¿Debería haberme puesto camisa? Oh, Dios...

Cuando le veo venir, trago saliva consciente de que ya no tiene solución. Está guapísimo. Aunque bueno, es que lo es. No puede estar de otra manera el muchacho. "Hola. ¿Qué tal?" No se como saludarle, así que le doy una palmada amistosa en el brazo, pero prolongando el contacto más de lo normal. Así, sutil. "Estaba pensando que podríamos ir a cenar a un restaurante chino que conozco y que está bastante bien. ¿Qué te parece?"

Por dios, que no me diga que no le gusta y prefiere pizza.
avatar
Heka

Mensajes : 1112
Fecha de inscripción : 28/10/2010
Edad : 34
Localización : IDK

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x05 -- Big Brother is watching you

Mensaje  _Sara el Mar Oct 15, 2013 9:57 am

Layla Lennox (con Lucas)

Lucas también renuncia al café. No es nuevo lo de que no duerma, o apenas, pero de vez en cuando lo olvido y cuando me lo recuerda (él, o su aspecto de haber pasado una mala noche alguna vez que otra, aunque suele disimularlo bien) vuelvo a recordar cómo le conocí y de dónde venía cuando llegó por primera vez. No es que se me haya olvidado, sólo... a veces se disipa. Y entonces lo recuerdo y me doy cuenta de que quien piensa que es un tipo despreocupado que nunca ha tenido problemas en la vida se equivoca.

Pero ese momento no dura mucho porque enseguida cambiamos de tema (en parte, por mi culpa) y volvemos a hablar de nuestra próxima hipotética cita. Me asegura que no nos aburriríamos y no puedo evitar sonreír. Este es el Lucas que conozco. El que evite que siga pensando en los problemas de su pasado, quizá, para no tener que pensar él mismo. El que se protege así. Pienso que nadie más lo sabe, pero yo sí. Y que quizá sólo por eso debería aceptar una nueva cita. Si es que es una cita. Tampoco lo tengo claro.

-No lo dudo- respondo, y me río levemente. Ahora mismo alargaría la mano y le acariciaría la cara. Estoy enternecida por todo esto, creo. Debe de ser el vino, y la proximidad. Creo que nunca hemos hablado tanto, fuera del trabajo no, al menos.- Ya puedes ir pensando, entonces, porque me temo que hay trato. Ya no vale echarse atrás, North- Y ya está, hecho. Ya no vale que tampoco yo me eche atrás. Aunque no es que quiera hacerlo.

Tiramisú para compartir, entonces. El camarero lo deja entre nosotros dos con un par de cucharitas y nos desea buen provecho. No queda mucha gente ya. Creo que se está haciendo tarde y estarán deseando cerrar. Y nosotros mañana trabajamos, también sería cuestión de ir pensando en que esta noche tiene que acabar. Es increíble que haya pasado el tiempo tan rápido. Como ya dije, está claro que algo tiene el agua cuando la bendicen.

Parece que él quiere dejarme los honores de empezar, así que cojo una cucharadita y lo pruebo. -Mm- digo, asintiendo, apreciativa.- Tampoco se quedan atrás con los postres aquí, vaya. De verdad que me alegro mucho de que me hayas descubierto este sitio. Tal vez lo justo sería que la próxima vez fuese yo quien me hiciera cargo.

No se me ocurre dónde, ahora mismo. Sé que le gusta lo asiático (muchos años pidiendo comida juntos, es lo que tiene) y hay un japonés nuevo, creo. Debería echarle un vistazo y tenerlo en cuenta por si acaso. Habrá que estar preparada.

Comemos un poco más de tiramisú sin decir nada y entonces lo suelto. No era mi intención sacar el tema, pero se me ha quedado en la mente y aunque no quiera no puedo evitar estar un poco preocupada.

-Me has dejado un poco intrigada con lo del insomnio- le comento.- ¿Va todo bien? Como siempre, al menos- Quizá he estado siendo demasiado dura con él. Quizá no andaba muy fino y yo echándole la bronca... como sea eso, me he lucido.
avatar
_Sara
Admin

Mensajes : 2484
Fecha de inscripción : 31/08/2010
Edad : 29
Localización : The Inn

Ver perfil de usuario http://theexile.foroactivo.eu

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x05 -- Big Brother is watching you

Mensaje  _Sara el Mar Oct 15, 2013 10:21 am

Ashling Jones (con James)

Sé que el trabajo no le va bien. O que no le gusta, o algo así. Dicen que cuando te cuesta levantarte por las mañanas es que no vas a algo que te guste y a él le pasa, creo, aunque también me gustaba adjudicarme una parte de eso, pero bueno. Yo sé que James sería feliz escribiendo su novela esa que nunca parece ver la luz (tampoco es que tenga tiempo últimamente, la verdad) y otras y ganándose la vida así pero el periódico este lo tiene amargado y lo único que puedo hacer es intentarle hacer sentir mejor cuando llega a casa. Tampoco es que a mí me guste mortalmente mi trabajo y lo mejor es cuando acabo, o el café con mis compañeras cotillas, pero claro, supongo que vender champús tampoco es la típica cosa con la que la gente sueña toda la vida.

