·Nombre del foro: The Exile
·Administradora: _Sara
·Diseño: Gaia
·Ubicación: Niamh, Irlanda
·Estado: Abierto
·Creado en: Octubre, 2010
Últimos temas
» Everybody wants to rule the world ♫
por Calamity Grace Miér Oct 18, 2017 11:00 pm

» 2x08 -- Presumed Guilty
por _Sara Miér Oct 18, 2017 1:17 am

» Caroline Dhavernas // Rachel Tyler
por _Sara Mar Ago 15, 2017 4:51 pm

» Hello there!
por Bolly Mar Ago 15, 2017 3:12 pm

» Pues hola de nuevo!!
por Heka Mar Jun 27, 2017 12:55 am


2x04 -- Hurricane

Página 4 de 18. Precedente  1, 2, 3, 4, 5 ... 11 ... 18  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: 2x04 -- Hurricane

Mensaje  Heka el Mar Jul 10, 2012 12:56 am

Joe Connor
ft Travis




Quien me iba a decir a mi cuando decidí venir aquí de vacaciones, que en apenas un mes iba a acabar siendo el inspector jefe de la comisaría de Niamh. Y la cosa fue que cuando me lo propusieron no estaba muy seguro de aceptar. Hay tanto tocapelotas trabajando en el cuerpo de policía de esta isla que no se si es que todo el mundo es gilipollas aquí o que todos van directos a la academia. Y como para tocapelotas yo, acabé aceptando. Ahora mismo, la cara que me ponen todas las mañanas Laura, su amiguito rubio y la novia del pavo que estaba antes en mi puesto que resulta ser amiguita suya, es lo que me alegra el día.

Claro que también anda por allí Debra. Eso es algo que no había calculado cuando acepté el puesto. ¿Me había dicho que era poli? Porque no lo recordaba y aun sigo sin estar seguro de que llegara a decírmelo. Claro que tengo que reconocer que escuchar a las mujeres no es mi punto fuerte y que probablemente me lo dijera mientras yo estaba pensando en otra cosa... La cuestión es que fue un tanto incómodo dado que no he vuelto a llamarla desde que pasamos la noche juntos. El sexo fue bueno, la verdad... La chica follaba como si llevara años si hacerlo y estuviese desesperada, pero no soy de llamar a las chicas al día siguiente. Ni al mes, ni al año... Y en fin, que la cara que se le quedó cuando me vio fue un poema. Yo me hice el loco, obviamente y por supuesto ella vino a pedirme explicaciones, pero yo le dije amablemente que pensaba que los dos estábamos en la misma onda y que solo había sido una noche. Ahora soy cortés con ella y ella me mira como si me odiase profundamente. Cuando pone esas caras está graciosísima. Tengo que aguantarme la risa porque la veo capaz de estamparme una silla en la cabeza o de pegarme un tiro si me riera y tengo por norma no cabrear nunca a una mujer armada.

Y lo bueno de ser el jefe es que puedo salir del trabajo a la hora que me salga de las pelotas, como a las cinco de la tarde, por ejemplo. He dejado a la gente apencando y yo he salido a tomar café. De todas formas tengo que llamar luego a Shulze o Bateman para preguntar que tal la rueda de prensa y no me gusta hacerlo desde dentro de la comisaría. Aunque conforme veo venir al hermanito de Debra me arrepiento de no haberme quedado dentro porque aunque intente disimularlo me está mirando con cara de mala hostia, así que intuyo que Deb le habrá contado algo. Sin embargo me saluda amistosamente y todo. "He salido a por un café. El de la comisaría da asco..." Lo cual es verdad. También me estoy escaqueando un rato pero eso no tiene porque saberlo. "¿Hombre ocupado? Pues sí, la verdad. Y yo que venía por aquí de vacaciones... ¿Y a ti que te trae por aqui? ¿Vienes a por Debra o es que te pilla de paso? Porque a Deb todavía le queda un rato para salir..." La verdad es que me da lo mismo si va o viene. Yo solo quiero mi café.
avatar
Heka

Mensajes : 1124
Fecha de inscripción : 27/10/2010
Edad : 34
Localización : IDK

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x04 -- Hurricane

Mensaje  Chasing Girl el Mar Jul 10, 2012 3:33 am

Al parecer la inspiración sólo me llega a estas horas de la madrugada xD

Hayley
ft. Lip
porn tales

Un On-Topic salvaje apareció!

Cuando termino tirada en el suelo Lip termina tirado a mi lado y me comenta que deberíamos cvomer algo. Bufo porque no lo veo factible ya que estoy aquí tirada muy a gusto y hasta él se da cuenta de que tampoco estamos en condiciones de ponernos a cocinar. Ni si quiera estamos como para pedir algo de comer a domicilio. Sugiere que comamos algo de frutos secos y eso sé dónde está. Hay en la parte baja del minibar así que voy gateando hasta ahí y traigo unas cuantas bolsas de cacahuetes. Le paso una y yo me quedo otra mientras me tumbo de lado en el suelo junto a él. Le miro mientras comenzamos a comer y dice que ahora que sabe que tengo piscina le apetece darse un baño - Me parece correcto. Cuando la habitación decida dejar de dar vueltas me apunto a lo de la piscina. Podemos hasta follar en ella, tiene un nuevo filtro antibacterias que puedes flipar - digo riendo y comiendo un puñado de un golpe. Qué hambre de pronto.

Nos quedamos en silencio unos segundos y de pronto me comenta que no le he contado cómo fue aquello de haberme acostado con un profesor. La batería de preguntas que me suelta hace que me de un poco la risa y luego cuando me sereno me tumbo boca arriba. Me humedezco los labios comienzo a contarle mi relato más bien como si fuese una película porno en lugar de la vida real. Porque todos sabemos que lo que pasa en las porno se queda en las porno - La primera vez fue en una revisión. Tenía 16 años y el profesor era un sustituto de apenas 25. Yo creo que ni llegaba - comento recordando aquello - Yo ya llevaba tiempo siendo sexualmente activa así que se me daba bien eso de seducir al prógimo - comento riendo. Seguro que de eso se ha dado cuenta antes con mi pie masajeando su erección - La verdad es que no esperé que llegase a tanto, sólo pensaba insinuarme un poco, mostrar escote y llevar falda cortita. Por aquél entonces yo llevaba mucho relleno, he de confesar - me río - Ahora ya no estoy acomplejada, mira - digo cogiendo su mano y llevándola a uno de mis pechos - Serán pequeñas pero se masajean igual - me río y dejo que su mano se quede ahí - Al final, entre coqueteo y coqueteo terminamos follando sobre la mesa. Y el profesor parecía idiota pero madre mía si sabía hacerlo. Además me daba morbo, era el primer chico mayor con el que me acostaba. A partir de ahí decidí que sólo lo haría con chicos expertos. Nada de niñatos con cuatro pelos en sus partes.

Me río un poco y veo que está tan interesado que se ha acercado a mí. Me pongo de lado mirándole y sigo contándole más historias pornográficas - La segunda vez que me he acostado con un profesor fue el primer año de carrera. Decidí que era mejor practicar las fiestas universitarias como Van Wilder en lugar de ponerse a estudiar y terminé suspendiendo tres. Dos de ellas con el mismo profesor. He de decir que no estoy muy orgullosa de ésta "conquista". Más que nada porque una cosa es acostarse con alguien mayor pero otra muy diferente es que pueda tener la edad de tu padre y estén resabiados - comento acerándome esta vez yo - La cosa comenzó cuando me senté frente a él en su mesa y comencé a rozar su pierna con mi pie, poco a poco - susurro sensualmente y rozo sus pies con los míos - Después fui subiendo y ese es el momento más difícil porque es cuando decides en milésimas de segundo si debes o no continuar, si la otra persona está receptiva - al mismo tiempo, en lugar de seguir con mis pies lo hago con mis manos y deslizo mi mano desce su rodilla hasta la cadera - Y cuando llegué al destino final, comencé a masajear su miembro lentamente con mi pie - no sé cuánto más podré acercarme a Lip porque ahora mismo tengo su rostro tan cerca que siento que tengo que bizquear. Masajeo levemente su miembro con mi mano volviendo a montar la tienda de campaña y sonrío - Después de dejarle a punto me obligó a apoyarme en la mesa y se puso detrás de mí - digo girándome y pegando mi cuerpo al suyo sintiendo su erección contra mí [1] - No es que me queje, me encanta hacerlo desde atrás, pero yo simplemente iba con la idea de montarlo sobre su silla y marcharme con mi notable. Pero no, parece ser que no soy la única y él ya tiene sus preferencias - me río un poco y continúo frotándome contra él - Me arrancó la ropa interior y comenzó a penetrarme una y otra vez, cada vez más rápido - digo con toda la sensualidad que soy capaz de transmitir con mi voz.

Lip parece que lleva ausente unos minutos, no sé si está demasiado concentrado en no correrse o se ha dormido y sólo estoy hablando con las reacciones de su cuerpo. Pero parece que no porque una de sus manos acaba de adueñarse de un pecho y lo aprieta levemente. Vaya, código morse con las tetas. Original. Sigo moviéndome contra él y comienzo a gemir - Me hizo gemir tanto que por un momento pensé que iba a entrar alguien para ver lo que ocurría pero nadie se acercó ni si quiera a tocar la puerta. Después, cuando estábamos a punto de corrernos la sacó sin contemplaciones y se la tuve que chupar hasta que llegó a correrse. Valió mi matrícula de honor, la verdad, pero créeme que después de esto me he puesto las pilas y no he tenido que ir a mendigar aprobados - digo girándome. Miro a Lip y creo que tiene la cara rojísima, eso o lo veo todo rojo. Podría ser, cuando me excito lo veo todo de colores, sobre todo cuando mezclo orgasmos con LSD - ¿Quieres que te la chupe a ti también? - pregunto con voz inocente mientras desabrocho sus pantalones, no aguanto más necesito verle, me puede la curiosidad y creo que en el momento en el que mi culo se ha puesto a frotarse contra él hemos perdido todas las vergüenzas. Cuando bajo su boxer para admirar su erección me quedo asustada. Es más grande de lo que intuía y podría añadirla a la lista de "Las pollas más grandes que he visto en mi vida". La suya iría justo detrás del cubano al que me tiré estando de vacaciones el verano pasado.

[1] Ygritte time!
avatar
Chasing Girl

Mensajes : 250
Fecha de inscripción : 02/10/2011
Edad : 28
Localización : Winterfell

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x04 -- Hurricane

Mensaje  Arwen el Mar Jul 10, 2012 5:44 pm

WARNING! Llevo días meses sin escribir con este personaje. Principalmente porque en el capítulo anterior se me cruzaron por medio las oposiciones (que, por cierto, aprobé con buena nota pero terminé quedando fuera por tema de méritos. En fin, como dirían sabiamente las tapas de yogur: SIGUE INTENTÁNDOLO) y también porque, en cierto modo, está un poco reciclado de lo que era y me está costando volverle a coger el punto. Y bueno, avisar de eso, que los mensajes con Christoph saldrán como salgan XD, porque es uno de los primeros personajes que tuve para el RPG y su historia (la ON SCREEN, la que voy escribiendo en los capis) ha cambiado muchas veces... Dicho esto (forma parte de la idiosincrasia de este personaje, que lo sé yo), ahí va el post:


Christoph Foster
con Gwen, cumpliendo con las medidas de seguridad


Me encanta este blend. Y Christoph es un boyscout en toda regla!

Mi vida es patética. Cada vez que pienso que invierto mis días de "fiesta" en venir al Orfanato porque no tengo nada más que hacer en esta maldita isla... me entra la depre. Todavía sigo buscando información de Nola, tengo miedo que hayan podido encontrarla muerta en una cuneta y la hayan enterrado en una fosa común; pero últimamente ni siquiera sirvo para mi trabajo. Me jode que me pase por delante tanta gente, gente que ni siquiera ha hecho fotocopias antes de terminar sentada en una de las mesas de redacción. ¿Cuándo llegará el día en que me toque una de esas? ¿Cuántas fotocopias y cuántos cafés voy a tener que hacer antes de que eso suceda? Hace cosa de 2 o 3 semanas apareció la chica esa, Sophia, que es muy maja y todo lo que tú quieras, pero tiene que tener unas referencias de la ostia para que haya ido directa a la silla vacía de redacción. O eso pensaba, hasta que me enteré que está liada con la hija del jefe. Acabáramos, ¿el señor Goldschmidt no tiene hijas? Porque me encantaría introducirle mis 22 centímetros {1} de referencia en el buzón de CARTA A LOS REYES MAGOS: ESTE AÑOS SÓLO PIDO TRABAJO.

Trabajar haciendo fotocopias tiene sus ventajas (y también sus inconvenientes, que en esta oficina tienen un fetiche extraño por fotografiarse el culo o ponerse a hacer guarradas con la fotocopiadora en marcha) y es que te sabes el tablón de anuncios de memoria, porque está justo en frente. El caso es que por H o por B (?) siempre terminas enterándote de todos los cotilleos habidos y por haber y también de noticias de actualidad inmediata, como la amenaza de temporal. Al menos hoy me he salvado de ir a fotocopiar cosas, creo que sobrevivirán sin mí por hoy.

Cuando llego al orfanato la directora y algunas de las profesoras se abalanzan sobre mí para que las ayude "a ellas" a desmontar algunos columpios del patio, tapar algunas ventanas, incluso hasta querían que tapiara algunas de las ventanas. El orfanato queda expuesto a los 4 vientos, así que no me extrañaría que pudieran haber grandes destrozos. A parte, también está algo lejos del pueblo y al parecer temen de que quede incomunicado si pasara alguna cosa. Lo que me pregunto yo es dónde llevarán a los niños, si es que los piensan llevar a algún lado. Algunas maestras decían que al polideportivo, otras han pedido permiso para instalarse, por esta noche, en el mismísimo Ayuntamiento. Al final, ha salido ganando lo del polideportivo, así que me pongo a ayudar a las que llevan rato desmontando columpios. Cuando ya llevamos un rato, se me acerca la directora y me pide que vaya hasta el párking, donde están subiendo niños al autocar para ir hacia el polideportivo y me pide que ayude a subir algunos colchones y algunas cajas con comida.

Mientras me voy acercando, diviso a Gwen al fondo de todo, con unos cuantos críos. He hablado con Gwen en contadas ocasiones y parece una maestra muy maja y cariñosa con los niños. Siempre está rodeada de niños y se nota que se desvive por su trabajo. - Hey, hola... - siempre que hablo con ella me consumo como retrasado mental y creo que no está muy lejos el día en que me pregunte que si tengo algún problema o si de pequeño me pegaban en casa - me han pedido que ayude a subir cajas... - los niños están nerviosos, porque todo lo que implica cambio les altera. A parte, la gran mayoría de maestras están embalando cosas y sólo hay 2 o 3 que estén exclusivamente por los niños. Tiene que ser muy duro controlar tantos niños a la vez, cuando normalmente deben tener unos 12 en cada aula. - No sé si aceptáis voluntarios, pero podría echaros un cable... para lo que sea: cocinar, montar juegos, o simplemente para vigilar mientras todo el mundo duerme...



{1} no hay que abusar (??????????)
avatar
Arwen

Mensajes : 1161
Fecha de inscripción : 12/10/2010
Edad : 31
Localización : in the Redverse! <3

Ver perfil de usuario http://arwenshions.tumblr.com

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x04 -- Hurricane

Mensaje  Bolly el Mar Jul 10, 2012 7:00 pm



James Grentham

(En la rueda de prensa, con Ash)

Día de mierda.

Día.de.mierda.

Y con todas las putas letras, además. Porque el día ha tenido que empezar bien. He madrugado, creyendo que lo tenía todo dispuesto,grabadora y demás para dirigirme a la rueda de prensa y contaba con mi compañero que, supuestamente, me iba a ayudar.

