·Nombre del foro: The Exile
·Administradora: _Sara
·Diseño: Gaia
·Ubicación: Niamh, Irlanda
·Estado: Abierto
·Creado en: Octubre, 2010
Últimos temas
» 2x08 -- Presumed Guilty
por _Sara Ayer a las 8:43 pm

» Caroline Dhavernas // Rachel Tyler
por _Sara Mar Ago 15, 2017 4:51 pm

» Hello there!
por Bolly Mar Ago 15, 2017 3:12 pm

» Pues hola de nuevo!!
por Heka Mar Jun 27, 2017 12:55 am

» White Flag
por Buffy Vie Jun 16, 2017 10:24 am


Tom Hiddleston // Jeremy Fowler

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tom Hiddleston // Jeremy Fowler

Mensaje  _Sara el Miér Ene 09, 2013 11:46 pm



Nombre: Jeremy Fowler

Edad: 31

Razón por la que está en la isla: Actualmente trabajo.

Ocupación: Criminal consultor o genio a secas. En realidad tiene dinero para no hacer nada durante dos vidas.

Personalidad: Jeremy no comprende demasiado bien las reglas de la sociedad: o es demasiado listo, o demasiado indómito, o está demasiado solo para hacerlo. Está acostumbrado a tener todo lo que quiere y tenerlo YA y aplastar a todo aquel que se le oponga, porque bueno, puede hacerlo. Es un tanto tirano y tiende a cambiar de humor y tener ataques de ira que parecen no venir de ningún sitio, aunque en realidad son el producto de la furia que lleva mucho tiempo conteniendo. Es muy reservado, muy metido en sí mismo, porque considera que la mayor parte de la gente no puede seguir el tren de pensamiento que conlleva un coeficiente como el suyo. Pero su inteligencia no es madurez, es como un crío grande para el que el mundo es su patio de juegos, que no puede soportar la frustración y que en el fondo tiene miedo, porque sabe perfectamente que no tiene nada, o a nadie, a quien recurrir, y que nunca lo ha tenido.

Biografía: Nigel Fowler II era el orgulloso propietario del consorcio Fowler, una de las uniones de empresas más importantes del Reino Unido. Le salía el dinero por las orejas y tenía una esposa guapísima, Dawn, la estrella de todas las reuniones sociales. Pero también tenía casi cincuenta años y   tomaba pastillas para casi todo (el estrés del trabajo hacía estragos) así que había algo que quería y no podía tener: un heredero. Normalmente calentaba otras camas en lugar de la de Dawn, pero cuando quisieron ponerse en serio y no obtuvieron resultados tras un año, llevó a su esposa a los mejores especialistas, y todos coincidieron en la misma mala noticia: Dawn no podía concebir.

Nigel no quería adoptar. Sólo un Fowler de pura cepa podía cargar con el peso del que era casi su reino, así que estuvo a punto de divorciarse de Dawn en busca de una esposa más joven y fértil. Pero el abogado no había terminado aún de preparar los papeles cuando un día una joven llamada Jenny, que había sido azafata en un congreso internacional al que Nigel había acudido, apareció en su puerta con un bebé en brazos. Tendría unos seis o siete meses, y ya se apreciaba en él la nariz fina y el pelo rubio de los Fowler. Tras la prueba de ADN pertinente, con resultado positivo, Nigel le dio a Jenny más pasta de la que hubiera podido soñar y a cambio, se quedó al crío. Lo llamó Jeremy. Por fin tenía un heredero.

Pero la vida para el pequeño Jeremy no fue fácil. Su "madre" le odiaba, veía en él cada mínimo rastro de la cara de la putilla a la que Nigel se había tirado aquella noche en Zurich, odiaba que su marido la hubiera dejado a un lado por él, y odiaba aún más poner buena cara y actuar de modo maternal, cuando era obvio que todo el mundo sabía que Jeremy era un bastardo. Así le llamaba, bastardo, a la menor ocasión. Nigel nunca estaba en casa, y cuando estaba, estaba demasiado ocupado para prestar atención a las quejas de su hijo, así que la vida en casa era una tensión constante y silenciosa, que aún tenía que durar muchos años.