Pero hoy nos vamos a cenar de picnic al parque bajo las estrellas y eso lo mejora todo bastante. Por lo menos hasta mañana. Compramos cena por ahí y luego nos sentamos en el césped, que por una vez milagrosa en la vida no está mojado, y empezamos a picotear mirando al cielo y sin hablar mucho. Estamos bien así. Creo que junto a James hasta yo he aprendido a callarme un poco, y mira que parecía difícil.

Ya me he dado cuenta de lo de las estrellas, pero cuando él lo dice asiento y miro hacia el cielo mientras mastico. Está precioso, en serio. No tengo la menor idea de estrellas, la Osa Mayor y la Osa menor y todas esas cosas, pero está precioso. Con eso tengo de sobra.

-Ha estado genial acabar el día así- comento, pensativa, un poco para mí y un poco para él, y vuelvo a mirarle.- Al final no te he dicho cómo me ha ido, pero ha sido un poco como todos los días, así que tampoco hay mucho que decir.- Y me callo. Me muero por preguntarle más detalles de lo suyo pero sé que no quiere hablar, pero quiero preguntarle... y así me va. O me decido o me aguanto. Y no quiero aguantarme.

Lo primero que hago es sentarme más cerca de él y coger su brazo para pasarlo por encima de mis hombros. Bueno, hace fresco, y él sigue teniendo la mano derecha libre para comer. Lo bueno de la comida "basura" (no es basura, estos sándwiches son sanos, tienen ensalada dentro) es que no necesitas las dos manos y puedes emplear la otra en otras cosas, como estar enganchado. Son todo ventajas.

-Entonces, mucho follón en el trabajo, ¿no?- le pregunto. Está un poco oscuro para ver si pone cara de fastidio y no sé si debo seguir o no así que insisto pero poquito.- ¿Es por todas las novedades que hay o es así normalmente? Porque si es así, a lo mejor, en un tiempo... podrías plantearte dejarlo, ¿no? Y dedicarte a tu novela.- Lo dejo caer así como quien no quiere la cosa, pero sé que sería más feliz. Y yo también, y los lectores también, y ganaríamos todos si lo hiciera, en realidad.
avatar
_Sara
Admin

Mensajes : 2484
Fecha de inscripción : 31/08/2010
Edad : 29
Localización : The Inn

Ver perfil de usuario http://theexile.foroactivo.eu

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x05 -- Big Brother is watching you

Mensaje  Doctah el Miér Oct 16, 2013 9:56 am

Ned Lucas
ft. Summer



¿Cómo que todo el equipo vive en el campamento? A mí nadie me ha dicho que tendría que vivir aquí Dios sabe cuánto tiempo. Pensaba que se trataría de venir, estar un día, llevarme los datos que necesite y que trabajaría en la universidad. Aquí no tengo nada, ni mis libros, ni una biblioteca, ni civilización cerca. Encima, esta chica habla tan rápido que apenas soy capaz de seguirla. Pasa de decirme que voy a vivir aquí a ofrecerme una visita guiada, de ahí a explicarme los turnos de comida y por último a decirme el horario de trabajo, como quien sube y baja un escalón.

¿Quiere volverme loco o qué?

Sale del remolque y me apresuro a seguirla. Me siento tremendamente fuera de lugar en mitad de este sitio y desde luego se nota, porque los chicos que están trabajando en una de las mesas, me miran, cuchichean y se ríen. Como os haga un examen de historia medieval os vais a cagar y yo sí que me voy a reír, niñatos barbilampiños. Ignoro completamente los comentarios de los chicos primero porque sinceramente me da igual lo que pueda parecerles y segundo porque necesito toda mi atención centrada en la doctora Weston. ¿Por qué? Pues porque no entiendo la mitad de las cosas que me dice y a ella no parece importarle lo más mínimo. Pues que bien, nos vamos a llevar de maravilla, está claro. Me detengo un momento, sorprendido por una de las piezas delicadamente expuesta en una bandeja. Es un pequeño broche de algo parecido al alabastro. Románico temprano, diría yo. No es lo que me esperaba pero a  esto lo llamo yo interesante. Cuando me vuelvo para preguntarle dónde encontraron la pieza y por qué está al lado de una trabajada cruz del siglo XVI o del XV siendo generosos, me encuentro con que ya se aleja casi corriendo en dirección a solo Dios (y ella) sabe qué.

Me guardo mi hallazgo en la memoria, para recordárselo más tarde y salgo prácticamente corriendo tras ella. Cuando la alcanzo, estamos prácticamente en el yacimiento y no puedo evitar quedarme parado y diría que incluso con la boca abierta. No soy precisamente un experto en yacimientos arqueológicos, de hecho, este es el primero que piso en toda mi maldita vida. Pero jamás me habría esperado algo así. Es enorme. Y profundo. Me inclino un poco sobre la cuerda que hace las veces de valla y echo un vistazo al interior, encontrándome con varios niveles de excavación, conectados por escaleras de madera que dan muy poquita confianza. Pero es igual, esto es impresionante. Algo dentro de mí se despierta de repente y siento un entusiasmo casi infantil por estar aquí.