Supuestamente, porque el muy cabrón me ha dado plantón así como quien no quiere la cosa. La cuestión es que con el estrés, obviamente, he despertado a Ash y me ha preguntado que si me pasaba algo, no he podido inventarme nada para no preocuparla en exceso porque realmente son cosas de mi trabajo y puedo solucionarlas yo solito, pedirle ayuda a mi compañera Laura o algo así que seguro que estará por ahí, además antes de mi primera dosis de cafeína no soy persona así que fue inútil.

Para qué se la nombré,lleva celosa de ella aunque lo disimule muy bien desde que conoce su existencia. Cuando la escuché decirme que ella podría ser mi ayudante, que no tenía realmente nada mejor que hacer, creía que mis oídos me engañaban hasta que terminó el café que había preparado, me dio un beso y me dijo que estaría lista.

En ese punto, supongo que no tenía ningún tipo de escapatoria. Luego consideré la posibilidad y me dije que por qué no. No había que hacer ningún tipo de máster para estas cosas así que le dije que sí, me quitaba el apuro de encima y la hacía feliz a ella, dos por uno.

Estas tres semanas han sido buenas, la verdad, quitando los pequeños rifi - rafes causados por la presencia de mi compañera. Aparte de eso, me enteré de que una, digamos, antigua amiga, Helena, estaba por Niamh. Esa fue otra a la que tuvimos que enfrentarnos, pero Ash debería saber que eso fue hace demasiado tiempo y que además ella está enfocada en otra persona y yo en quien tengo que estarlo, así que no hay más misterio. En materia de trabajo había mucha rumorología circulando por la Isla, diciendo que las cosas acaban de joderse aún más. No conozco a William Archer, ni a esa Charlotte salvo por encontrármela por la calle algún que otro día y la verdad es que no iba con cara de querer pararse a hablar, así que me limité a respetar su decisión y admirarla de lejos - porque es guapa, mucho, ese William es afortunado. Aunque quizás, ahora que vamos a ir a la rueda de prensa, me vendría estupendamente tener su versión de los hechos.

Llegamos allí de los primeros, aún así ya había un tumulto de gente increíble pero pudimos hacernos con un sitio en condiciones. Creo que a Ash le fascina verme trabajar, pero yo siempre le digo que lo que hago no es para tanto, realmente. Me admira demasiado, y yo me quiero lo mínimo, qué le vamos a hacer.

Cuando la reina y el rey del cotarro salen me quedo a cuadros. Esta gente realmente se creen los dueños del lugar y que nosotros estamos a su merced, ¡literalmente! Es flipante, y conforme más escucho las respuestas a mis preguntas más alucino. Progresivamente me empieza a arder la sangre y empiezo a pensar que ahora no es que quiera por curiosidad si no que necesito la otra versión de la historia y sé que la obtendré. Miro a mi novia, que está a mi lado con cara de querer liarse a soltar sapos y culebras en cualquier momento. Conozco esa cara, está apunto de saltar. La tomo del brazo y me acerco a su oído.

- Por lo que más quieras, no comentes - susurro - No quiero que acabes entrullada tú también, que estos se las traen.

Una vez este paripé de mierda ha terminado, me puedo permitir tomar aire y llevarme a mi novia a un lugar apartado mientras recopilo todo lo que hemos obtenido. Ella me mira algo consternada y me pregunta que qué impresión tengo, que a ella no le gustan nada.

- Ni a mi tampoco, Ash - le digo - Ni a mí tampoco, pero no me voy a estar quieto.


avatar
Bolly

Mensajes : 1112
Fecha de inscripción : 14/10/2010
Edad : 34
Localización : Hollywoo.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x04 -- Hurricane

Mensaje  _Sara el Mar Jul 10, 2012 11:17 pm

Muevo con esta que me la dejé mortalmente olvidada XD.

Jessica Crawley (con Harold)

Foto random porque no encuentro ons de tlf XD.

Cierro la puerta con la horrible sensación de que Tess no se fía. Lo peor de todo es que hace bien. Bueno, no, lo mejor de todo es que ha convertido el mal tiempo en "alerta de huracán" y ya me da mal rollo el picnic y todo. Me despido de ella, y vuelvo a sentarme en el sillón que está junto a la ventana. Me muerdo el labio inferior. No hay llamada de Harold en mi móvil, pero supongo que yo tendré que hacerme la responsable esta vez. Odio hacerme la responsable, tengo sólo diecinueve años. Me gustaría conseguir hacer alguna locura de vez en cuando, pero luego pasan estas cosas que me lo impiden... y me gustaría pasar de todo pero no puedo. Mierda. Nuestros padres nos han educado demasiado bien. O eso o Harold y yo ya hemos acabado mojados una vez y por mucho que me guste la idea... no creo que nos salvemos de la pulmonía dos veces. A mí me da igual, entre comillas, pero no me perdonaría que él cogiera un trancazo a poco tiempo de las elecciones. O eso dice mi padre, que falta poco. Pero lleva como dos meses que no habla de otra cosa, así que tampoco debería tomármelo tan en serio.

Miro por la ventana y compruebo que no hay visos de que las nubes se aparten. Por un momento me parece que está más claro por el fondo pero creo que es autoconvencimiento puro y duro. Suelto un suspiro triste y busco el número de Harold en la agenda. Normalmente verlo ahí me anima un poco, porque me recuerda que somos algo más que "amigos de la familia" pero hoy ni siquiera eso. Que tengamos que cancelar la cita, y empiece todo el lío... quién sabe cuándo podremos volver a quedar.

Pulso el botón de llamada y espero los tonos a que lo coja. De verdad, me tiene que haber mirado un tuerto. Todo iba tan bien, y de repente...

Me yergo en el asiento al escuchar su voz. Dios, de verdad que odio ser yo quien cancele esto. No quiero. Bueno, en realidad ahora que lo pienso si cancela él me habría sentido fatal pensando que el tiempo era una excusa. No creo que Harold hiciera eso, pero también sería demasiado educado para decirme que no a algo, aunque quisiera. -Hola- le saludo.- Soy yo.

Cosa que probablemente ya sabe, porque habrá visto el remitente en la pantalla, pero de todas maneras lo digo. -¿Qué tal?- le pregunto, sonando evidentemente desanimada. Va, Jess, tira para arriba. No quieres deprimirlo a él.- ¿Sigues en el trabajo? Justo te llamaba porque... bueno, casi que no te molestas en venir a por mí, ¿no? No hace muy buen día para un picnic que digamos.- Hago una pausa, y después, como quien no quiere la cosa, entro en modo tocadiscos espídico porque el silencio me pone más nerviosa todavía.- No iba a decirte nada, porque bueno, ¿cuándo nos ha asustado un poco de lluvia en Niamh? Pero entonces mi hermana me ha dicho no sé qué de huracán y por muchas ganas que tenga, que tengo muchísimas, he pensado que a lo mejor deberíamos dejarlo para otro día... ¿no?

Qué idiota me siento. Y no debería. Quiero decir, no debería importarme tanto perderme esta cita. Y sin embargo me importa. -Ya nos... llamaremos otro día. A menos que, no sé, ¿te apetezca hacer otra cosa? No es muy recomendable salir a ninguna parte así que si dices que no, lo entenderé.
avatar
_Sara
Admin

Mensajes : 2496
Fecha de inscripción : 31/08/2010
Edad : 29
Localización : The Inn

Ver perfil de usuario http://theexile.foroactivo.eu

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x04 -- Hurricane

Mensaje  _Sara el Miér Jul 11, 2012 11:57 am

Chloe Kessler (con Hester)

Mira que yo no soy la mejor influencia del mundo, pero lo que dice de que el tío al que se folló igual ya no está entre nosotros me deja un poco a cuadros. Igual me había acostumbrado a los buenos chicos después de Dylan, pero bueno, supongo que a Hester le va el riesgo. Dice que tiene un gemelo y que me dejará al "original" a mí. Es muy amable por su parte pero al menos espero que el tío esté bueno. Si es feo ni me lo pienso, no estoy tan desesperada. Ya que quiero algo al menos lo quiero de calidad, aunque también es cierto que los feos son mejores polvos porque se lo tienen menos creído y se esfuerzan más. En fin.

También me habla de los Misfits, y me pongo un poco de bajona porque la verdad es que después de pelearnos doscientas veces últimamente sonábamos mejor que nunca y me da mucha pena haberlo dejado. Bueno, a Liam no (???) pero Jeremy tenía su lado majo y en cuanto a Ian, bueno, el roce hace el cariño. Además su novio el de las pizzas me caía bien. Mira, igual podemos pedir pizzas y decirle que venga. Lo malo es que no es un polvo aceptable más que nada porque es gay y no me tocaría ni con un palo, a menos que sea bi. Ian es medio bi, el año pasado estuvo tonteando con una tía, que yo recuerde. No es que Mark sea mi tipo pero en un momento como este mejor malo conocido, ¿no? O algo.

La cosa es que pienso que bueno, por los viejos tiempos, y cuando Hester se pone a enviar mensajes como una enferma decido enviar un sms yo también. No van a querer venir porque les caigo mal (supongo) por haber dejado el grupo pero igual las perspectivas de alcohol gratis los convence. Abro el grupo de whatsapp de los Misfits y después de releer los mensajes en plan "¿por qué todo el puto mundo llega tarde al ensayo?" y "con ese vestido pareces una furcia" (en este momento casi me dan nostalgia) les escribo un mensaje.

WHATSAPP A LOS MISFITS escribió:Capullos, me echáis de menos? Si no me echáis de menos me da igual pero una amiga y yo montamos una fiesta en nuestra casa y a lo mejor queréis venir. Traed bebida y acompañante si queréis. Si no venís que os jodan. xxx

Escribo también la dirección y envío. Vale, quizá me he pasado de confianza con lo de "nuestra casa" pero quiero que piensen que sigo teniendo una vida fabulosa. Es amor propio. Dejo el móvil que ya veremos qué pasa con él y con Hester nos proponemos usar la hora y media que nos queda para arreglarnos. Un día volví a casa a coger ropa cuando Dylan estaba trabajando, pero no pude traérmelo todo (él siempre decía que no había casa para tanta ropa) así que cuando Hester me propone dejarme algo acepto.- Gracias, bitchie. Vamos a ver qué encontramos.- Ella está mejor de tetas que yo pero si encontramos algo elástico que a ella le estire y a mí me quede normal podemos hacer negocios.

Ella ya ha elegido lo que quiere ponerse (un vestido rojo "de guarrilla", palabras textuales) y yo le silbo cuando se lo prueba delante de mí. -Si tu chico malo sigue vivo igual se muere de un infarto o de un calentón cuando te vea.- A lo que ella me responde "hoy mojas" y me quedo un poco a cuadros. Luego caigo que lo mismo es un pensamiento en voz alta (Hester es así) y sonrío- Hoy mojamos las dos o no hay trato. Pero no juntas. Te quiero mucho pero no en ese plan. Eso sí, si un día quieres deshacerte de algún pesado me ofrezco a hacer de lesbiana contigo, con una amiga mía de Detroit funcionaba. Y aparte también dejas que te maquille, ¿vale?- le propongo cambiando de tema.- No de Lady Gaga, pero oye, mi segunda vocación después de la música era la estética.

Una vez la tenemos decidida a ella me voy yo al armario y rebusco entre lo suyo y lo mío, hasta encontrar un vestido de palabra de honor. Es como una sola pieza de tela, un tubo que se ensancha un poco en los lugares adecuados, en blanco con un cinturón de cadenita. -Este es de la tienda donde te llevé la primera vez, lo reconozco- le digo, y me lo pongo por encima con la percha.- ¿Qué te parece? Con los complementos adecuados... un collar y unos pendientes para destacar o algo.- También me llevé mis joyas, que no es que sean las de la corona de Inglaterra, pero les tengo cariño.

Me cambio delante de ella, me da igual quedarme en ropa interior, hay confianza, y como el vestido es medio elástico queda todo en su sitio. Me doy la vuelta en plan modelo delante de ella y cuando completo los 360º caigo en algo. -Oye... habrá que comprar suministros para la fiesta, ¿no? Porque hemos llamado a media isla...
avatar
_Sara
Admin

Mensajes : 2496
Fecha de inscripción : 31/08/2010
Edad : 29
Localización : The Inn

Ver perfil de usuario http://theexile.foroactivo.eu

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x04 -- Hurricane

Mensaje  _Sara el Miér Jul 11, 2012 12:17 pm

William Archer (con Charlotte)

Es off pero sale agarrado a una tía (????) y está mono! XD

Vera es modesta, como siempre, y nos dice que le ha costado pero ha hecho lo que debía y todo eso, y luego decide dejarnos espacio. No sé si somos muy obvios o ella es muy lista, o si es lo normal en estos casos que queramos tener un poco de tiempo a solas y ella lo ha asumido. Otra cosa por la que estarle agradecida. Su marido tiene mucha suerte, mejorando lo presente. La verdad es que no se puede decir que yo haya tenido mal gusto para estas cosas. Con mi ex-mujer, si acaso, pero uno aprende de los errores, y creo que así es como he llegado a Charlotte, con quien mejor está saliendo la cosa, aunque al principio nadie lo hubiera dicho.

Nos despedimos de Vera que dice que nos toma la palabra con lo de la celebración, que Harry y ella conocen sitios de caerse de espaldas (estoy seguro de ello, para caerse de espaldas con los precios para empezar, Harry es un pijo pero bueno, a ella le gusta así, y los he visto bastante peores, empezando por el ex de Charlotte) y luego se monta en el coche para irse y Charlotte y yo nos quedamos frente a frente. Para ser sinceros, de lo que más ganas tengo es de empotrarla contra la primera pared que se me ponga delante, aunque entiendo que tal vez tenemos que hablar de algunas cosas primero.

Es ella la que empieza hablando, y sobre la puerta. Pero o yo estoy influido por la sequía o me parece notar una segunda intención por debajo de sus palabras. Sonrío a medias. -Te pagaré la mitad de la puerta nueva. En parte fue culpa mía- digo, pero estoy más pendiente de sus labios, de cómo se mueven mientras habla, que de lo que estoy diciendo yo mismo. Subo hasta sus ojos, que me están mirando, a la espera de algo, y me da que los dos nos estamos preguntando lo mismo. ¿Es el momento? Claro que es el momento, joder. Los vis-à-vis en la cárcel se inventaron para algo y a mí no me han dado ni la sombra de uno, toca recuperar el tiempo perdido.

-He pensado en ti- susurro casi, distraído.- Cada noche y cada mañana y cada puto minuto, pensando en dónde estarías y si los locos estos te estarían jodiendo y en estar contigo y en otras cosas.- Llevo las manos a su cintura y las meto por debajo de su camisa, acariciando la piel de la espalda. En la situación en que estoy podría correrme sólo con esto. Soy patético.- Y sabes...- De su espalda voy hacia los botones de la camisa y empiezo a desabrocharlos. Lentamente. No sé por qué coño voy tan lento, supongo que quiero disfrutar del momento, por una vez que es verdad y no imaginación mía.- Imaginarme arrancándote la ropa era una manera perfecta de olvidarme de en qué maldito agujero estaba metido.

Y entonces decido pasar de la camisa, la atraigo hacia mí y empiezo a besarla casi sin acordarme de respirar. Lo que está pasando hoy es demasiado bueno, así que probablemente me despierte en cualquier momento y siga en la cárcel muriéndome de asco, pero mientras dure pienso disfrutarlo y dejar de darle vueltas a la cabeza.
avatar
_Sara
Admin

Mensajes : 2496
Fecha de inscripción : 31/08/2010
Edad : 29
Localización : The Inn

Ver perfil de usuario http://theexile.foroactivo.eu

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x04 -- Hurricane

Mensaje  Edelstein el Miér Jul 11, 2012 2:00 pm

Denis Mahler
ft. Ali
De aquí a la mendicidad hay poco.