Con 12 años le enviaron a un internado, y no le fue mejor. Jeremy era inteligente. De hecho, era extremadamente inteligente, apuntaba los errores de los profesores y de sus compañeros con una impiedad no calculada que le convirtió en el crío más odiado en cuestión de meses. Le envidiaban y le temían, lo machacaban físicamente cuando tenían oportunidad, pero eso sólo le hizo fuerte. No era ningún prodigio físicamente, pero tenía el cerebro perfecto para enfrentarse a la debilidad de cada uno. Nunca tuvo amigos, pero hubo muchos que se le arrimaron por interés, y eso le bastó. No conocía una noción real de amistad o cariño, ni siquiera la había tenido en casa, así que si alguien estaba a su lado aunque fuese por miedo y hacía lo que él le ordenara... al fin y al cabo, no era tan distinto de su padre y sus socios. En la universidad no fue muy distinto, pero se graduó en un par de ingenierías y económicas en tres años y salió, a los 21, dispuesto a asumir el cetro del consorcio Fowler. Justo a tiempo, por cierto. Para entonces, Nigel sufría de insuficiencia cardíaca grave e iba a las reuniones con una bombona de oxígeno. Tres meses más tarde, había muerto. Apenas un día después, Dawn lo estaba preparando todo para sacar al hijo bastardo de la herencia. Esa tarde, casi sin ser consciente de ello, Jeremy había elaborado un plan perfecto para matarla. Le horrorizó ver sus anotaciones a la mañana siguiente, pero entonces pensó que aquello no era tan diferente que defenderse de los compañeros del colegio. Era una simple cuestión de supervivencia.

No podía hacerlo él mismo, despertaría sospechas, así que eligió a alguien para que lo hiciera por él, a cambio de dinero. Esa semana, Dawn Fowler moría en un secuestro fallido. Jeremy era el único heredero de un montón de empresas que no le interesaban en absoluto, pero era feliz. O al menos todo lo feliz que sabía ser. Dentro de él se había despertado un ansia distinta, una emoción desconocida, a raíz del plan de asesinato. Y así, probablemente, fue como se introdujo en el mundo del crimen. Unos años más tarde, lo tenía en la mano. Era así como la madre Teresa del hampa londinense, y casi la mundial. A menudo los delincuentes tenían más fuerza y dinero que cerebro, y lo que es cerebro, a Jeremy le sobra. Un gran número de los crímenes sin resolver de Londres los ha organizado él. Sin dejar un rastro. Siempre le encantó planear.

Entonces ocurrió algo que lo cambió todo. Un tipo desconocido apareció en su puerta. Su apellido era Hudson y tenía un problema muy gordo: se había metido en líos con la mafia por un préstamo que no podía devolver. Normalmente Jeremy mandaba esos casos a la mierda, pero este fue distinto. Hudson tenía una hija, gravemente enferma, y el préstamo había servido para pagar su tratamiento. No es que Jeremy se ablandase, ni de coña, simplemente, la foto de la hija, que Hudson le mostró, lo dejó sin respiración. Nunca se había sentido así. No era un tío tímido y virginal, había estado con chicas (incluso con un chico, una vez, por probar) y hecho cosas de todas clases, pero era sólo eso, sexo. Rebecca, que así se llamaba la chica, era algo totalmente distinto. Cuando la visitó por primera vez, en el hospital, supo que ya no había vuelta atrás. No podía dominar sus ganas irracionales de echarle una mano a esa familia, pero por supuesto, quería algo a cambio. El dinero obviamente no le importaba, quería a alguien. Alguien que paliase su soledad, alguien tan dulce, bello y puro como lo era ella. Alguien que le amara como no lo habían hecho nunca. Así que ese fue el precio. Cuando Rebecca estuviese recuperada y la cuenta saldada, quería casarse con ella. Eso era todo.

A cualquiera le habría parecido una aberración. A él no, y a la desesperación de los Hudson, tampoco. Se casaron en el ayuntamiento de Londres y después Jeremy consideró que lo más prudente era irse. Eliminar todas las posibles tentaciones de Rebecca de escapar, y de su familia de ayudarla a hacerlo. Se llevó a Rebecca a Niamh, lugar que conocía a través de sus "clientes", dispuesto a seguir allí con sus negocios y a que estar a solas les acercase. Entonces ocurrió lo inesperado. Acercarse sólo acabó por convencerle de que quizá no era tan buena idea, y al final, acabó por dejarla ir. Él se quedó. Niamh es un buen sitio para hacer su trabajo, y para vivir lejos del mundanal ruido.

Imagen: Tom Hiddleston

Llevado por: _Sara
avatar
_Sara
Admin

Mensajes : 2482
Fecha de inscripción : 31/08/2010
Edad : 29
Localización : The Inn

Ver perfil de usuario http://theexile.foroactivo.eu

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.