Miro a Weston, que sonríe orgullosa. Es para estarlo. De nuevo se embarca en uno de sus viajes dialécticos interminables mientras me lleva casi corriendo hacia, llamémosle, el comedor. El comedor de la tropa diría yo. Esto está a rebosar de gente y cualquier que les viera diría que están famélicos, porque apenas respiran. Acompaño a mi guía hasta una especie de barra hecha de tablones sobre caballetes de madera, dónde están sirviendo la cena. Imito sus movimientos bastante más torpemente y después de hacer malabarismos para no terminar con la bandeja en el suelo, nos sentamos en una mesa repleta de estudiantes que la saludan como si fuera una más. La miro sorprendido y ella se encoge de hombros, diciéndome que son algo así como una gran familia.

- Lo que ha hecho aquí me parece impresionante, doctora Weston.  Lo que me dijeron que no hacía justicia - sonrío un poco, intentando que entienda que el yacimiento me parece sublime pero ella no aparta su atención de las patatas que, para que negarlo, están buenísimas - Habría que reorganizar un poco la zona de... ¿dijo limpieza? Bueno, lo que sea, las mesas que hay junto a su remolque. He visto juntas piezas que estarían separadas por siglos. Creo que lo mejor sería organizarlas por períodos históricos generales y... - la mirada que acaba de echarme es puro fuego. Deja el tenedor sobre la mesa y el chico que se sienta a mi lado murmura algo como "da gracias que no te lo ha clavado en un ojo, tío". Lo que clava son sus ojos en los míos con auténtica furia - ¿Qué? ¿Qué he dicho?
avatar
Doctah

Mensajes : 72
Fecha de inscripción : 02/11/2012
Edad : 40
Localización : Donde no debo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x05 -- Big Brother is watching you

Mensaje  Doctah el Jue Oct 17, 2013 6:08 am

Chris Saxon
ft Grace


La cena está siendo estupenda. No recuerdo una cena tan amena y tranquila desde hace tiempo. Normalmente, Sam y yo cenamos casi en silencio, con la presencia de Marian todavía sobrevolando nuestras cabezas; absortos en recuerdos, en risas compartidas y noches felices. Hasta hoy. Hasta esta noche en la que una completa desconocida hace que mi hijo ría como antes y que yo no sienta ese horrible nudo en mi garganta cada vez que veía a Sammy mirar de reojo el lugar que ocupaba su madre en la mesa. Es que hasta Guv parece más feliz; creo que por primera vez desde que lo tenemos, está quieto junto a Sam y no deja de mover el rabo sin subirse a sus piernas o directamente plantar sus pezuños sobre la mesa a la espera de un poco de buena voluntad por nuestra parte.

Grace alaba mis aptitudes culinarias (pobrecita, mañana seguro no opinará lo mismo) y le dice a Sam que la pizza que tan alegremente aseguraba tener que pedir, tendrá que ser otro día. Ha dicho otro día. Eso quiere decir que vamos a volver a vernos, ¿no? No lo digo por mí, que conste. Es por Sam, que no ha dejado de reír desde que Grace ha entrado por la puerta. Tanto que o le corto un poco más la carne o me quedaré sin hijo y ahora me viene fatal. Le quito el plato y le parto la carne en trocitos más pequeños, lo que hace que proteste diciendo que ya es mayor para cortarse la carne él solo. Sonrío y le devuelvo el plato, limpiándole un poco de salsa que manchaba la boca de míster adulto. Cuando vuelvo a sentarme bien, miro a Grace, que nos está mirando con una sonrisa. La más bonita que he visto desde que Marian me sonrió por primera vez. Claro que inmediatamente esconde la sonrisa y desvía la mirada, lo que hace que no esté muy seguro de lo que he visto. No puedo evitar sonreír un poquito. La he pillado, señorita profesora.

Claro que nada es perfecto y todo lo que se acerca a serlo, se termina pronto, porque de repente Grace hace la pregunta del millón y yo siento que me hundo un poco en la silla. Quiere saber por qué hemos venido a Niamh. Sammy me mira casi suplicándome que no diga la verdad, que finja que no pasa nada, que no estropee la noche. Tranquilo, hijo. No tenía pensado hacerlo.

- Trabajo. No me iban muy bien las cosas y tenía un amigo aquí en Niamh que iba a ayudarme. Digo tenía porque le he llamado trescientas veces y no me ha contestado, así que asumo que no tiene ningún interés en echarme una mano. Pero no me preocupa. Tengo algo de dinero ahorrado y soy espabilado, algo encontraré - sonrío, descargando el ambiente, observando como Sammy devuelve su mirada al plato y juguetea con la comida - Eh, don ya soy mayor. No eres Mourinho, deja de planear estrategias defensivas con la carne.