Creo que soy la persona con más mala suerte del mundo, en serio, ¿por qué tiene que pasarme esto a mí? Yo no he hecho nada malo, bueno, sí, pero creo que ya me redimí bastante portándome bien y viniendo a vivir a esta isla asquerosa y tratando de ser una persona independiente y de provecho PERO ES QUE ES IMPOSIBLE. Juro que intenté buscar un trabajo, pero dos semanas no son suficientes y para cuando me di cuenta ya me ví con las maletas en la calle, y todo por culpa del gilipollas ese del faro, que no tiene otra palabra, gilipollas porque así es. Joder, podría habernos echado sin montar semejante jaleo, que qué le costaba, pero no, tuvo que armarnos un lío y encima avisar a la policía, con las consecuencias de trajo. Además, yo tampoco quiero decir nada pero los padres de Ali se pusieron en plan drama como si hubiéramos estado apaleando a mendigos y dedujeron que ahí la mala influencia era yo, cosa que bien pensada era un poco verdad porque hasta donde yo sé Ali era una buena chica y tal hasta que yo llegué. A ver, que no es que nos hayamos dado a las drogas y al alcohol (bueno...no mucho) pero la verdad es que hasta se saltó algunos días las clases por ir a hacer algo, aunque fuera a dar una vuelta. No, si al final tendrán razón sus padres con que yo soy una mala compañía y todo eso, si van a estar en lo cierto.

Que admito que se me ha pasado más de una vez por la cabeza volver, más de una vez y más de dos porque yo no puedo seguir así, de verdad. Una cosa es no estar en una casa de veinte pisos y con dos piscinas y pista de tenis, y otra cosa es vivir en un sitio que se cae a trozos y que no tiene por tener ni luz ni nada de eso y donde me helo el moco, porque creo que he cogido tantos refriados ya que soy inmune. No es que no haya intentado encontrar un sitio nuevo que lo he intentado, pero es un poco complicado teniendo en cuenta que tengo cero referencias, cero dinero y nadie se va a fiar de mí. Joder, si es que todo hubiera sido mucho más fácil si a mí no se me hubiera ocurrido la genial idea de ponerme a hacer el idiota en el faro, pero no hay marcha atrás. Ahora mismo creo que lo que tengo que hacer es ponerme las pilas aún más en cuanto a lo de encontrar trabajo, porque creo que estoy empezando a deprimirme incluso de verdad, en serio, no de estar triste y ya si no de querer morirme todo el rato, aunque puede que sea también por el hecho de que me estoy muriendo de verdad por alguna enfermedad que he cogido aquí. Me enrollo en mi querida amiga la manta que ya empieza a oler mal (seguro que cuando Ali se de cuenta se la lleva para lavarla) y me siento en lo que puede considerarse el salón, por llamarlo de alguna manera y estoy a punto de quedarme dormido cuando escucho que alguien entra.

Casi me da un ataque al corazón, joder, porque que alguien entre en esta casa no es síntoma de que algo bueno va a pasar, que admito que vivo un poco con el miedo de que alguien aparezca mientras duermo y me robe los pulmones o algo así, pero no, es Ali y creo que no he respirado tan tranquilo en mi vida `- Hey, hola, no te esperaba tan pronto, ¿qué traes?- normalmente Ali viene más tarde, casi a la hora de cenar, por eso de que es la hora en la que sus padres bajan la guardia y entonces puede escaquearse un poco, porque por supuesto tenemos prohibidísimo de la muerte vernos. Camina hacia mí con la cesta mientras me explica no se qué de un huracán, joder, no me entero de nada con esto de que no tengo ni televisión, ni radio, ni nada de eso - ¿En serio se acerca un huracán? Pues igual tienes razón en esto de que es el apocalipsis... pero lo bueno es que esta casa no puede estar peor de lo que está, así que no creo que vaya a pasar nada - se acerca para darme un beso y recitarme la lista de todo lo que ha traído, que es mucho y creo que efectivamente esto va a ser como si llegase el fin del mundo - Vaya, no sabía que realmente se acercaba el fin del mundo, vamos a tener provisiones para una guerra de siete años...Pero gracias, seguro que vienen bien, además ten en cuenta que las vamos a compartir entre dos...Y he visto como comes, así que a lo mejor nos duran dos días en lugar de siete años - bromeo, ganándome un puñetazo suave en el hombro. O no tan suave. Au.

Como siempre me pregunta por si he encontrado trabajo y esto y lo otro, pero las respuestas siempre son igual de deprimentes, no, no, y no - Pues... no, en realidad no, no he encontrado nada, fui a una entrevista y eso pero me largaron enseguida y tal, dijeron que me llamarían pero no sonó muy convincente - a ver que la esperanza es lo último que se pierde pero qué se yo, no parece que fuera bien y además la entrevista duró menos de cinco minutos, si parece que ni para trabajar en un almacén valgo - Como esto siga así, ya me veo dedicándome a vender droga...No me digas que no te molaría ser la esposa de un narco - veo que pone cara de espanto, que a veces Ali se toma muy en serio las cosas que digo - Es broma, es broma...No creo que me contratasen ni en eso - le digo para que se tranquilice mientras cojo el perióico que ha traído para que miremos ofertas de trabajo y tal y lo abro a ver si hay algo nuevo, pero creo que he peinado tanto estas páginas que ya todo me lo he leído y no es que el mercado laboral de Niamh se mueva que es una barbaridad - Mira, qué lástima, los narcotraficantes no se anuncian en los periódicos... No entiendo por qué no, si ganarían mucho más dinero, necesitan alguien como yo para mejorar su negocio y que todo les vaya bien.

Entonces viene cuando me lo suelta, que tiene dinero ahorrado y que quiere dármelo para que me busque una casa y no se qué, que me servirá para unos dos meses al menos y aunque suena tentador, que suena muy tentador, no puedo aceptar, no estaría bien - ¿Qué? No, no puedo aceptar, Ali, de verdad que no, muchas gracias pero no puedo, estaría mal y es tu dinero y tengo que apañármelas solo - la verdad es que una parte de mí grita SI, SÍ, Y MIL VECES SÍ, ACEPTA pero sé que está mal y encima Ali me lo pone difícil y pone cara de pena, esa que ponía cuando quería elegir la película que íbamos a ver esa tarde pero ahora es como más serio y yo aparto la vista porque esto solo me lo pone más difícil - No, no me mires así, en serio, no me mires que es trampa...Y sabes que no puedo aceptar, que está mal y que me sentiría mal toda mi vida y ese dinero es tuyo, encontraré algo, si este sitio no está tan mal, además es gratis y eso siempre son puntos a su favor - intento bromear aunque es obvio que este sitio es una mierda y que nadie con dos dedos de frente viviría aquí pero es que no puedo aceptarlo y tengo que quitarle la idea de la cabeza - Ali, en serio, gracias y todo eso pero no puedo aceptar y míralo por el lado bueno, si ayer tuve una entrevista de trabajo es que las cosas no van tan mal...Venga, va, vamos a mirar anuncios, que seguro que enseguida sale algo y todo va bien, ¿vale?

Sigo indagando por los anuncios poniendo cara de interesante pero realmente no hay gran cosa - Mira esto, piden gente para hacer pruebas clínicas, podría servir, aunque creo que a mí no me aceptarían, no soy un buen especimen - en realidad hasta me lo he planteado, no creo que vaya a morir ni nada, pero no se lo digo porque no va a hacer más que apurarse y eso no va a servir para nada. Rodeamos con un rotulador las cosas que pueden servir y que me deprimen hasta a mí porque creo que a nadie le gusta dedicarse a limpiar baños ni cosas de ésas, pero bueno, yo que sé, tendrá que ser así hasta que las cosas mejoren, aunque no sé como van a hacerlo si no tengo ni una carrera ni nada de eso, pero yo que sé, la gente sin carreras ni nada también tiene trabajos de persona, ¿no? - Habrá que ir llamando a estos sitios...Me tendrás que hacer de secretaria, como siempre - yo no tengo mucho dinero en el móvil, por no decir nada, así que es Ali la que llama a los sitios para pedir hora para las entrevistas si eso, porque dice que prefiere que tenga el teléfono en uso por si me pasa algo, como si cualquier día se me fuera a caer la casa encima. Bien visto, no es tan descabellado. Creo que hasta yo mismo empiezo a tener miedo de vivir aquí dentro, y más ahora que parece que se acerca el fin del mundo a juzgar por como sopla el viento.

Ali parece como decaída y me da rabia porque al fin y al cabo esta situación es todo culpa mía y encima yo soy tan imbécil que no sé como arreglarlo - Eh, oye pero no pongas esa cara, anda...Vamos a ver lo que has traído y vamos a apañarnos la merienda que yo empiezo a tener hambre - esto de cocinar siempre nos salía mal y todo eso, pero ahora viene todo preparado y además parece que Ali ahora se ha vuelto una cocinera profesional porque no hay muerte destrucción y ensguida tenemos todo montado en nuestra manta de picnic particular (porque no hay mesas aquí, seguro que las robaron hace tiempo los yonkis) y nos sentamos con las piernas cruzadas con toda la ceremonia - Ahora vamos a tener que bendecir la mesa...O a lo mejor no - a lo mejor no, porque seguro que en algún planeta esta´prohibido bendecir meriendas (?) así que nos ponemos a comer - Eh, oye, este brownie que has hecho ha mejorado mucho desde aquel pastel que hicimos y que acabó en desgracia...por cierto, ¿cóo está Señor Gato? Seguro que me echa de menos - seguro que ahora no sabe a quién agobiar con alergia ese gato del infierno, aunque al final le cogí hasta cariño siempre y cuando no se metiera en mi cama, cosa que parecía gustarle mucho al bicho. Mierda, sí, parece ser que lo echo de menos. Si es que esto es una mierda en todos los sentidos.
avatar
Edelstein

Mensajes : 975
Fecha de inscripción : 12/10/2010
Edad : 30
Localización : Back to 505

Ver perfil de usuario http://yesaffirmative.tumblr.com

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x04 -- Hurricane

Mensaje  Bolly el Miér Jul 11, 2012 2:33 pm



Charlotte Day


(Con William)

Vamos a ser honestas por un momento, ¿vale? He echado de menos el sexo. Lo.he.echado.mucho.de.menos. Y William es un muy buen amante, todo sea dicho. No lo digo sólo por la sequía, que si abusábamos de él antes de que se lo llevaran es por algo. Y la verdad es que no escucho ni cuando me dice que me pagará la mitad de la puerta, que por cierto, no tiene por qué. Tengo la suerte de ser muy previsora con mi dinero y cuando llegué aquí prácticamente con una mano delante y otra detrás hice bien de conservar los pocos ahorros que pudiera tener, de los que he tirado para este pequeño gran imprevisto. Pero me importa más bien poco todo eso ahora, incluso los asuntos que tenemos que tratar que no son pocos precisamente, sólo me centro en sus manos y en que están perdiéndome con sus caricias y por supuesto, las cosas que me dice. Y él está extremadamente cachondo, y yo también, y vamos a ver si llegamos a la habitación o follamos contra la pared de la entrada, que tampoco me sorprendería al paso que van las cosas. Tomo un poco de aire porque, Dios, le tengo muy cerca y como no me tome en brazos ahora mismo, me lleve al cuarto y me desnude no sé si podré aguantar mucho más.

- Yo también he pensado en ti - mi voz emerge ligeramente ronca, mientras una mano va desabrochando el cinturón de su pantalón - No veía el momento en que volvieras.

Me acerco a su oído y muerdo el lóbulo de su oreja, despacio antes de que básicamente me empotre y me bese - nos besamos - como si el día de hoy fuera prácticamente el último antes del apocalipsis. Mis manos, ligeramente temblorosas, van hacia su camisa, abriendo camino ante todo eso que nos estorba. Antes de darme cuenta he dado un pequeño salto y mis piernas están rodeándole. Vuelvo a besarle, por un momento y con intensidad, antes de decir en su oído:

- Llévame a la habitación, ya hemos esperado suficiente.

Él sonríe, y yo suelto una risita mientras hundo mi cara en su cuello y vamos a la carrera a la habitación. No son muchos pasos, pero para nosotros, son como kilómetros.

Si esto sigue siendo un sueño, y los suaves besos de William y lo tibio de su lengua contra la mía una ilusión, entonces por favor, que no me despierten.

Pero sé que un sueño no puede ser tan real por más que una quiera intentarlo.
avatar
Bolly

Mensajes : 1112
Fecha de inscripción : 14/10/2010
Edad : 34
Localización : Hollywoo.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x04 -- Hurricane

Mensaje  _Sara el Vie Jul 13, 2012 12:51 am

David Sinclair (con Erin)

On de bolsas de Erin XD.

La verdad es que ya le había propuesto antes a Erin lo de que se viniera a casa, en cuanto empezaron a dar las noticias de que podía liarse, y sobre todo cuando empezaron a putearla en el puerto. La pobre, no gana para disgustos con el barco. Desde que la situaron mal y tuve que ir a moverla yo, ahí empezó su tira y afloja con la administración del puerto. Que bueno, espero que del primer contratiempo no se arrepienta (nunca la habría conocido si no) pero ojalá la dejasen en paz de una vez. A muchos barcos los han dejado refugiarse o les han buscado sitio en Belfast pero de ella han pasado olímpicamente y lo mejor de todo, después de explotarme y pasarme todas las decisiones complicadas escurriendo el bulto, esta vez John no me ha dejado meter mano. Estoy harto que de Duncan le influya tanto, que me parece que come de su mano (estoy seguro de que ha sido idea suya) pero en fin. No me queda otra que aguantar el chaparrón. Casi literalmente.

Me duele que haya empaquetado cosas. Porque no es una maleta para unos días, es como si temiera que cuando vuelva el barco esté hecho polvo. En ese caso, me da igual lo que diga todo el mundo, ella se queda en casa. Ellos lo han liado, ellos acarrean con las consecuencias. Aunque, por mucho que me gustara tener a Erin en casa, espero que no le ocurra nada al barco. Sigue siendo su casa y yo también tengo muchos buenos recuerdos en él. Confío en el diseño del puerto, al fin y al cabo sé que John no se habría hecho cargo nunca de algo que fuese a causarle problemas. Nunca se ha destacado por su valentía, pero por si acaso.

Cuando Erin vuelve de vestirse la veo con los ojos enrojecidos y las gafas puestas. Sabía que las necesitaba, porque la he visto quitarse las lentillas cuando estamos juntos, pero nunca la había visto con gafas. Parece más joven y más vulnerable y el hecho de que haya llorado me lo pone todo aún peor. Joder, no quiero que se sienta mal. Quiero abrazarla, pero ella intenta mantenerse ocupada recogiéndolo todo y la dejo hacer. Me falta inteligencia emocional. Casi todo lo que he aprendido de verdad sobre las chicas y tal lo estoy aprendiendo con ella, y seguro que me falta mucho todavía. Al subir con todo, finalmente, le cojo unas cuantas cosas.- Anda, trae. Por lo menos deja que me cuelgue las bolsas.- Me paso un par de correas por la cabeza, que pesan como un niño de dos años, y luego la atraigo hacia mí para besarla.- Estás muy guapa con gafas, ¿lo sabías?- es un pensamiento cualquiera, pero imagino que le gustará, por lo menos.

Nos tomamos las últimas cervezas que le quedaban en la nevera, cerramos el barco y nos vamos. Ella está desanimada y por eso no hablamos casi en el trayecto. También comprendo que en cuanto llegamos, pase de acercarse al salón. Veo que Lily ha traído compañía. O la casa del tío este también está el peligro con el temporal o lo ha traído por joder, que también lo creo. Decido que me haré el educado luego y nos subimos a la habitación, donde me dedico a cuidarla y empiezo por quitarle las botas. Me siento como si debiera compensarla, aunque nada sea culpa mía. O intentar hacerla sentir mejor. Cuando acabo, me pongo a su lado, apoyado sobre un codo, y la miro desde arriba. -Puedes quedarte todo el tiempo que quieras, ¿sabes? Si Lily que es una invitada al fin y al cabo está trayéndose a gente de la calle qué menos que aquí quedas tú.- Entonces caigo que es como decirle de antemano que lo de su barco acabará mal y le sonrío.- Aunque con suerte la tormenta acabará pronto y podremos largarnos de aquí. Para ser mi casa empiezo a cogerle bastante tirria. - Deslizo el dedo por su mejilla, siguiendo el contorno de su rostro, distraído.- Había pensado... que si eso, con el tiempo, si piensas seguir en Niamh, podríamos buscar un sitio, un piso o una casita junto al mar. ¿Te acuerdas cuando fuimos a la playa esa detrás de los acantilados? Cuando me hiciste bañarme con el frío de perros. Me parece un buen lugar, ¿no crees? Algo más a largo plazo... y yo podría ir a verte.- Pero sé que la estoy presionando. Sin querer, voy preguntándole por sus planes a largo plazo y ahora está un poco baja de ánimos, no es el momento. La beso suavemente y cambio de tema.- Voy a llenar la bañera. Instálate por donde quieras, esta es tu casa. Si quieres, te espero dentro, en plan Cleopatra.

Como Duncan o John me pillen en plan Cleopatra me suicido en la bañera o me parto, una de dos. Menos mal que este es "mi baño", entre comillas, y no suele entrar nadie. Calculo la temperatura del agua y abro los grifos. Hay toda clase de chorraditas de gel y bolitas de aceite de baño, que es lo típico que te regalan y nunca usas. Puede que hoy sea un buen día. Lo saco todo y vuelvo al dormitorio a quitarme la ropa.- Por una parte...- le digo a Erin, mientras me quito el traje y la camisa- no estaría mal que cayese el diluvio universal. Que se inundasen un poco las oficinas del puerto y todo, y poder quedarnos mañana en casa. No he faltado ni un día al trabajo desde esa primera mañana que me escaqueé contigo y empiezo a estar harto de ser tan responsable. Si la tormenta no me ayuda prométeme que colaborarás conmigo en inventarnos algo medianamente creíble.- bromeo (lo peor es que no del todo) y una vez me he quedado en calzoncillos la miro enarcando las cejas.- Bueno, ¿vamos? ¿O prefieres que te desnude yo?
avatar
_Sara
Admin

Mensajes : 2496
Fecha de inscripción : 31/08/2010
Edad : 29
Localización : The Inn

Ver perfil de usuario http://theexile.foroactivo.eu

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x04 -- Hurricane

Mensaje  _Sara el Vie Jul 13, 2012 1:25 am

George Montmorency ft. Frank Davis (con Amanda)

Esta noche parece que nos vayamos a comer el mundo, si es que hasta vamos en moto. Sé que Frank me la ha dejado por dar buena impresión (mientras mejor impresión dé más pilla él también, el muy capullo) pero me da igual, porque me la ha dejado y a Amanda le encanta. Esto ya no es sólo parte del negocio, a una pequeña parte de mí le gusta complacerla y de algún retorcido modo, compensarla por lo que voy a hacer. Por eso la llevo en moto, no por otra cosa. Nunca se lo diré a Frank, porque está como un puto cencerro y acabaría sacando conclusiones extrañas, pero es cierto.

La cosa es que llegamos enseguida (no hay nadie en la calle, deben de estar esperando el armagedón metidos en casa), aparco y entramos al pub. Amanda está nerviosa. Hace como que no, pero yo se lo noto. No es del todo calculado cuando le cojo la mano para animarla. Al fin y al cabo yo estoy aquí, y bueno, Frank no muerde. De hecho muerde menos que yo, aunque eso es algo que tampoco le diría nunca a él, que tiene muy buen concepto de sí mismo. Antes de ir a su encuentro compruebo aliviado que no ha pasado de mi culo como de costumbre y ha cogido una mesa para los tres, míralo cómo hace lo que debe cuando le interesa, y me vuelvo hacia Amanda. Le doy un toquecito en el mentón y le sonrío, para que ella haga lo mismo.

-¿Nerviosa, princesse? Ya verás como todo sale genial.- le aseguro.- Le he hablado un montón a Frank de ti pero seguro que superas sus expectativas. Prometo que no te hará salir a cantar como hice yo. A menos que tú quieras. Y yo estoy justo aquí, ¿vale?

Sé que Frank nos estará mirando de lejos y pensando que va a ponerse a vomitar arcoiris en cualquier momento, pero que le jodan. Sabré yo lo que tengo que hacer. Me vuelvo hacia él, que nos mira, esperándonos, y finalmente respiro hondo y le saludo con la mano, de lejos. Ya sí que no hay vuelta atrás. Tomo a Amanda por la cintura y la guío suavemente hacia la mesa. -Si se pone muy cariñoso, marca territorio. O si prefieres lo marco yo- bromeo, para relajarla, o algo.


Dicen que todos los tontos tienen suerte, y no es por tratar a George de tonto (es un buen socio, y un buen amigo, aunque le diga cosas de coña no me conviene) pero por mucho que se queje, sabe dónde meterse o tiene a alguien ahí arriba, o abajo, echándole una mano. Me había dicho que la chica era un talentazo y que era guapa, pero no me la imaginaba así. Es más guapa, sí, y más joven, que las últimas ya tenían una edad. Lo del talento está por ver, pero sé que George no es fácil de impresionar. Confío en que conserve su buen criterio también en horas bajas.

Me levanto del asiento para ir a saludarlos. A George dudo entre darle la mano, más profesional, o un abrazo, que es más de somos mejores amigos y ofrece más confianza a la chica, y opto por lo último. Él se queda un poco a cuadros, ¿pero qué esperaba? ¿Dos besos a la francesa? A mí nadie me verá dándole dos besos a un tío, lo siento.

A ella sí se los doy, no obstante. Somos como una gran familia, o lo fingimos. -Así que esta es la famosa Amanda- le digo, con una sonrisa. George me mira regular solamente y tengo que contenerme para no reírme más. No sé qué le pasa esta vez, está como descolocado. Entre distraído y marcando territorio. O tiene mucho miedo de que algo salga mal o está más colgado de esta de lo que quería hacerme creer. Que no es que funcionara mucho, la verdad. Su insistencia por que la conociera es un poquito sospechosa. Más vale que no se nos confunda demasiado.- Me alegro muchísimo de conocerte, aunque me habían hablado tanto de ti que es como si ya lo hiciera. Yo soy Frank, espero que también te hayan hablado de mí.- Es mi técnica, hacerme el simpático. A mi manager americano le funcionaba.- Sentaos, pediré una ronda para todos.

Con sus pedidos, voy a la barra y vuelvo con los vasos. Me siento con ellos otra vez y fijo mi atención en Amanda. No es la típica inocente, lo noto, así que George debe estar currándoselas estupendamente. Y eso que decía que estaba oxidado. -Me han dicho que eres un diamante en bruto- le comento, y sonrío cuando ella lo hace.- No pongas esa cara, estoy seguro de que es cierto. George nunca miente- al menos a mí, pienso.- ¿Cuánto tiempo hace que cantas? Tengo entendido que te gustaría hacer carrera... es un mundo duro, te lo digo por experiencia. Pero tú también pareces una chica dura.

Joder, George, deja de mirarme así ya. No estoy flirteando, sólo estoy siendo amable. Tómate la puta cerveza y relájate ya.
avatar
_Sara
Admin

Mensajes : 2496
Fecha de inscripción : 31/08/2010
Edad : 29
Localización : The Inn

Ver perfil de usuario http://theexile.foroactivo.eu

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x04 -- Hurricane

Mensaje  Arwen el Vie Jul 13, 2012 7:47 pm

Subo a este que, a parte de ser una intro, ya lo tenía medio escrito.


Harold Scott
con Jess al telf.


Cuando la monez se multiplica por 9...

Menuda mierda de día, el universo ha confabulado contra mí para joderme por 4 sitios distintos y a la vez. Primero la amenaza de temporal (meteorológico) y ahora esto (el temporal que va a caer todavía no lo prevé nadie), pero el huracán no va a ser lo único que destrozará Niamh en las próximas horas e intentará segar toda vida humana que se interponga a su paso. Estamos atados de manos y pies, porque si no lo estuviéramos no dudaría nada en rodearle el cuello con ellas a esa zorra alemana del demonio. A veces pienso que el gol que nos hemos dejado colar ha sido demasiado grande y que ni siquiera un gobierno fuerte y unido conseguiría desbancar a la señorita Schulze y sus secuaces. ¿Por qué tengo la sensación de que, cuando les miro, sólo estoy viendo la punta del iceberg?

Como concejal {1} del Ayuntamiento tenía derecho a una silla en la rueda de prensa, pero he renunciado a ella para quedarme al fondo de la sala, apoyado en la pared, mientras me informaba en directo de alguna que otra información de última hora. No digo que Archer sea nuestra llave dorada, pero al menos cuando él estaba en el cargo el sol se atrevía a asomar la cabeza y brillaba sobre nuestras cabezas. Desde que Archer está encerrado, es como si todos los días hubiera hecho mal tiempo. No puedo evitar esbozar una sonrisa burlona cuando mete de por medio a la "mano de hierro" que representaba Walleran para esta ciudad. Será hipócrita la tía. John Walleran era una ancianita cascarrabias comparada contigo. Estoy a punto de perder los papeles e irrumpir en mitad de la rueda de prensa, cuando Hans Kettleblack, el hijo del señor Kettleblack, me pone una mano en el hombro y me mira negando con la cabeza. ¿Tan transparente soy?

Creo que ya he escuchado suficientes pamplinas por hoy, por lo que salgo de la sala y subo de nuevo hasta mi despacho. Pienso hacer un informe bien detallado de todos sus movimientos y se los mandaré a la comisión de gilipollas que valoró como una buena idea el poner a estos capullos al mando de una ciudad en ruinas. Nos la están destrozando más. Niamh sólo puede ser gobernada, dirigida y protegida por un niamhés, cualquier otra persona que lo intente no conseguirá nada. Nada bueno, me refiero. Para encargarte de esta ciudad tienes que tenerla apamada en todos sus ángulos.

Llevo un rato con la vista perdida, mirando desde mi ventana, cuando escucho pasos por detrás mío y hago girar la silla rotatoria. - ¿Han terminado ya? - Kettleblack me informa que hace un rato que se han largado, pero que ha esperado para decírmelo por si acaso. También me informa del final de la rueda de prensa, donde por lo que veo poco les ha faltado para proclamarse Másters del Universo.

Después de este espectáculo lo último que me apetece es tener que ir a comprobar que los niños del hospicio se estén instalando bien en el polideportivo, porque no me apetece tener que avanzar información sobre la rueda de prensa y explicar lo que van haciendo ciertas personas. Yo no daré la cara por ellos y no me cortaré ni un pelo en dejar bien claro que lo que hacen nada tiene que ver conmigo y que toman las decisiones sin consultarnos. En parte, me siento como si fuera solamente allí por hacer campaña y cuando me ofrecí a ir era porque realmente me apetecía. No sé si seré capaz de recuperar ése sentimiento. Los ánimos están muy hundidos.

Y de repente suena mi teléfono y se enciende en la pantallita el nombre de Jessica. Automáticamente se dibuja una sonrisa en mis labios, un poco más y olvido que había quedado con ella. Descuelgo. - Hola - respondo a su saludo. Me deja un poco parado que me pregunte que qué tal, porque suena a que después de eso van a venir las malas noticias. - Bueno, sí, estaba en el despacho. Recogiendo. Ahora iba a casa a cambiarme - no precisamente para la cita, aunque una vez en casa lo hubiera recordado. Tuve la oportunidad de comprarme una agenda electrónica a buen precio, pero no recuerdo el momento en que decidí no hacerlo con la excusa de que tengo buena memoria. Seguramente, cuando hubiera llegado a casa hubiera recordado la cita y la hubiera llamado yo, para cancelarla, bueno, pos ponerla... en ningún momento la hemos cancelado. Y es que yo tampoco podía quedar con ella, a menos que... que quiera... pero no puedo invitarla a ir a montar camas para niños y a servir las cenas. ¡Dios, el picnic! llevaba semanas esperando el día y al final se ha juntado todo hoy. Vaya, a medida que avanza la conversa me estoy quedando chafado del todo.

-Cuando pusimos la fecha del picnic todavía no sabía nada de esto, pero los niños del orfanato van a alojarse en el polideportivo para pasar la noche y tengo que estar allí. Unos expertos han hecho un estudio y se ha acordado que los trasladaríamos al centro de la ciudad por si las destrozas del huracán les dejaban incomunicados. Debo decir que el mismo estudio ya decía que era poco probable, pero decidimos curarnos en salud y poner en marcha el traslado. - me cambio el teléfono de oreja - Si quieres te llamo mañana y miramos de ponerle otra fecha al picnic. Y así me cuentas tu experiencia con el temporal. - no puedo evitar sentirme un poco paternal y hacerme preguntas como si estará bien o si pasará miedo. Por Dios, menudas chorradas se me ocurren. Encima, auguro que pasaré hasta bien entrada la noche despierto y que hasta las 3 de la mañana no rozaré la cama... O, incluso, hasta mañana por la mañana. Me gustaría decirle que puede llamarme si pasa algo o se asusta o... pero hasta sólo de pensarlo me siento ridículo, así que mejor me callo. - Venga, un beso. Cuídate.

No sé si debería mandarle besos telefónicos, pero su padre siempre me ha tratado como si fuera de la familia, así que en parte este "trato cordial" ya lo teníamos de hacía tiempo, aunque ahora creo que nuestra relación ha dado un giro. Cuelgo y guardo el teléfono en mi maletín. Me coloco la chaqueta y salgo disparado para casa. La suerte de vivir cerca del trabajo es poder ir a pie, porque lo jodidamente complicado es moverse en coche dentro de esta maldita isla. Una vez en casa, me desnudo mientras voy paseando por la casa para ir preparando todo y me meto en la ducha rápido, porque en media hora pasan a recogerme para ir hasta el polideportivo. Mi becario ha preparado la furgoneta con todo lo que ofrecemos a los niños del orfanato y según tengo entendido el grupo de voluntarios es reducido, pero parece que le han puesto ganas y también han preparado cosas para los niños.

Nigel es la cosa más puntual que puedas imaginarte, así que 10 minutos antes de la hora acordada, ya suena el timbre para darme el primer toque. Pobre, se pone muy nervioso si le hago esperar, así que como ya lo preveía le hago subir y le sirvo un poco de té en su taza habitual. Es un poco patético pensar que hay una taza "para Nigel" en mi alacena, preferiría que fuera la de J... una mujer. Cuando estoy listo del todo salimos hacia el polideportivo. Una vez allí, Nigel se empieza a poner nervioso porque los voluntarios no están, no han montado nada y no le cogen el teléfono. Pobre, más que un té va a necesitar una dosis de valium para caballos. - Oye, cálmate. Se me ha ocurrido una idea. Conozco un par de maestras, les pediré que vengan. Mientras, sigue intentando contactar con ellos, llama a todos los teléfonos que tengas. Y también llama a tus amigos... venga, ya verás que salimos de esta.

Pero no sé qué puñetas toco (o puede que el subconsciente me haya traicionado) que cuando descuelgan, descubro que he llamado (o rellamado) a Jessica. Nervios, dentro, acción (?). - Ey, perdona que te vuelva a llamar. - trago saliva. No se me ocurre ninguna excusa creíble, así que le propondré lo del voluntariado... aunque seguro que me dice que no. - Pero, verás, hemos tenido unos problemillas y el caso es que pensábamos que iban a presentarse unos voluntarios y al final estamos solamente Nigel y yo - creo que le he hablado de Nigel. Bueno, ya se lo presentaré. - No te lo pediría ni no fuera necesario pero... ¿podrías bajar a echar una mano? - suspiro. Bueno, ya lo he dicho. - ¿Qué me dices?