Grace se ríe y le pregunta si le gusta el fútbol. Ay, no sabes lo que has hecho. Sam puede pasarse 27 horas al día hablando de fútbol. Diría que vive para eso si no fuera porque sus notas dicen todo lo contrario. El resto de la cena transcurre entre comentarios de mi hijo sobre las excelencias de no sé qué jugador del Barcelona y mis explicaciones cuando Grace no sigue la línea de pensamiento de Sam. Me rio especialmente cuando intenta explicarle lo que es un fuera de juego con trozos de pan, tratando de evitar que Guv se lo coma. Tras recoger la mesa, preparo café y lo sirvo junto con los pastelitos que ha traído Grace. Ahora sé que mi hijo no va a separarse de ella ni con agua caliente. Me cuesta hacer que deje de comer (ya tengo experiencia con sus "papa, me encuentro mal, creo que me estoy muriendo" cuando se pasa por las noches) y con la ayuda de Grace, consigo que se aleje de los pastelitos y se lave los dientes. Empezamos a recoger en silencio, por más que he intentado que no haga nada, hasta que Sam aparece con su psicodélico pijama de planetas y le pide a Grace con cara de no haber roto nunca un plato, que le acompañe a la cama porque no conoce aún la casa.

Hijo, tengo que darte un curso sobre excusas tontas. Pero cuando seas mucho más mayor.

Ambos desaparecen por la puerta, lo que me permite terminar de recoger y preparar otra cafetera. Tal vez ella no quiera más café pero yo lo necesito. Estoy agotado y si no quiero dormirme antes de que baje de acostar a Sam, tengo que tomarme otro café. Cuando aparece, me encuentra sirviéndome el café y con uno de sus pastelitos en la boca.

- Es que están muy buenos - ambos reímos y le digo que me espere en el salón. Apenas un par de minutos después, entro en la habitación, encontrándomela mirando por la ventana, pensativa. Carraspeo (no quiero asustarla) y se vuelve hacia mi sonriendo - No sabía si querrías café, así que he calentado agua por si prefieres te - asiente y me da las gracias, pero cuando intento preparárselo me dice que de eso nada, que ya he hecho suficiente. En menos que canta un gallo, tiene el te listo y me mira, supongo que esperando que diga algo - Siento lo de la cena. Normalmente no cocino, de hecho no lo hago casi nunca. Y siento si Sam te ha agobiado, enseguida se encariña con la gente - me dice que no me preocupe, que está encantada con el niño y que la cena ha sido fabulosa. Que no pensaba que pasaría una noche así recién llegada a la isla. Es tan sincera que me siento fatal por haberle mentido antes - Escucha... antes, cuando me has preguntado por qué he venido a la isla... bueno, te he mentido. Lo he hecho por Sam y un poco también por mí. No teníamos una cena así desde hace mucho - sé que quiere saber más. Y tengo la sensación de que se merece una explicación menos misteriosa. Pero es que no sé por dónde empezar.

Y sobre todo, no sé si seré capaz de hablar sin echarme a llorar.
avatar
Doctah

Mensajes : 72
Fecha de inscripción : 02/11/2012
Edad : 40
Localización : Donde no debo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x05 -- Big Brother is watching you

Mensaje  Bolly el Jue Oct 17, 2013 7:19 am

Spoiler:
Ya he vuelto de mi exilio. Y todavía no supero haber visto a este idiota


Dicho lo cual, vamos a lo que nos ocupa



Lucas North
(ft Layla)


La gente se está yendo y nosotros todavía estamos aquí. Supongo que en momentos como este en el que estas con alguien con quien te encanta estar pasan estas cosas. El tiempo vuela. Y con Layla más todavía, bueno, con ella especialmente creo que es la forma correcta de decirlo.

No puedo ni quiero negar lo evidente.

En parte no sé si considerar una pequeña victoria que me haya aceptado la siguiente cita o supuesta cita. No sé qué considerarlo todavía. Supongo que ella tampoco, o no lo considera como tal (era de esperar) pero lo importante es que voy  a  volver a verla. Vamos a volver a vernos en un ámbito intimo de nuevo. Solo por el hecho de que eso vaya  a ocurrir ya deberia estar dandome con un canto en los dientes.

- ¿Tengo cara de echarme para atrás, Lennox? - le contesto, y ella sonríe. Está muy guapa cuando lo hace, supongo que porque tampoco sucede a menudo- Estaré encantado, además. Espero que no seas tu quien se eche atrás.