{1} hago mención especial a esta palabra, porque hasta ahora yo escribía "regidor" y me quedaba más fresca que una lechuga. Pido disculpas por la mala traducción que he hecho hasta ahora u_uUUU y por las confusiones que haya podido ocasionar.
avatar
Arwen

Mensajes : 1161
Fecha de inscripción : 12/10/2010
Edad : 31
Localización : in the Redverse! <3

Ver perfil de usuario http://arwenshions.tumblr.com

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x04 -- Hurricane

Mensaje  Bolly el Vie Jul 13, 2012 9:27 pm



Amanda Woodward

(Con George y Frank)


No sé por qué no me imaginaba que el amigo de George fuera a ser de esta manera. Quiero decir, no me lo esperaba tan simpático ni por cierto tan joven. Lo que hace formarse imágenes mentales de la gente, luego cuando las tienes delante no se parecen ni una pizca a la idea que tenías hecha. Es simpático y también está colaborando a que no me sienta tan tensa, porque lo estoy y un rato largo. Los ánimos de George me ayudan un poco. Asiento cuando me asegura que estará ahí en todo momento y finalmente nos dirigimos hacia la mesa que Frank había reservado previamente.

No me da una mala impresión así de entrada, de hecho es muy mono y parece que la relación que tienen es de mucha confianza a juzgar por el abrazo que se dan para saludarse (aunque George se ha quedado un poco con cara de a qué ha venido eso, ¿dos amigos no pueden abrazarase? qué tío...) Y a mí me da dos besos y me dice que George le ha hablado mucho de mí, que nos sentemos y que va a pedir una ronda para los tres, y que espera que él le haya hablado de mí. En lo que vuelve le miro, no sé qué demonios le pasa o qué le escama tanto. Sé que ha bromeado antes sobre marcar el territorio, pero creo que lo está haciendo de verdad. Sonrío para mí misma distraídamente y Frank trae las bebidas.

Me suelta que soy un diamante en bruto (Sí, como Satine, no te jode) y no puedo si no sentirme terriblemente halagada y sonreír incluso un poco sonrojada. Lo cual no sé si le sienta bien o mal a George, creo que lo segundo, a juzgar por las caras disimuladas que le está lanzando a su amigo. Dios bendito, peor que un niño. Me pregunta que cuánto tiempo llevo cantando y lo justo, por desgracia para mi especie de novio (o algo), es responder.

- Bueno - digo - Me lleva gustando cantar desde que tengo uso de razón, así que mis padres no dudaron en meterme a clases desde que tenía aproximadamente siete años, así que podría decirse que entrenamiento no me falta - suelto una risita y le escucho mientras me dice que no es un mundo fácil, pero que me ve una chica dura - Sí, siempre ha sido mi ilusión, digamos, dedicarme a cantar. Ya sabes: West End, Broadway. Nunca lo he descartado pero también me he hecho a la idea de que no todo el mundo puede comer de eso. Es como los escritores, tienes que tener algo a donde acudir, muchos no pueden vivir sólo de sus libros, ¿verdad?

Miro a George, que parece celoso de estar prestándole tanta atención a su amigo y planto una mano sobre su antebrazo

- Pero no pierdo nada por intentarlo, supongo, ¿verdad?





Última edición por Bolly el Sáb Jul 14, 2012 12:13 pm, editado 1 vez
avatar
Bolly

Mensajes : 1112
Fecha de inscripción : 14/10/2010
Edad : 34
Localización : Hollywoo.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x04 -- Hurricane

Mensaje  _Sara el Sáb Jul 14, 2012 12:08 pm

Jeremy Fowler (con Rebecca)

La he asustado. Dios, no era eso lo que quería hacer. Es que me pone nervioso. Nunca he tenido paciencia para la gente que me enerva y en este caso ha sido ella. Mis planes eran muy distintos en mi cabeza cuando pensé cómo iba a ser esto. Es la primera vez que un plan se me tuerce de esta forma y supongo que eso también me frustra a mí. En fin, los dos estamos más irritables de la cuenta. Me obligo a respirar hondo y calmarme y asiento cuando ella me da sus explicaciones. Odio la forma en que le tiembla la voz. Es la primera vez que me repugna tanto la idea de que alguien me tema. Hasta ahora siempre me ha sido útil, pero Rebecca no tiene que temerme. No es así como funciona, o como querría que funcionase. Qué más da.

En pocas palabras, acepto sus disculpas y nos dirigimos al restaurante. Al entrar, a ella se le cambia la cara. Es como una niña pequeña, se deja fascinar por todo. Creo que es una de las cosas que me gustaron de ella. No era aburrida ni superficial ni vana como la mayoría de las mujeres que conozco. Quizá por haber estado encerrada tantos años, eso ha conservado su inocencia. La hace una persona más interesante, pero al mismo tiempo, me deja a mí la tarea de mostrarle el mundo real. O no, en el fondo, sólo estoy alejándola de él una vez más. Pero es que no quiero que cambie. De hecho, temo ser yo quien la cambie.

Nos hacen un montón de chorradas para entrar (como quitarnos los zapatos, a ella incluso le dan un pañuelo para la cintura) y nos guían a unas tiendecitas que tienen instaladas en el jardín. Precioso, pero un aplauso a la organización, situar a la gente fuera cuando va a empezar la tormenta perfecta. Contengo un suspiro y me siento en los cojines, junto a Rebecca. Mientras ella está ocupada en mirar la decoración y la rutina que comienza a nuestro alrededor yo la miro a ella. Es mucho mejor que la decoración. Es de esa clase de belleza que duele, que te hace desear poseerla y al mismo tiempo te desgarra la idea de hacerlo. Pero no puedes pedir que algo que nunca quiso estar a tu lado vuelva a ti voluntariamente. Conseguiré que se quede. No sé cómo, pero lo conseguiré.

Aparto la mirada cuando ella se vuelve hacia mí y finjo que me estoy colocando la servilleta en el regazo. Cuando dice lo de sus novelas y El paciente inglés dejo escapar media sonrisa. Estoy a punto de responderle cuando el camarero aparece y ella dice que lo quiere todo. Vaya, lo dicho. Para el mundo exterior tengo que educarla yo. Le hago un gesto de que me deje a mí y me dirijo al camarero. -Que sea un menú de degustación para dos, entonces. ¿Tienen vino?- me dice que no, que intentan ser lo más fieles posibles al espíritu y que los árabes no beben alcohol. Qué bien. Pensaba que un poco de vino nos relajaría a los dos. Me propone algo sobre té frío y asiento.- Que sea eso entonces.- Cojo las dos cartas que había sobre la mesa y se las devuelvo al camarero.- Gracias, eso es todo.- Lo cual quiere decir que por qué no se larga ya.

Lo entiende y se larga y Rebecca y yo volvemos a quedarnos solos. -Nunca has estado en un restaurante, ¿verdad?- sonrío. En el fondo me ha hecho gracia.- Normalmente tienes que leer la carta primero, y elegir los platos que quieres. Pero siendo la primera vez que venimos está bien, si probamos un poco de todo podremos saber qué escoger si nos gusta y volvemos otro día.- Si a ella le gusta y la comida es medianamente aceptable, no seré yo quien se niegue. Supongo que quiero compensarla por la bronca de antes, aunque estrictamente, tampoco he hecho nada tan malo.- Tendría que haberte llevado a algún lado antes en Londres, culpa mía. Supongo que Niamh no es el mejor sitio para introducirse en sociedad.- Me humedezco los labios antes de lanzar la siguiente frase. Es una idea, acabo de tenerla y espero no arrepentirme de ella en el futuro.- Tal vez podamos marcharnos de esta isla alguna vez, con el tiempo. No digo que una parte de mí no estuviera harta del bullicio de Londres pero quizá a las afueras. No sé, ya veremos.- Me interrumpo. Tampoco quiero darle falsas esperanzas, algo que pueda echarme a la cara. En realidad depende de ella. Si no hay peligro, volveremos a Inglaterra. Si no ceja en su empeño de rebelarse, tendremos que quedarnos en Niamh. A mí me duele tanto como a ella, o más.

Carraspeo y recuerdo algo que me he dejado antes en el tintero. -Por cierto, nunca he dicho que odie tus novelas. De hecho, aunque he pasado unos años sin tener tiempo de dedicarle a la literatura, no te niego que me ha salvado la vida unas cuantas veces.- En el internado, por ejemplo.- Y he leído El paciente inglés. Sólo espero que esto no acabe contigo en una cueva rupestre y conmigo con quemaduras de tercer grado.- Es una broma, bastante desafortunada, pero bueno.- En quien no coincido tanto es en Jane Austen, pero entiendo que te guste. A las mujeres os encantan los finales felices, y Austen decía que tras sus tribulaciones, siempre les daría uno a sus personajes. Es agradable, pero me parece artificial. No conozco muchas vidas reales con finales tan perfectos- apunto, y me detengo porque el camarero acaba de entrar, y creo que yo he hablado más de la cuenta.
avatar
_Sara
Admin

Mensajes : 2496
Fecha de inscripción : 31/08/2010
Edad : 29
Localización : The Inn

Ver perfil de usuario http://theexile.foroactivo.eu

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x04 -- Hurricane

Mensaje  Bolly el Sáb Jul 14, 2012 3:06 pm



Travis Morgan

(Con Joe)

A este gilipollas lo único que le faltaba era el puesto de Inspector Jefe para que se terminara de creer la puta ostia y que puede hacer lo que le de la gana con todo el mundo a su antojo, sólo porque tiene un puestecito de mierda en la comisaría.

Conmigo la lleva clara, pero no voy a declararle la guerra todavía, voy a ir poco a poco y cuando me toque los cojones más de lo que debería, entonces será cuando probablemente le asesine lenta y dolorosamente. Ah, más quisiera, aunque bueno, esto es Niamh, pero tal y como están las cosas últimamente mejor no meterse en problemas. Sí que le puedo dejar cuatro cosas bien dichas, sin embargo.

-Tu puesto no exige menos - respondo,sin mucha alegría - No, la verdad es que venía del trabajo y hacía tiempo para ver a alguien, las cafeterías de por aquí no están nada mal.

Y ya que hablabas de café, a lo mejor resulta que he encontrado la excusa perfecta para decirte a la cara lo absolutamente gilipollas que eres y que espero que te vaya muy mal en tu trabajo, por cierto. Pero me lo callo, porque por el momento es lo mejor. Suelo ser sutil cuando me da la gana, así que en cambio le ofrezco una mueca amable.

- Así que te acompaño, si no te importa. Ya que estoy esperaré a mi hermana antes de marcharme.

Cuando la nombro, parece tensarse. Pues no te queda nada, chaval.




avatar
Bolly

Mensajes : 1112
Fecha de inscripción : 14/10/2010
Edad : 34
Localización : Hollywoo.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x04 -- Hurricane

Mensaje  _Sara el Sáb Jul 14, 2012 9:25 pm

Bueno, niñas, lo podría haber dicho esta mañana pero lo digo ahora (y de todas formas creo que todas o casi todas lo sabéis XD). Me voy unos días, a London City del lunes al jueves, pero como vivo en el culo del mundo necesito un día extra para ir y volver XD así que desaparezco desde mañana por la tarde hasta el viernes por la mañana/mediodía. Para que no penséis que me he fugado y tal (????). Voy a ver si me quito unas cuantas deudas y si no me pongo al día con ellas ASAP! Que os echaré de menos y me acordaré mucho de vosotras. Y cuando me haya acordado, ya habré vuelto XD.

Y ahora, al lío!
_______________

Ashling Jones (con James)

Si tendré mala suerte, que la primera vez en mi vida que voy a una rueda de prensa y resulta que es el día que declaran que somos una dictadura o algo. Con lo contenta que estaba yo pensando que iba a serle útil a James. Los compañeros que tiene se rajan con cualquier tontería, como si no hubiera habido unos mil temporales en Niamh (porque no sé por qué se ha rajado, pero seguro que es por el tiempo, vaya, ni que le fuera a llover ácido sulfúrico) y luego nunca ha pasado nada gordo. En fin, él se lo ha perdido, porque al final he sido yo la que le ha ayudado y encima he presenciado uno de esos momentos que luego salen en los documentales de la tele. El anterior cambiazo de Niamh me lo perdí porque estaba desintoxicándome, pero este ha sido otra cosa. Aunque bueno... por muy momento histórico que sea, tampoco es que haya cambiado para mejor.

Me paso el final de la rueda de prensa indignada y con James mirándome para que no salte con nada. No mola nada que seamos una dictadura, a mí me gustaba la libertad de expresión (bueno, a quién no) y empiezo a tener miedo de que empiecen a ir a por los periodistas. No sé si James es de esos que escriben contra el sistema, como Veronica Guerin (ah no... que esa escribía contra el IRA, pero bueno, se la cargaron igual) pero no quiero que se meta en problemas. Por eso, cuando paso de indignarme a preocuparme y estamos fuera, le pregunto qué cree que va a pasar. Y me dice que no lo sabe, pero que no se va a estar quieto. Bien, James, no es como la cosa que más me tranquiliza del mundo.

-Tú tampoco te pongas en plan "Los Tres días del Cóndor"[1]. A ver si el que vas a acabar entrullado vas a ser tú, y no quiero, he tenido muchos amigos en la cárcel y me he escaqueado de visitarlos, pero contigo no podría y esos sitios me dan mal rollo- le digo, como medio en broma, pero en realidad lo digo muy en serio. No quiero que le pase nada. Que nos pase nada. Cuando todo empezaba a ir bien, no quiero que se tuerza. No vamos a arreglar Niamh callándonos y esperando a ver qué pasa, pero ¿realmente tenemos que arreglarla nosotros? No sé, para eso está la poli, el ayuntamiento-. Podrías cubrir las elecciones. Sacar las opiniones en contra pero que no sean tuyas. Bueno, anónimas, claro, que si no van a por ellos y tampoco es plan-. Me muerdo el labio y lo miro a los ojos. Parecerá una tontería, pero estoy preocupada de verdad.

Guardo la libreta donde he tomado las notas y el móvil, que lo he usado de grabadora más o menos a partir de la mitad (no sé escribir tan rápido) y me cruzo de brazos. Hace viento y me congelo un poco.

-¿Quieres ir a tomar un café? Así nos refugiamos y te ayudo a organizar las notas o algo. Mientras no nos prohíban tomar café...



[1]En realidad se refiere a Todos los hombres del presidente que es la que va de periodistas. Pero Ash las confunde porque en las dos sale Robert Redford (y yo también XD)
avatar
_Sara
Admin

Mensajes : 2496
Fecha de inscripción : 31/08/2010
Edad : 29
Localización : The Inn

Ver perfil de usuario http://theexile.foroactivo.eu

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x04 -- Hurricane

Mensaje  _Sara el Sáb Jul 14, 2012 10:51 pm

William Archer (Con Charlotte)

Esto de que Charlotte siempre acabe enganchándose a mí como un koala me gusta, porque no es la primera vez que lo hace y me recuerda a los viejos tiempos. Vale, viejos tiempos que son hace menos de un mes pero... todo ha cambiado tanto desde entonces que parece que haga un siglo. Ella, sin embargo, no ha cambiado. Y esto que estamos haciendo tampoco. Me dice dormitorio y la llevo al dormitorio (al fin y al cabo es allí adonde queríamos ir a parar, inevitablemente) y la siento reír contra mi cuello. Está contenta, asimilando que esto está pasando de verdad, y yo también, más o menos. Cuando llegamos a la cama, ya nos hemos besado casi todo lo besable y ella se ha encargado de abrirme la camisa, así que ya llevamos un tramo hecho. La dejo sobre el colchón y me sitúo sobre ella, pero cuando echa mano para seguir desnudándome, niego con la cabeza. -De eso nada. ¿Quién es el que ha pasado tres semanas en chirona? Pues yo tengo ventaja.

Le desabrocho la camisa despacio, por darle emoción, aunque estoy resistiendo la tentación de saltarle los botones (¿qué? ella me lo ha hecho a mí a veces) y cuando acabo, aparecen sus tetas y su sujetador debajo. La miro y suspiro exageradamente. - A estas dos pequeñas también las había echado de menos...- me inclino sobre ella y empiezo a besarla por el cuello hasta bajar a su pecho. La hago incorporarse un poco para abrir el cierre del sujetador y primero me ocupo de la zona con las manos y luego bajo los labios hasta atraparle suavemente un pezón.- Mmm...- murmuro-. Son aún mejor de lo que las recordaba.

Es verdad, no es que Charlotte haya andado floja de ellas de nunca, pero hoy las noto distintas. Más mulliditas, como un poco más grandes, incluso, lo cual no tiene ningún sentido, pero bueno. Me quedaría en ellas toda la vida, pero tenemos prisa, más o menos (yo la tengo y ella creo que la tiene también) así que del pecho bajo las manos hasta su cintura y empiezo a desabrochar el pantalón. Apenas consigo el botón y un poquito de la cremallera cuando ella me empuja para dar la vuelta y ser la que quede encima, derribándome sobre el colchón.

-Vale, vale- admito-. He tenido suficiente ventaja.

Sonrío. En realidad también echaba de menos esto. El tira y afloja, el intento de ambos por tener el control, pero sin malos rollos, sólo por diversión. Creo que tenemos un serio problema con esto, pero que me maten si quiero parar. La miro un segundo desde abajo, sus ojos, su cuerpo medio desnudo, sus dedos acariciándome el pecho, y dudo entre distraerme en esto un momento, en perderme en sus ojos asimilando esto, o seguir y dejar lo de asimilarlo para luego. De todas formas ahora mismo no nos van a joder, se supone que podré seguir disfrutando de ella. Así que decido aprovechar el instante, carpe diem de ese, y atraerla hacia mí para besarla. En un minuto, el resto de la ropa se habrá ido y lo que venga, joder, eso me va a hacer olvidarme de todo.
avatar
_Sara
Admin

Mensajes : 2496
Fecha de inscripción : 31/08/2010
Edad : 29
Localización : The Inn

Ver perfil de usuario http://theexile.foroactivo.eu

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x04 -- Hurricane

Mensaje  Bolly el Dom Jul 15, 2012 1:30 am



Charlotte Day

(Con William)

Me gusta que William haya vuelto de la cárcel tan juguetón, de verdad. Es como que por una vez no quiere que yo tome el control y por otro lado yo tampoco. Quiero inundarme de él hasta decir basta y que se tome todo el tiempo del mundo desnudándome si hace falta, pero por otra parte - esa parte excesivamente alterada por las hormonas - quiero ser la misma dominante de siempre. Todo se resume en tres semanas de sequía y William que está más que preparado para la acción y le tengo entre mis piernas. Aún así, le dejo jugar, le dejo que me tumbe y cuando estoy dispuesta a deshacerme de esos pantalones niega con la cabeza. Dice que ha estado tres semanas en chirona, y que se merece ventaja. No soy capaz de decirle que no, es más, que lo diga posicionado sobre mí estando yo con las piernas ligeramente separadas no me da tampoco mucha opción, sino a acceder a que me haga todo lo que jodidamente quiera. Además, ya que esto no parece sacado de algunas de mis fantasías eróticas y que es la realidad - por fin - me limito a relajar mi cuerpo, echando la cabeza ligeramente hacia atrás mientras él me besa. No sé si será cosa del embarazo, pero parece que también sintiera las cosas el doble de intensas. O eso o tengo definitivamente las tetas más sensibles porque la sensación se triplica cuando William las acaricia y las besa y yo ya empiezo a perderme del todo. Cuando me ha quitado el sujetador la sonrisa que ha puesto, diría, que es la misma que un niño la mañana del 25 de Diciembre delante del árbol. Dice que son aún mejor que las recordaba. Suelto una risa, ligeramente rota por el placer

- Me temo que has estado demasiado tiempo solo, pero como ves ellas también te han echado en falta - le sigo la broma, mientras pasa de mis pechos a mi vientre y a desabrochar mis vaqueros.

Y de verdad que me encanta que William se esté tomando su tiempo, pero como siga así no voy a poder aguantar más y sería el polvo más triste de la historia de ambos....y yo sé de polvos tristes. Los de Peter degeneraron a una velocidad trepidante a lo largo de nuestro matrimonio, de una forma que ni yo por aquel entonces me creía. Ahora, sí lo entiendo. De hecho, le pega ser patético hasta en el catre. De cualquier forma, no es nuestro caso y mis hormonas han hablado por sí solas cuando han obligado a William a voltearse. Siempre tenemos este rifi - rafe a la hora de follar pero es como mejor nos lo pasamos, honestamente. Se sabía desde el principio, dos personas con tales caracteres y que empezaron odiándose, era de esperar que los polvos fueran como poco un poco guerrilleros. Él no parece poner pegas, y de hecho sé y le noto lo mucho que le pone que haga esto. Sonrío, simplemente disfrutando de tenerle debajo, antes de que me acerque para darme otro beso que yo dejo que sea un poco escurridizo mientras acaricio su pecho y voy dejando un rastro de besos hasta el primer botón del pantalón que ya está desabrochado. Lo desabrocho, no de forma agónicamente lenta pero tomándome mi tiempo y le voy quitando la ropa poco a poco al mismo tiempo que él me ayuda con mis vaqueros. Tras descubrir nuestra completa desnudez, se me pasa por la cabeza que él seguramente estará esperando que saque un condón, pero francamente no pienso en ello. Primero porque tras tanto tiempo es difícil pensar estando encima de tu novio a quien no has podido tocar en mucho tiempo y segundo porque.....bueno, qué más da, el "daño" está ya hecho. La semana que viene no harán si no confirmarlo.

Esta vez no pienso en ser discreta ni en los vecinos ni nada. Me preocupo de William, de complacerle, de que me complazca a mí, del ritmo de nuestras caderas, de los besos enfermizos y la exigencia mutua de más intensidad, el cambio de tornas en el que dejo que sea él quien lleve las riendas, los gemidos y leves arañazos en la espalda. Muerdo levemente su hombro y mis pies se enredan en su cintura conforme más nos acercamos. Susurro su nombre en un último intenso gemido mientras recuerdo la sensación de estar empapada en sudor después de una increíble sesión de sexo. Él no tarda mucho más en acompañarme, su frente está empapada y algún mechón suelto también, que aparto con una mano. Me dejo caer sobre los almohadones, deliciosamente exhausta.

- Ha valido la pena esperar - digo, casi sin aliento aún y busco sus ojos, que están entre mirarme a mí y perderse completamente en blanco en el techo - Pero mi bloque debe estar escandalizado ahora mismo después de tantos días de silencio - bromeo, acurrucándome sobre su pecho, como siempre suelo hacer.

Sentir los latidos de su corazón contra mi oído es con lo que quiero relajarme ahora mismo y no recordar, por ejemplo, el desafortunado encuentro con el jodido Walleran.
avatar
Bolly

Mensajes : 1112
Fecha de inscripción : 14/10/2010
Edad : 34
Localización : Hollywoo.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x04 -- Hurricane

Mensaje  Edelstein el Lun Jul 16, 2012 6:44 pm

Sarah McGee
ft. Angie
Walk, walk, fashion baby!







Yo siempre había odiado ir de compras y era Jane la que tenía que arrastrarme casi de los pelos cuando me decía que esos pantalones no me favorecían ya nada o que había visto una camisa preciosa que me iba a quedar bien y que me iba a hacer muy buenas tetas (no sé por qué siempre se pasa el día obsesionada con que tengo que enseñarlas, vaya usted a saber por qué), pero hoy ha sido otra persona la que me ha sacado de casa. Últimamente Angie y yo nos pasamos el día juntas, bueno, en realidad cuando tenemos tiempo que no es tanto, pero en cuanto tengo cinco minutos le llamo a ver si podemos hacer algo, aunque sea dar una vuelta y tomar algo (que normalmente no hacemos mucho más) porque la verdad es que la echo de menos cuando estamos varios días sin verlos. Me parece mentira que nos conociéramos en una situación tan absurda como que ella vino al centro de salud y la pobre casi se nos muere ahí (bueno en realidad la situación no es nada absurda, pero sí que acabásemos cambiándonos números de teléfono) y que ahora hayamos acabado yendo a todas partes juntas. Desde que estaba en Niamh no había conseguido entablar amistad con nadie, porque no es que sea un lugar ideal para hacer amigos, y creo que a día de hoy si Angie deciciese mudarse o algo así me daría algo porque creo que estoy empezando a convertirme en la amiga pesada,pero no puedo evitarlo y ella no parece quejarse, así que de momento estoy en paz.

Así que así es como hemos acabado hoy, de compras locas como si nos quemase el dinero en la tarjeta. Yo hacía un montón que no salía a comprar y necesitaba bastante ropa así que no me he cortado a la hora de comprarme lo que me apetecía, que para algo trabajo aunque me paguen un sueldo un poco ínfimo todavía. Al final como siempre hemos acabado haciendo lo clásico de probarnos lo más feo que había en la tienda o probarnos vestidos de fiesta con tacones imposibles y hacer pasarela de modelos y para cuando nos hemos dado cuenta ya nos estaban echando de las tiendas porque iban a cerrar por la cosa esta del huracán, de la que casi ni me había enterado teniendo en cuenta que me paso el día encerrada en el hospital. Después de hacer tanto el tonto hemos tenido que acabar comprando algunas cosas casi a ciegas porque no nos daba tiempo a probárnoslas pero bueno, casi mejor porque prefiero probarme las cosas que realmente me voy a probar en casa y teniendo tiempo, porque si no luego me agobio y al final acabo comprando cosas que no quiero. Creo que ahora mismo acabo de encumbrarme como la loca de las compras oficial, porque tengo las manos llenas de bolsas y creo que me he pasado, ya verás que gracia me va a dar pagar el alquiler este mes pero ahora mismo no me arrepiento para nada. Cuando salimos de la tienda empieza a soplar un viento horroroso y estamos un poco hartas de la sociedad (?) así que decidimos subir a mi casa, que total para tomar algo estamos ahí bien y además así podemos probarnos lo que nos hemos comprado.

- No prometo hacer una de esas patatas con bacon que nos comimos el otro día, pero creo que tengo alguna cosa por ahí de la que nos podemos alimentar y que no esté caducada - en realidad no las tengo todas conmigo porque con el poco tiempo que tengo, voy a comprar cada diez años, pero digo yo que malamente aunque sea tendré unas tristes galletas y algo de té, que en realidad hemos comido tarde y yo no tengo tanta hambre. Subimos arriba y me encuentro una nota de Jane diciéndome que ha salido a cenar y no se qué y que no va a dormir en casa. No sé por qué me pone tantas excusas si es como obvio que se está viendo con ese chico de su clase, Elliot, pero creo que no le hace gracia decírmelo después de que se pasase tanto tiempo odiándolo y yo le dijera que sí, que es despreciable un rato. No pasa nada, supongo que después de todo llegará un momento en el que me lo acabe contando o yo se lo sonsacaré, pero bueno, ya tendremos la charla en otro momento - Parece que tenemos la casa para nosotras solitas... Te quejarás, para que veas como te cuido. Ve pasando al salón si eso y voy a ver qué es lo que tengo por ahí, porque después de tanto paseíto yo me he quedado un poco helada así que creo que un té no me vendrá mal.

Paso a la cocina mientras Angie se queda en el salón, aunque en realidad son casi como una sola habitación dividida por un tabique absurdo que tiene un vano tan grande qeu casi ocupa la mitad, pero bueno, por el dinero que cuesta el alquiler tampoco me puedo quejar - ¿Qué te apetece? No tengo mucha cosa, pero bueno...Yo voy a hacerme un té de frutas del bosque, que está bastante bueno, lo compramos el otro día y ya casi lo llevamos por la mitad - parece que a Angie le seduce la idea así que hago dos y les pongo antes de llevarlos al salón un chorrito de limón y azúcar, que así están mucho más buenos y me siento orgullosísima del truco, que lo ví el otro día por internet y desde entonces no veo el momento de invitar a todo el mundo a que lo beba. Cuando lo tengo ya listo llevo las tazas al salón y las dejo sobre la mesa porque ahora están que arden y como las bebamos nos quedamos sin lengua - Sé que te mueres de ganas de bebe mi té especial, pero mejor esperamos porque ahora quema muchísimo...- me recuesto en el sofá y me quito los zapatos, que estaba ya molidísima después de tanto pasear - Necesitaba quitarme los zapatos ya, y eso que no uso tacones, pero estaba muerta...Nunca más voy a salir de compras, me agoto solo de pensarlo.

Una vez ya me he estirado de todas las maneras posibles, creo que el té ya estará listo para beber sin quedarme sin lengua así que alargo la mano y le doy un par de sorbos de prueba para después darle mi aprobación alzando el dedo pulgar en un gesto de OK, PUEDES PROCEDER. Angie se atreve a beber, poniendo cara de temer con su vida, pero después parece que lo aprueba - No me digas más, te encanta...eso es porque he aprendido un truco maestro que no te pienso decir a menos que me tortures o me sobornes con mucho chocolate - dejo la taza a un lado y me inclino para alcanzar una de las bolsas de ropa y mirar dentro - Dios mío, he comprado ropa para los siguientes veinte años, no sé como me las voy a apañar...- no sé si Angie es buena consejera o no porque tengo un montón de ropa nueva ahora, demasiada, pero la parte buena es que es bonita - Encima la mitad ni me la he probado, voy a tener que hacerte pases de modelos ahora, te quejarás, menuda diversión...pero espero que seas sincera y que si me hace el culo gordo me lo digas, no soportaría ir por ahí con unos pantalones que me hacen parecer enorme y nadie me lo dijera - le doy un trago al té y después saco una camisa que he cogido sin probarme y el color es bonito pero no estoy nada segura acerca de la forma y además no sé con qué me la voy a poner - Tendría que haberme comprado unos zapatos para esta, no me combina con nada....- me levanto del sofá con la camisa en la mano y miro a Angie fingiendo muchísima intensidad - Y ahora, amiga, es el momento de MODELAR así que ya puedes ir preparándote porque no voy a tener piedad, ¡nos lo vamos a probar todo ahora mismo!
avatar
Edelstein

Mensajes : 975
Fecha de inscripción : 12/10/2010
Edad : 30
Localización : Back to 505

Ver perfil de usuario http://yesaffirmative.tumblr.com

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x04 -- Hurricane

Mensaje  Arwen el Jue Jul 19, 2012 4:44 pm

~ SITUEISHONS ~

Domingo jueves de situapost, situando que es gerundio jueves! Sitúo y a ver si me pongo un poco, que llevo días sin pasarme y se me empieza a acumular todo. Shame on me.


ALL THE PANTIES, OUT OF THE WINDOW

• Ray Carling - con Aidan / ¿vas / voy?
• Robin Tyler - con ¿Toris?
• Kaitlin Brown - con Noel, DONE
• Gary McKinney - con Lou / ALLÁ VAMOS!!
• Rory Williams - con Katya / talkeamos?
• Shannon Cole - con Kyle / INTRODUSIDA
• Dave Kitsch - con Lily / DUNEÉ!
• Sophia O'Neal - con Goldie / HACIDA
• Olivia Dunham - con Dylan / HECHA
• Jane McGee - con Elliot o Sarah?
• Evan Daae - con Jeremy / WAITÉALO, EVAN. WAITÉALO
• Erin Richards - con David / DEBO 6
• Taylor Kelly - con Dean / DEBT 1
• Harold Scott - WAITEO
• Christoph Foster - con Gwen / DELIVERED!!
• Sybil Valois - con Gregory / TODAVÍA NO.
• April Simmons - hiatus momentáneo
• Angela Powers - con Sarah? / DEUDA 7
• Envy Adams - con Scott / ahora vemos
• Vince DeLarge - con Irene / DEUDA 2
• Tasha Reed - TODAVÍA NO! En fase de biografiación.
• Roderich Segers - con Ephram? / ahora vemos!
• Lip Gallagher - con Hayley / DEBT 4
• Rebecca Hudson - con el señor Fowler / DEUDA 5
• Liam Caufield - con Jeremy / VOY
• Lake Woods - con Hunter / DEBO 3
• Adrien Eriksen - con Tobias / me toca? te toca?
• Adam Evans - con Amber? Ian? / me decís algo!
avatar
Arwen

Mensajes : 1161
Fecha de inscripción : 12/10/2010
Edad : 31
Localización : in the Redverse! <3

Ver perfil de usuario http://arwenshions.tumblr.com

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x04 -- Hurricane

Mensaje  Chasing Girl el Vie Jul 20, 2012 9:06 am

Hester
ft. Chloe
party rock!