Sí, lo he dicho. No se como habré quedado retándola pero quiero que por una maldita vez sea ella quien me conoce, que sea ella quien saque sus propias conclusiones en lugar de formarse su opinión a base de otras. Otras que por otra parte no tienen idea de mi vida como para ir por ahí sentando cátedra. Nos traen el postre deseándonos buen provecho. En fin,todo lo bueno llega a su fin digo yo. Después de esto no quedará más remedio que pedir la cuenta. Pero ella mientras tanto decide disfrutar su tiramisú (ese sonido, otra vez) y yo hago lo propio. Está bueno. Está muy bueno, desde luego. O al menos no sabe a precocinado como otros tantos. Lo saboreo creyendo que hemos pasado inteligentemente la pregunta de por que no puedo dormir. Ella sabe de sobra por que no puedo hacerlo. Aunque no se si alguna vez le he contado la historia completa. Quizás algún día, cuando me apetezca revivir tal clase de trauma se lo confiese. Pero ahora sencillamente no es algo que me apetezca recordar. Así que cuando me pregunta si va todo bien asiento y casi desestimo su preocupación. Porque no es nada. Es lo de siempre. Recuerdos de un pasado que vuelven a torturarme de cuando en cuando como el hecho de que jamás pude llorar a mi padre como es debido. Y que no pude compartir unas últimas palabras con él. O que dejé a mi madre sola cuando perdió al hombre de su vida.

Joder.

Bajo un momento la vista al suelo, forzándome a no dejar que todo eso lo estropee. Sonrío o me fuerzo a sonreír mas bien y la miro a los ojos.

- No es nada, de verdad - respondo- A veces mientras duermo recuerdo cosas que no debería. Eso es todo.

No he querido sonar brusco, de verdad. Pero tengo toda la sensación de que lo he hecho...tampoco quería eso. Este tema me pone muy violento. No es algo que quiera que ella vea.

- Perdona. Perdona, yo....no pretendía... Lo siento. No me gusta mucho hablar de ello.

Vuelvo a mi postre por hacer algo. Espero no haberla cagado.
avatar
Bolly

Mensajes : 1110
Fecha de inscripción : 15/10/2010
Edad : 34
Localización : Hollywoo.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x05 -- Big Brother is watching you

Mensaje  Calamity Grace el Jue Oct 17, 2013 11:05 pm

Logan Hamilton
ft Veronica.



Spoiler:

me he quedado con las ganas de poner este XDDDDDD

Un piscina... vale, me acabo de quedar completamente descolocado. No en el mal sentido, que conste, porque el cambio de escenario me gusta más que lo que llevaba yo en mente pero me ha pillado por sorpresa el lugar. Aunque no es que me queje, joder después del calor que he pasado destrozando el puñetero jardín sería capaz de tirarme a la piscina con pantalones y todo, pero no estaría nada mal que la jefa planteara otro tipo de chapuzón.

No estaría nada, pero nada mal.

Claro, que una cosa es pensarlo y otra que pase. Y que cuando pase, se me quede esta cara de besugo integral sin saber que decir porque... no he oído mal, me ha dicho que no necesito bañador. Vamos, que o tiene toda la intención de que nademos a pelo o se está riendo en mi cara porque le gusta verme con dolor de huevos.

Porque me duelen. Coño si me duelen.

Y es que esa es otra, porque me dice que bañador no he traído y me asegura que uno de los de su marido no me sentaría bien (empiezo a imaginarme a su marido como un gordo, calvo y con la vida sexual de un centollo) así que puedo empezar a quitarme la ropa.  No es que me importe el giro que está dando todo este tema, pero tengo un... (llamarlo pequeño no sería exacto, que mal dotado no ando. Y eso es un hecho) problema entre las piernas.

“¿Querer? No hay nada que me apetezca más que darme un baño contigo." Y eso es tan jodidamente cierto como visible. "Además no hay nada que tenga que hacer en mi casa y estoy descubriendo que esto de trabajar no está tan mal como me habían comentado. Espero que todas las jefas tengan los mismos detalles con sus empleados que tú...”

Me pone la mano en el pecho y me aparta para subir a ponerse un bikini. Y me deja así, a punto de tener una combustión espontánea y cara de tonto integral con un subidón de la pera.

No sé si va a tardar mucho pero mi entrepierna y yo no estamos como para perder el tiempo con contemplaciones, así que me deshago rápidamente de los pantalones y me quedo más tieso que una vela esperando a que entre a la piscina. O quizá debería meterme en el agua para  intentar disimular lo mucho que me alegro de verla en bikini... A estas alturas no voy a negar que esta mujer es demasiada carne para mí. A ver, que experiencia no me falta, pero todas las tías con las que he estado eran unas mustias con falta de diversión en su vida y mucho no me ha hecho falta para meterme en sus bragas. Pero Veronica es todo un reto, y tengo la sensación de que podría comerme enterito para cenar sin despeinarse lo más mínimo. Eso sin contar con que, por ahora, es mi jefa y puede hacer conmigo lo que se le antoje... Aunque ahora que lo pienso, quizá el cambio de papeles sea más divertido después de todo.

Tampoco me da mucho más tiempo en pensar en la situación porque la jefa se ha cambiado en tiempo record y llega antes de que decida si esperarla dentro del agua o no. Así que así estamos, de pie más tieso que una vela, con unos calzoncillos que me están apretando la circulación y una erección más que visible.