Jo, si es que vivir con Chloe es un chollo. En serio. ¿Dónde iba a encontrar yo a alguien como ella cuando decidiese irse? Quizás debería boicotear su búsqueda de curro y piso y esas cosas. Así se quedaría conmigo para siempre. Bueno, para siempre es mucho y suena a acosador de estos que dan mucho miedito, pero la cosa es que se quede un tiempo más extendido del previsto. La cosa es que Chlo me dice que le deje maquillarme y a mí esto no me pasa todos los días. Encima comenta que su segunda vocación es la estética. Ven a mis brazos que no voy a soltarte nunca. Igual hasta le dejo que me peine. Y eso es algo que no dejo hacer a nadie. Sólo a Hunter un tiempo pero fue por pura necesidad, me rompí el brazo y yo no podía hacerme coletas para ir a clase... Mientras me miro al espejo contemplando que se me ve un poco el culo si me agacho veo que Chloe ha cogido un vestido de palabra de honor ceñido que le hace un cuerpo espectacular. Es como un Herve Leger pero en más barato - Sí, es de la tienda a la que doy de comer - bromeo - Creo que me van a hacer clienta VIP este mes - me río y me siento en la cama para mirar a Chloe. Ella es más delgadita que yo, que estoy delgada y eso pero yo tengo más cadera y mucho más pecho - Te queda perfecto - digo casi con un tono de adoración. Le ponía un alta y rezaba a Santa Chloe cada mañana.

Cuando las dos estamos ya listas y nos hemos puesto trescientos collares y pendientes y cosas me dice que igual tenemos que comprar suministros paral a fiesta porque hemos llamado a media isla - Cierto, y en casa no queda mucho alcohol... - digo con cara pensativa antes de subirme de pie a la cama y luego al escritorio. Justo está ahí la ventana así que tengo que ser cuidadosa para no caerme al vacío y matarme. La cosa es que justo en la caja de la persiana, sí señores, tenemos persianas en Niamh, tengo escondido mi botín. Habrá como veinte billetes de 20 y diez de 50. Un botín, vaya - Creo que con esto nos llegará - bromeo y cojo dos de 50 antes de bajar de un salto a tierra firme - Hala, vamos allá - digo poniéndome unas botas negras cualquiera y la chaqueta vaquera. Luego ya me pondré más glamurosa - Ay, tengo que mandarle un mensaje a un chico que conocí el otro día y no está aún en mi lista de contactos del teléfono - digo rebuscando por el escritorio. No está desordenado porque no me gusta tener las cosas fuera de su sitio pero la cosa es que tengo tantos post-its que ya no sé cuál es el del tío bueno que no habla inglés - Es un chico extranjero, no habla casi inglés. Lo que es guay porque si no tenemos mucha conversación podemos pasar al tema sexo en poco tiempo - me río y encuentro el teléfono en un post it de corazón - Jo, qué cursi soy a veces... Pero es que no hacen post-íts en forma de pene... - me justifico y le mando un mensaje simple. Hasta un mono sabría venir a mi fiesta con este mensaje.

18:30 MI CASA
Calle P. Sherman 42 Wallaby, Niamh.
PARTY TONIGHT!
- ¿Qué te parece? ¿Lo pillará? - digo enseñándole el mensaje que le he enviado - Bueno, y si no lo pilla no merece mi compañía - me río y salimos finalmente de casa. Doy 300 vueltas a la llave para que no nos roben y bajamos en el ascensor. No me puedo resistir y me tengo que mirar en el espejo - Espero que sepas quitarme bien estas ojeras porque últimamente no duermo bien y me voy a deprimir si sigo teniendo esta cara de The Walking Dead - digo haciendo un leve puchero. Gracias a Dios la tienda de ultramarinos la tenemos al lado así que cogemos un carro y nos ponemos a llenarlo como dos locas. Que si vodka, ginebra, ron, cervezas mil. Panchitos, patatas... Pero sobre todo alcohol y cosas con lo que mezclarlo. he ido haciendo cuentas mentales y justo nos sobra dinero suficiente para que nos haga un regalo - Ven, vamos - digo deslizándome por el super con el carro. Llegamos a la parte de higiene y demás y cojo dos cajas de condones - Una para ti y otra para mí. Y así hacemos 100 - sonrío y entonces me viene un flash a la cabeza. El día que me acosté con el chico del hospital, con Tyson, creo que no usamos nada... Bueno, la regla me bajó sí que no hay susto pero aun así... Quizás debería tener la cabeza más centrada que de nada vale hacerse el guay comprando condones si luego no los usas - No nos falta nada, ¿no? - le pregunto mirando el carro mientras estamos haciendo la cola. No hay mucha gente todavía y eso que han dicho que el apocalipsis y el milenarismo van a llegar y que lo mismo hoy morimos todos por el huracán.

Al final pagamos la cuenta y nos da justo justo - Si es que soy perfecta haciendo cálculos - me río mientras volvemos a ponerlo todo en el carro mientras el cajero nos mira como si fuésemos a hacer una orgía. Entre el alcohol y los condones... Lo mejor es que no nos ha pedido el carnet ni nada. ¡A que te denuncio! - Menos mal que a Hunter y a mí nos conocen ya que si no no nos dejan el carro para llevarlo a casita - digo empujándolo por la calle. Sólo son unos metros pero los suficientes como para morirse si lo tenemos que llevar a mano. Al llegar al portal de casa dejamos las bolsas y corriendo les devuelvo el carro. Siempre tengo la sensación de que si no lo devuelvo en 5 minutos se autodestruirá. Así que corro como el viento y lo dejo en la tienda recuperando mi monedita - Al final hemos gastado 99 - digo riendo y enseñándole la moneda - Bueno, ahora toca enfriar las cosas e ir ocultando lo que sea de valor y/o rompible - comento mientras entramos con las bolsas. Chloe se pone a meter las cosas en la nevera y el congelador y yo a coger una cesta de plástico para ir metiendo todo lo que puede ser robable, rompible, o vergonzoso como fotos mías y de Hunter cuando ambos pasamos por la época del acné juvenil. Cuando creo que lo tengo todo listo llevo la cesta a mi cuarto y cierro el armario con llave - ¡Listo! ¡Ahora sólo queda que llegue la gente! - digo cogiendo todas las pinturas y llevándoselas a Chloe - ¡Píntame, píntame!.
avatar
Chasing Girl

Mensajes : 250
Fecha de inscripción : 02/10/2011
Edad : 28
Localización : Winterfell

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x04 -- Hurricane

Mensaje  Chasing Girl el Vie Jul 20, 2012 12:21 pm

Ali
ft. Denis
homeless apocalypse

Mientras Denis está buscando más y más anuncios yo al final me pongo a ordenarle la comida dentro de la cesta porque lo hemos sacado todo pero obviamente no vamos a comérnoslo todo hoy. Saco unos sandwiches y el brownie que he hecho que es lo que se podría poner malo mara mañana y el resto lo aparto. De pronto Denis dice que podrían usarlo para pruebas clínicas - ¿En serio? - digo con desaprobación. La verdad es que me ha salido del alma y me siento mal en cuanto me oigo decírselo - Lo siento, no quería hablarte así - digo sentándome a su lado dejando la comida frente a nosotros y cogiéndole del brazo. Denis lo resuelve diciendo que en realidad no le aceptarían porque no es un buen especimen. Al final redondea unas cuantas ofertas de trabajo y yo le encuentro alguna otra. Me pide que llame y asiento. Saco el teléfono y empiezo a llamarles, en algunos sitios me dicen que ya han conseguido gente pero hay tres que le dan fecha y hora para dentro de un par de días. Apunto todo muy bien y luego lo paso rápidamente a una hoja en limpio de mi libreta - Tienes tres entrevistas de trabajo.. Espero que te cojan, no entiendo por qué no lo hacen - digo un poco triste y apoyo mi cabeza en su hombro mientras le cojo la mano.

Me quedo un rato en silencio con los ojos cerrados y noto que Denis se gira y me hace mirarle. Me pide que no esté triste y me trata de animar con comida. En otro momento quizás hubiese funcionado pero no sabe que llevo días sin apenas comer porque no tengo hambre. Ponemos la manta para sentarnos en el suelo, aunque tiene un colchón para dormir pero no es plan de llenarlo de migas, y le paso un sandwich antes de abrir el brownie ya cortado en pedacitos. Le doy un par de mordiscos al sandwich y casi me he llenado. Al menos me alegra de que le guste el bizcocho de chocolate y me recuerda el día de la tarta y tal y me acuerdo demasiado de ese día. Casi todos los días trato de recordar el tiempo cuando éramos felices estando los dos solos. Bueno, y el gato. Y curiosamente me pregunta por él diciendo que seguro que le echa de menos - La verdad es que sí y no sabes cuánto - digo un tanto sorprendida - El primer día que no estuviste en casa y los cuatro soguientes estuvo por la noche pasando por tu puerta y maullando. Al final se subió a tu cama y se quedó allí dormido. Ahora duerme acurrucado a mí en la mía pero de vez en cuando pasa por la puerta como esperando que salgas o algo - suspiro - Yo creo que mis padres también te echan de menos. Hay como mucho silencio sin ti - comento antes de sentarme sobre su regazo para abrazarle con fuerza - Y yo te echo mucho de menos - le aprieto con fuerza hasta que creo que estoy a punto de dejarle sin respiración.

- No sé cómo pueden ser tan desalmados mis padres. Me fastidia muchísimo todo esto porque se nota que quieren que vuelvas, que se sienten mal por que estés viviendo así, pero su orgullo asqueroso se lo impide - comento enfadada. De pronto tengo como una idea loca, de estas que dices: "no lo hagas" pero ya me encuentro sacando el teléfono antes de que mi conciencia me pare. Me levanto mientras marco y me llevo el móvil a la oreja al tiempo que camino nerviosa de acá para allá y mientras Denis tiene una cara de horror en su rostro. Siento que me voy a arrepentir de esto cuando vuelva a casa pero estoy tan enfadada que no pienso con claridad - ¿Mamá? No... no estoy en casa - miro a Denis - Estoy en la casa en ruinas en la que habéis hecho que viva Denis y me voy a quedar con él hasta que pase la tormenta. Si váis a dejar que se arriesgue a que le pase algo con el huracán que se avecina no puedo dejar que esté solo - digo antes de colgar - Ahora veremos hasta dónde llega su orgullo - digo sintiendo que me tiemblan un poco las piernas. Vuelvo a su lado y le beso con fuerza - O vienen a buscarnos o no vuelvo a casa - digo con decisión. Sé que ahora mismo Denis estará pensando las mil maneras que tengo de arreglar esto - Sé que no te gusta lo que he hecho pero si yo no les daba el empujón no volvías a casa - digo cogiendo su mano - Perdóname - susurro.

Creo que nos hemos quedado los dos un poco en shock y ninguno sabe qué decir. Llevamos unos cinco minutos sin decir nada hasta que el viento comienza a sonar tan fuerte que se abre una de las ventanas sobresaltándonos - ¿Tienes algo para taparlas? - le miro y me levanto para comprobar. Cierro la ventana pero no sé cuánto va a aguantar - Espero que aguante - digo cuando Denis llega a mi lado y comprobamos la estabilidad del resto de las ventanas. Y no es que el pronóstico sea bueno - Ahora mismo creo que hubiese sido mejor idea meterte en casa y que se aguanten que quedarnos los dos aquí sufriendo penurias - le miro y le abrazo por la cintura mientras miro por la ventana. Aún no llueve pero el cielo está completamente negro - Te quiero mucho Denis - digo sin pensar. Francamente hoy parece que me he tomado algún tipo de inhibidor de la conciencia.
avatar
Chasing Girl

Mensajes : 250
Fecha de inscripción : 02/10/2011
Edad : 28
Localización : Winterfell

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x04 -- Hurricane

Mensaje  Arwen el Vie Jul 20, 2012 9:50 pm

Lake Woods
con Hunter, agárrate como puedas.


es on, aunque imaginemos que el volante está en el lado de Lake.

Alzo los ojos y asiento cuando Hunter me recuerda que la amiga de Hester está en casa. La chica mulata. La recuerdo perfectamente. Toca con los Misfits, que son bastante buenos. Y es la novia de un policía y no sé qué, si me sé todo el rollo. Y eso que sólo subimos a coger un paraguas. Pues me sé la vida y obra de Chloe, que en otro momento de su vida seguramente fue la chica más simpática del mundo, pero con los ojos llorosos y la nariz llena de mocos impactaba un poco. Pero mira, al menos Chloe tiene un hombro sobre el qué llorar, porque desde que empecé a salir con Hunter que parece que no tenga amigas. Nadie me llama para quedar, nadie me llama para enseñarme sus zapatos, nadie me abre conversa en messenger y lo peor de todo es que ha pasado muy rápido, tal vez demasiado. Me gusta Hunter, pero también echo de menos a mis amigas... ¿realmente merezco ser tan excesivamente castigada? ¿tanto la he cagado? - Bueno, pobre chica. Estaba saliendo con un tipo mayor que ella y no sólo la dejó, también la echó de casa de un día para otro. - casi sin querer que he saltado en defensa de Chloe y tampoco es que Hunter haya dicho nada malo. Sacudo la cabeza, negando - Perdona, pero es que la pobre chica parece un alma en pena. - o parecía, que cada vez se la ve mejor.

A mí me jodería lo de que me echaran de casa. Al menos, que lo hicieran de un día para otro. Hay que dar un margen de tregua, sobretodo si no es a la casa de sus padres a dónde va a volver. No digo que Chloe sea una santa (no sé qué ha pasado entre ella y su ex, pero alguna cosa bien gorda para llegar a estos extremos. Eso o el tipo es un exagerado y no merece ni una sola de las lágrimas que ha derramado por él), pero es que ni a los perros se les suelta a la calle y hala, a correr. Me gustaría encontrarme cara a cara con el tal Dylan y decirle cuatro cosas. Dios, me estoy acelerando.

Cuando llegamos al coche, Hunter pregunta que si hemos tapado ventanas y puertas. - Paul le ha prometido a mi madre que lo haría antes de mañana. Así que imagínate. Supongo que mi madre ya se habrá enfundado en el mono de trabajo y, si han dejado de follar ya, puede que mi madre esté manos a la obra mientras Paul le mira el culo desde el sofá y se toma su cervecita. - hago una pausa - Las chapuzas de los hombres están sobrevaloradas, ahora son las mujeres las que tienen sus propias cajas de herramientas. Dios, ahora me he acordado de "Un chapuzas en casa" {1}, ¿también la veías?

Hala. Sin anestesia ni nada. Que me acaba de decir que si quiero conducir su coche. O sea, su coche. Es como si me hubiera ofrecido que tuviera sexo con su novia, o sea, conmigo misma. Vale, esto es raro. - No hablas en serio. ¿Hablas en serio? - tomo aire - ¡HABLAS EN SERIO! {2} - corro hasta el lado del piloto (aunque he tenido el impulso de cruzar el coche a gatas, por dentro) y me siento en el asiento. Hunter se abrocha el cinturón a prisa, mientras dice que confía en mí. - Pinocho pagó bien caras sus mentiras. Fíjate que si empezara a crecerte la nariz... - me humedezco los labios mientras le miro de arriba a abajo, mostrándome todo lo sugerente que puedo. - Vigila que no me confunda con la palanca del cambio de marchas, mmh? - ambos estiramos el cuello todo lo que podemos, hasta que finalmente nos desabrochamos el cinturón (deberíamos haber hecho esto desde el principio) para besarnos.

Después del beso nos vamos separando poco a poco, hasta quedar cada uno de nuevo con el culo sobre el asiento. Tamborileo mis dedos sobre el volante, compruebo retrovisores, meto primera y arranco. Ahora no sé a dónde ir. Y tengo que ser rápida decidiéndome, porque tampoco tengo todo el tiempo del mundo, que la tormenta la tenemos prácticamente encima. - De todos modos, ¿qué es lo peor que podría pasar si no tapamos las ventanas y las puertas? Todo el mundo sabe que todos los tornados llevan a Oz y que al final de todos los arco iris hay un tesoro. No será tan malo. A parte, en el caso de mi madre ella ya viaja con el espantapájaros desde el principio, sólo le faltaría el otro par de compinches.

-Lo gracioso de conducir por Niamh es que no hace falta que me pidas que te prometa que no me meteré por la autopista, porque no hay autopista que valga. Por cierto, una duda, ¿cuántos puntos me daban por atropellar a las ancianitas? - intento poner cara de seria, pero se me escapa la risa. Conduzco durante un rato, hasta el otro lado del puerto, y paro el coche frente al muelle. Cierro el motor y me saco el cinturón. - En el fondo es aburrido conducir por Niamh, eh? Bueno, tan aburrido como conducir por cualquier centro de ciudad. Ni siquiera sé para qué va a valerme el coche si el plan es quedarme toda la vida aquí. - suspiro - Bueno, ¿cuál es el plan para echar la tarde? ¿Pasamos por el videoclub antes de que chapen por amenaza de temporal? {3}



{1} seguramente en V.O tendría un nombre completamente diferente, pero al menos en español (?) seguro que te suena.
{2} podría hacerla pasar por todos los tipos de frase, pero lo dejaremos en estas 3 (???).
{3} quería poner que le llegaba un sms de Hester con lo de la fiesta (porque creo que ha mandado sms a todos sus contactos XD), pero no sé si Hunter va a estar invitado... bueno, lo dejo colgando en tus manos.

avatar
Arwen

Mensajes : 1161
Fecha de inscripción : 12/10/2010
Edad : 31
Localización : in the Redverse! <3

Ver perfil de usuario http://arwenshions.tumblr.com

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x04 -- Hurricane

Mensaje  Arwen el Vie Jul 20, 2012 11:26 pm

Rebecca Hudson
con Jeremy, ¡qué festín! (??) brindando (con té) por ¿nosotros?



Menú degustación, claro, debería haberlo imaginado. Acabo de quedar como una idiota. Agacho la mirada mientras reniego por dentro: he sido tan tonta, ¡tanto!. Hasta una imbécil hubiera sabido pedir un menú degustación y yo me quedado con cara de no haber pisado nunca un restaurante. Bueno, de hecho, nunca he pisado un restaurante así, sólo he estado en restaurantes de pueblo donde prácticamente que ni te dejaban escoger el plato porque te lo ponían directamente en la mesa. He podido hacer pocas cosas, la verdad. Hasta en Never let me go les enseñaban a comportarse dentro de un restaurante. Bueno, vale, era un bar pero... ni que fuera por haberlo leído en un libro, debería haberme defendido bien. De todos modos, parece que a Jeremy (todavía se me hace raro llamarlo por su nombre, es como si le humanizara) le gusta sentirse importante por haber "arreglado" la situación. Alzo la vista de golpe, mirándole raro, cuando se le ocurre pedir ALCOHOL en un restaurante árabe. Parece que no soy la única que se siente como en una ratonera, ¿tantos deseos tiene de emborracharme? Me consuela escuchar, en boca del camarero, que no hay vino que valga en este establecimiento. Dios, gracias. El vino me sienta fatal, sólo con olerlo que prácticamente ya estoy borracha. A parte, me da mucho dolor de cabeza la resaca, mis hermanos y mi padre la soportaban mejor. O no se quejaban tanto.

Volvemos a quedarnos solos y el ambiente vuelve a tensarse, como si a ambos nos tiraran de un hilo invisible que nos mantuviera rectos. Me pregunta que si he estado en algún restaurante y su voz al hacer la pregunta roza la compasión. Creo que la pregunta podría contestarse sola y acabo de decidir que es de muy mal gusto que me lo haya preguntado. Cómo se atreve. - Bueno, supongo que no se le podría llamar restaurante a eso. A parte, creo que mi indecisión y mi nerviosismo me han jugado una mala pasada. - ni siquiera diré en voz alta que "una vez leí un libro" donde enseñaban a pedir cosas en los bares y restaurantes. Dios, es que parezco un poco patética todo el rato con lo de los libros. Vamos, fui a la Universidad e hice amigos, seguro que puedo mejorar mis temas de conversa. - De todos modos, lo del menú degustación ha sido un acierto.

Tengo que repetirme a mí misma lo que acabo de escuchar, porque ahora sí que la conversa ha despegado de la tierra para viajar a una dimensión donde reina lo onírico, de un surrealismo más que refinado. Ahora resultará que va a ser verdad que fue precipitado irse de Londres tan rápido. Pero creo que roza lo soez cuando habla de introducirme en sociedad, ni que fuera una salvaje que hubiera encontrado en la jungla. ¿Ves por lo que no hago el esfuerzo, Jeremy? Siempre terminas despreciándome. - ¿Hablas de alguna sociedad en concreto? - digo, con la boca pequeña. No muy alto. Por suerte, mi atrevimiento pasa más bien desapercibido y se me erizan los pelos del brazo cuando le escucho decir que puede que, a la larga, terminemos mudándonos a Londres. Hasta creo que acabo de emocionarme, el corazón acaba de darme un vuelco.

Me he quedado sin habla, pero con la boca abierta. Como siempre, antes de poder decidirme en si coger o no este tren, ya le veo alejándose por la vía hasta perderse en el horizonte. Miro hacia un lado para esbozar una sonrisa sin ser vista, ahora resulta que no odia mis novelas. Giro el rostro hacia él, de nuevo, el máximo de neutro e inexpresivo que puedo, aunque cada vez tengo que forzarlo un poco más. Si al final resultará que es una bellísima persona de alma torturada, un incomprendido de su época. Oh, y que ha leído El Paciente Inglés. Se me escapa la risa cuando dice que sólo espera que no terminemos como los personajes. Seguro que no, para empezar: tendríamos que querernos. Y a mucho estirar soy cordial contigo, básicamente, porque temo por mi vida. - Me entró mucha claustrofobia cuando la deja abandonada en la cueva. Dios, tuvo que ser horrible, pobre muchacha. - y ni que sea por entablar conversa estoy a punto de preguntarle por el libro, pero entonces cambiamos a Jane Austen. Y no me da tiempo a decir nada, que entran varios camareros con diferentes bandejas y diferentes platos.

Nos llenan los vasos de té y nos explican por encima qué es cada cosa. Por favor, todo tiene una pinta estupenda. Uno de los camareros me acerca un poco de pan de pita untado con hummus, bajo la atenta mirada de odio mezclado con celos que nos dedica Jeremy es imposible que pueda corresponder el gesto amable del pobre camarero. Dios, Jeremy, te pierde lo de ser tan territorial. Cojo el trozo de pan de las manos del camarero y le hago un gesto con la cabeza. - Gracias, ya puedo sola - el tipo se queda a cuadros (me lo agradecerás, créeme) y parece que en los labios de Jeremy aletee un principio de sonrisa. Me meto el pan en la boca y mastico lentamente, como terapia para no exteriorizar mi ira a la primera de cambio. Jeremy no tarda en rellenar nuestros vasos de té, ni que fuera manca. Cojo el vaso y lo alzo, creo un brindis relajará el ambiente. - Por las noches de Niamh. - es lo primero que me ha cruzado la cabeza. Jeremy también pronuncia su brindis y acto seguido bebemos.

-Volviendo a Jane Austen... - digo, nada más dejar el vaso en la mesa. Porque a Jane no se la mancilla así como así. - no sé de qué te extrañas con Jane. Sus libros son emotivos, simpáticos y románticos y toda su prosa no tiene otro puerto que el de los finales felices, en la medida que se pueda. Hay libros que son una agonía eterna, Orgullo y Prejuicio, por ejemplo. No te confundas, a mí tampoco me gusta que sean finales forzados, pero yo creo que los destinos de algunos están escritos en las estrellas. Puede que tengan finales perfectos, pero ¿acaso un libro debe juzgarse por sus últimas 10 páginas o por todo el empaque? - hago una pausa - De todos modos, me gusta leer gran variedad de autores, últimamente me he decantado por autores que me sorprendan, los que engañan al lector y les ponen trampas para que pique de resabido. Me gusta el juego que me proponen de estar atenta, hacer cavilaciones e intentar ir dos pasos por delante. Pero, bueno, he de reconocer que en el fondo soy una romántica, de ahí mi furor por Jane Austen. - carraspeo levemente. - De todos modos, veo que no soy la única entendida en Austen de la sala. - comento, alzando las cejas. Hasta yo misma acabo de sorprenderme picándole. Como si quisiera caldear el ambiente, que ya es lo último que me faltaba. Jeremy es de los que no ve más allá de su zanahoria y ahora parece que se la haya servido en bandeja.

Detesto admitirlo, pero me lo estoy pasando bien. Si Jeremy fuera así siempre... Receptivo, atento, cordial... hasta me está resultando simpático. Pero justo cuando confío en él y me relajo es cuando vuelve a desplegar la bestia que hay en su interior y vuelve a ser el mismo tipo ruin y maquiavélico de siempre. Deberían haberme dejado morir en aquella cama de hospital, porque esto es poco menos que tenerme enterrada en vida. - Es una lástima que esta noche haya tormenta, ¿no? Me lo estoy pasando bien y me da pena que vaya a terminarse pronto. Me pasaría toda la noche recorriendo el paseo marítimo arriba y abajo, subiría a los acantilados, alquilaría una barca y... - Dios, a ver si mi sinceridad va a sentarle mal. Pero antes que volver al tema de los libros... - No te rías, pero creo que no voy a poder pegar ojo en toda la noche. - a veces soy como una niña pequeña. Para una noche que me saca de casa y terminaremos entrando corriendo para volver a encerrarnos hasta la siguiente alineación planetaria.

avatar
Arwen

Mensajes : 1161
Fecha de inscripción : 12/10/2010
Edad : 31
Localización : in the Redverse! <3

Ver perfil de usuario http://arwenshions.tumblr.com

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x04 -- Hurricane

Mensaje  _Sara el Dom Jul 22, 2012 9:57 pm

I'm back, bitches! (o sea, desde el viernes... pero al lío he vuelto ahora XD).

Jessica Crawley (con Harold al teléfono, luego en persona)

Bueno, ya me imaginaba que pasaría, así que no debería ponerme triste, pero Harold me confirma que no hay picnic. No sólo por el tiempo, sino porque tiene cosas que hacer. Algo sobre la evacuación del orfanato. Qué chungo, bastante malo es lo que tienen esos niños (que bueno, en el orfanato los tratan bien, ya no es como cuando Charles Dickens, pero no es lo mismo que estar en casa con una familia... aunque bueno, con algunas familias, mejor están allí) sino que encima no es seguro quedarse allí. Harold me dice que tiene que estar allí y que ya me llamará para fijar otra fecha. No me puedo quejar, está haciendo lo que tiene que hacer, y de todos modos, no íbamos a vernos. Asiento aunque no me vea y lo tranquilizo. Al fin y al cabo no es su culpa. Y supongo que él también preferiría estar en otra parte. -Nada, no te preocupes, ya hablaremos. Que te sea leve, yo estaré bien... espero que los niños también-. Siento no sonar más entusiasmada, siento no poder ser todo lo solidaria que me gustaría, pero es así, y odio que salga mi lado egoísta. Sonrío, casi para animarme a mí misma, y me despido-. Cuídate tú también, Harold. Un beso.

Él cuelga antes que yo y yo dejo escapar un suspiro. En fin, así ha sido, y otra vez será. Lo único que me da "miedo" entre comillas es que se pase la oportunidad y no volvamos a tenerla. Pero en fin, me obligo a dejar las paranoias a un lado y voy a hacerme una taza de té y poner la tele cuando mi móvil vuelve a sonar otra vez. Me imagino que será Tess, diciéndome que guarde medidas de seguridad (o no sé) pero entonces miro la pantalla y veo que es Harold. El corazón me empieza a latir como un loco. ¿Me ha vuelto a llamar? Tiene que ser un error. Seguro que quería llamar a otra persona. O... no sé, quizá se le ha olvidado decirme algo. Cuando me doy cuenta de que llevo como dos tonos pensando en chorradas me apresuro a cogerlo antes de que cuelgue. -¡Hola!- saludo, un poco más apresurada de lo que me habría gustado-. ¿Qué tal?- Me pide perdón por volver a llamar y corro a tranquilizarlo-. Nada, no te preocupes, todo bien. Dime.

Y la cosa es que me quiere. De voluntaria. Con los críos. Por un momento me quedo sin saber qué decir, pero cuando abro la boca sólo me sale una palabra: -Sí, claro. Cojo la chaqueta y voy. La verdad, me estaba sintiendo muy inútil aquí sabiendo que tú... bueno, que ahora voy. Nos vemos allí.- Y aunque sea para ayudar y no para estar nosotros solos, una sonrisa asoma a mis labios. Hacer algo bueno y hacerlo con Harold... no es para nada un mal plan.

El cielo está completamente negro para cuando llego al polideportivo, en cualquier momento va a empezar la tormenta. Una vez allí pienso que igual tendría que haberme arreglado más. Llevo unos leggins vaqueros sencillitos, una camiseta y el chaquetón impermeable encima. Obviamente he pasado de la ropa del picnic, pero bueno, supongo que tampoco he venido a estar guapa. Ha sido por los niños. O al menos eso cree él. Imagino. Me paso las manos por el pelo de todos modos y sonrío cuando le veo ahí, montando camas plegables. -Seguro que el ayuntamiento no te ha entrenado para eso- bromeo, y me acerco a él. Cuando se pone de pie a mi lado me parece muy alto, y me pongo de puntillas para besarle en la mejilla.- ¿Qué, la gente os ha dejado tirados? Pues nada, ya he venido yo a salvar el día.

Antes me sentía muy tonta e infantil cuando hablaba con él pero ahora creo que estamos en el mismo nivel y puedo sentirme cómoda con lo que le digo, sin cortarme, incluso con mis bromas tontas. Si lo de Johnny English funcionó... -¿Qué tal todo? ¿Está siendo muy duro? Los niños parecen tranquilos-. La mayoría están por ahí jugando, y eso me tranquiliza, si estuvieran todos ahí llorando lo pasaría fatal-. Es genial cómo todo es un juego para ellos, ¿no crees? No parece que tengan nada de miedo. Aunque bueno, la verdad es que yo ahora mismo tampoco tengo, y que la idea de haber venido no debería gustarme tanto porque es una situación complicada, pero me gusta. Además, contigo será más divertido-. Me recojo el pelo tras una oreja y sonrío-. Bueno, ¿qué tenemos que hacer?
avatar
_Sara
Admin

Mensajes : 2496
Fecha de inscripción : 31/08/2010
Edad : 29
Localización : The Inn

Ver perfil de usuario http://theexile.foroactivo.eu

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x04 -- Hurricane

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 18. Precedente  1, 2, 3, 4, 5 ... 11 ... 18  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.