“Después de este ofrecimiento, no iba a ir a ninguna parte sinceramente.” Creo que por la sonrisilla que ha puesto al entrar se ha dado cuenta de todo lo que llevo encima, eso y porque se alegra de que me quede...

Vestida tiene un cuerpo que me lleva matando desde que he entrado por la puerta, pero en bikini es algo que no es ni medio normal. Y, sabe como manejarlo porque si no a santo de que se va a recrear de esa manera en quitarse la bata. Y se mete en el agua despacito, para que pueda echarle un buen vistazo desde todos los ángulos posibles.  A ver, no voy a ser yo el que se queje y, mucho menos, el que desaproveche la ocasión.

“¿Te importa que me una a ti en el agua?” Niega con la cabeza y me hace un gesto para que entre. Me acerco hasta el borde y toco el agua con la mano, y parece que le hace mucha gracia porque se echa a reír y creo oírla llamarme cobarde. Cobarde ¿eh? Me pongo de pie y me tiro de cabeza pasando por su lado y rozando “accidentalmente” su retaguardia. Ha dado un respingo, lo he podido notar incluso debajo del agua. “El agua está mejor de lo que pensaba. Creo que hasta está algo caliente.”

La sutileza nunca ha sido mi punto fuerte, y no voy a empezar a practicarla ahora. Nado hacia ella, que está sosteniéndose en el centro de la piscina, es la parte más honda y no puedo tocar el suelo con los pies pero si puedo rozar sus piernas mientras las movemos para poder seguir a flote. Son largas y suaves y me las quiero enrollar en la cintura desesperadamente, pero me imagino que ella tiene otras ideas en mente. Se hunde hacia abajo rozándome con los dedos en la cintura a su paso y se aleja buceando de mi lado.

Dios, mis huevos.

avatar
Calamity Grace

Mensajes : 221
Fecha de inscripción : 10/12/2012
Edad : 39
Localización : Batangas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x05 -- Big Brother is watching you

Mensaje  Calamity Grace el Sáb Oct 19, 2013 7:32 am

Oliver O'Cleary
ft. Gwen



Se me ha congelado la sonrisa en la cara, como a un memo (si es que quedaba la más mínima posibilidad de que no lo hubiera parecido hasta ahora, que ya empiezo a dudarlo seriamente) pero no pasa nada. No. Por favor... lo tengo todo controlado. Que tartamudee cada vez que Gwen me sonríe o que se me ponga la carne de gallina cuando escucho su voz, aunque sea para  comentarme el historial académico del niño, no quiere decir que lo parezca.

No. En absoluto.

Así que no pasa nada. No pasa nada de nada. Puedo ser perfectamente capaz de pasar una tarde en compañía de esta mujer sin que quiera alertar a las autoridades y que me quiten la custodia del enano por lunático (o algo peor) Sólo tengo que recordarme (unas trescientas veces por minuto) que ella es la profesora de Sammy y que seguro que ha aceptado entrar al cine con nosotros porque no quiere desilusionarlo.

Desde luego, aunque sólo sea por ver la cara de felicidad de Sam, merece la pena pasar una tarde con Gwen. Estoy pensando que si me lo repito muchas veces, puede que hasta llegue a creérmelo y todo, porque no se a quién quiero engañar pero a mí no, eso seguro, porque la verdad es que me muero de ganas de pasar la tarde con ella. Eso es así, y no hay más motivo.  Aunque una cosa sí que es cierta, y es que el niño está como loco por la “seño”, se ha puesto a dar saltitos y a gritar “Bien, viene con nosotros” en bucle una y otra vez y no puedo evitarlo... se me escapa una sonrisa. Quien me lo iba a decir a mí... pero después de haberle visto tan triste, este arranque de felicidad me deja sin palabras.

Como la sonrisa de Gwen.

“Sí, enano. Parece que a tu “seño” no le importa pasar la tarde con dos hombretones.” Sam se echa a reír y le ofrezco la mano pero, inmediatamente después, se gira hacia Gwen y también la agarra de la mano a ella. “¿Qué me dices? ¿La llevamos a ver una peli de las fuertes? Creo que “Enredados” es tremenda. Hagamos que se asuste un poco.” Creo que la risa de Sam se ha oído hasta en Dublín pero asiente moviendo la cabeza emocionado. Bueno, pues entonces ya esta todo dicho ¿no? Le guiño un ojo al niño y tiro de su manita para ir hasta la taquilla.

Acostumbrado a los cines grandes, con veinte salas y más gente que en la guerra, me hace especial ilusión que no tengamos que esperar cola para pillar las entradas. Amén de que podemos escoger entre una pequeña variedad de películas, que fueron estrenadas... hace dos años. Pero tiene su encanto, y ponen “Enredados” ¿qué más puedo pedir? Además no es nada caro, me va a sobrar hasta para una cena para tres y todo.

Quieto Oliver que te pierdes...

Saco la cartera para pagar las entradas, pero la mano de Gwen sobre la mía me distrae. Mucho.  De hecho tengo que concentrarme seriamente para entender que quiere decirme porque el movimiento de su boca tampoco es que me deje pensar claramente, porque no puede estar preguntando en serio si me importa que nos acompañe...

“Claro que no me importa.” Pago las entradas y me giro para apartarnos de la cola y dejar paso al siguiente. “A Sam le hace mucha ilusión que vengas y a mí me salvas la vida, las películas con tanta acción me sobrecogen ¿sabes?” La broma parece funcionar, al menos a Gwen parece que le hace gracia, porque la veo soltar una sonrisilla y girar la cabeza para otro lado. Además juraría que se ha puesto algo roja... no, seguro que ha sido cosa de mi imaginación (sobrecargada de trabajo en estos momentos, ya que estamos.)

Sam aprovecha que estamos distraídos y me quita las entradas de la mano para salir disparado a la puerta y dárselas al de la puerta antes de que lleguemos nosotros. Cosa que me hace mucha gracia hasta que llegamos a su altura y oímos al hombre regañarle y decirle que tiene que ser más obediente y esperar a sus padres. Creo que no me he puesto más rojo en mi vida, vamos que ni siquiera me atrevo a mirar a la cara a Gwen, asiento como un autómata y entramos buscando la sala.

“El que quiera palomitas que levante la mano.” Sam la levanta inmediatamente y me pide un cubo de los grandes. “¿Seguro que podrás con él?” Asiente asegurando que ya es mayor y puede comer cosas de mayores. “Cosas de mayores ¿eh? ¿Y tú qué me dices Gwen? ¿Te apetece comer cosas de mayores?”

Oh, mierda...

avatar
Calamity Grace

Mensajes : 221
Fecha de inscripción : 10/12/2012
Edad : 39
Localización : Batangas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x05 -- Big Brother is watching you

Mensaje  Calamity Grace el Sáb Oct 19, 2013 7:43 am

Situando, que hace mil que no lo hago y ya no sé ni por dónde me ando Diosito...



· Logan Hamilton // Ft. Veronica // Wait
· Oliver O'Cleary // Ft. Gwen // Done
· Sean Gallagher // Ft. Mark // Voy
· Owen McKenna // Ft. Natalie // Wait
· Barrie Kessel // Ft. Bass // wait
· Jill Seaver // Ft. Larry // Voy
· Grace Kensington // Ft. Chris // Voy
· Sutton Hayward // Ft. arthur // Wait
· Fabiana Lucas // Ft. Dylan // Soon
· Micah Barrett // Ft. Nora // Voy
avatar
Calamity Grace

Mensajes : 221
Fecha de inscripción : 10/12/2012
Edad : 39
Localización : Batangas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x05 -- Big Brother is watching you

Mensaje  Heka el Dom Oct 20, 2013 11:58 am

Virginia Moffat
ft Jack




Me sobresalta la manera en la que dice que no va a dejarme sola en esta situación. No porque me asuste ni nada, sino porque se impone, creo que por primera vez en su vida -o que yo haya presenciado al menos- y su tono no deja lugar a replica. Asiento con la cabeza y me pone la mano en la cintura indicándome el camino. Sé que debería apartarme con disimulo porque no me queda claro si su contacto me resulta agradable, desagradable o -la opción más probable- tan agradable que no puede ser bueno para mi salud, pero es como si mi cuerpo estuviese pegado al de él por algún magnetismo desconocido y aunque mi cordura quiere alejarse todo lo posible de su persona -tal vez mudarme a Australia- el resto de mí quiere quedarse lo más cerca posible de Jack.

Y lo más cerca que puedo ir es justo como estoy yendo hacia su casa. No ha apartado su mano de mi espalda y de vez en cuando me apremia para que aligeremos. Afortunadamente vamos en silencio y digo afortunadamente porque ahora mismo no sabría que decir ni aunque me pagaran por palabra. Cuando llegamos a su casa se separa de mí y de repente noto más el frío.

Me dijeron que la edad del pavo se pasaba, pero parece que a mi me está durando como quince años más de la cuenta.

Jack me acompaña al salón y me señala el teléfono para que llame a los de las tarjetas y a la compañía telefónica. Supongo que también debería ir a la comisaría a denunciar el robo. Tal vez incluso sería más fácil haber empezado por ahí y es una estupidez por mi parte no haber caído, pero ahora mismo estoy demasiado cansada para volver a salir y aunque no lo estuviese, a Jack seguro que no le apetece teniendo la cara como la tiene y yo no quiero salir sola.

Descuelgo el auricular dispuesta a llamar a atención al cliente de mi banco cuando me doy cuenta de que no tengo el número. Tengo una copia en la cartera y otra en el teléfono. Estupendo. También tengo otra en casa, pero para lo que me sirve allí. La única solución que encuentro es esa: llamar a casa y decirle a mi padre que lo haga él.

Bendita la gracia que va a hacerle saber que me han atracado, pero no veo otra solución. Por un segundo dudo pensando en la factura de teléfono de Jack, pero luego recuerdo que es millonario y todo eso y marco el número de mi padre. Lo coge enseguida. "Hola papá, soy Virginia. ¿Cómo estáis?" Me cuenta como está la señora y las torpezas de las criadas, pero de él no me cuenta nada. Últimamente no me cuenta nada sobre él. "Yo bien, bien... Pero tengo un problema. Verás..." Mentir es mejor. "He perdido el bolso con las tarjetas y el teléfono dentro y aquí no tengo el teléfono del banco ni el de la compañía telefónica. ¿Podrías encargarte tú...? Muchas gracias, papá." Me pregunta como me está yendo con Jack. Si hay progresos. Me muerdo el labio avergonzada porque él está hablando de una cosa y yo pensando en otra y soy tonta. "No sabría decirlo... No le veo mucho, aunque ahora mismo estoy en su casa, así que intentaré volver a sacar el tema." Error. Me ha preguntado si estoy llamando desde casa de Jack. No. Ha deducido que estoy llamando desde casa de Jack y no tiene sentido negarlo. "Sí, pero no le des el número a Lady Norrington o le llamará insistentemente y lo estroperá todo." Me promete que no lo hará pero me suena a como cuando me prometí a los dieciséis que me olvidaría de Jack. "Está bien. Ya te llamaré, ¿vale? Te quiero, papá. Un beso."

Cuelgo y suspiro. Me levanto del sofá y me miro en el espejo del recibidor. Que mala cara tengo. Estoy despeinada y con cara de susto, como si se me hubiesen quedado los ojos más abiertos de la cuenta para siempre. Me peino un poco con los dedos y entro en la cocina a buscar un poco de agua. ¿He dicho que me enamoré a primera vista de ella? Tan bonita y desperdiciada... No veo agua en el frigorífico, pero si una botella de vino empezada para Dios sabe quién. Bueno, supongo que para esa tal Hope con la que sale o lo que sea que haga con ella. Vale, visualizar lo que seguramente haga con ella no es bueno así que busco una copa en el armario y la lleno más de lo que la etiqueta recomienda antes de vaciarla. Esta bueno. Jack sabe cuidarse, eso no se le puede negar.

Aún no ha salido del baño y empiezo a preocuparme... ¿Y si tiene algo roto? Alguna costilla o algo así o una hemorragia interna y le ha pasado algo?... Dejo el vino en la nevera y la copa en el fregadero y subo por donde ha subido Jack. He estado aquí más de una vez pero jamás en el piso de arriba. Hay varias puertas cerradas y una entornada al fondo desde la que se ve luz. Llamo con los nudillos antes de abrir. Es el dormitorio de Jack, con una cama enorme y deshecha. Frunzo el ceño y atravieso la habitación en dirección al baño, también entreabierto.

Parece ser que Jack ha decidido tomar una ducha porque está cubierto solo con una toalla alrededor de la cintura y se está curando el labio como puede en el espejo. O sea, mirándose al espejo. Si es que...

Carraspeo y se vuelve a mirarme. "¿Puedo echarte una mano?" Dios, espero que esto no haya sonado a peli porno. Por Dios que no haya sonado así. Le señalo el borde de la bañera para que se siente y poder estar a su altura mientras cojo una gasa y la empapo en desinfectante. "Esto te va a doler un poco..." Le sujeto la cabeza poniendo mi mano en su frente y con la otra le curo la herida. Tiene el labio rojo e hinchado y todo es por mi culpa. "Lo siento mucho. No se si te he dado las gracias por haberme ayudado, pero muchas gracias."

Puedo hacer esto. No es tan difícil. No es la primera vez que curo heridas a Jack. Aunque las veces anteriores ha estado vestido.
avatar
Heka

Mensajes : 1112
Fecha de inscripción : 28/10/2010
Edad : 34
Localización : IDK

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x05 -- Big Brother is watching you

Mensaje  Heka el Lun Oct 21, 2013 2:33 pm



Simon Woodward ft Jude (Proximamente)
Claire Moore  ft Charles (Done)
Mark Brennan: ft Sean (Done)
Trixie Lawson ft Trev (Voy)
Meredith Drake ft Mal (Voy)
Spencer Keegan ft Billy(Proximamente)
Virginia Moffat ft Jack (Done)
Ethan Prince ft Eve (Waiting)
Emma Williams ft Sky (Voy)
Gwen Rosenberg ft Oliver (Voy)
Rachel Fields ft Frank (Voy)
Summer Weston ft Ned (Voy)
avatar
Heka

Mensajes : 1112
Fecha de inscripción : 28/10/2010
Edad : 34
Localización : IDK

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x05 -- Big Brother is watching you

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 17 de 19. Precedente  1 ... 10 ... 16, 17, 18, 19  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.