·Nombre del foro: The Exile
·Administradora: _Sara
·Diseño: Gaia
·Ubicación: Niamh, Irlanda
·Estado: Abierto
·Creado en: Octubre, 2010
Últimos temas
» Everybody wants to rule the world ♫
por Calamity Grace Miér Oct 18, 2017 11:00 pm

» 2x08 -- Presumed Guilty
por _Sara Miér Oct 18, 2017 1:17 am

» Caroline Dhavernas // Rachel Tyler
por _Sara Mar Ago 15, 2017 4:51 pm

» Hello there!
por Bolly Mar Ago 15, 2017 3:12 pm

» Pues hola de nuevo!!
por Heka Mar Jun 27, 2017 12:55 am


2x04 -- Hurricane

Página 17 de 18. Precedente  1 ... 10 ... 16, 17, 18  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: 2x04 -- Hurricane

Mensaje  _Sara el Jue Dic 13, 2012 12:23 pm

Malcolm Drake (con Meredith)

Bueno, ¿y ahora qué he hecho mal?

Entendería que Meredith se cabreara si le dijera que no. Que, lo reconozco, se me ha pasado por la cabeza. No es que me duela, pero me ralla un poco que estemos intentando hacer como si no hubiera pasado nada hace doce años, pero bueno. Alva es como es, es la clase de persona que siempre da una segunda oportunidad y si ella quiere entender a su madre y volverla a dejar entrar en su vida, yo no puedo impedírselo. A mí también me gustaría comprender qué es lo que ocurrió. Entender si tal vez soy yo quien la ha jodido repetidamente y por eso he ido perdiendo todo lo que me importa. Porque, lo sé, negarme a hacerlo sí que supondría perder lo que más me importa del mundo, es decir, a mi hija.

Así que aquí estoy, intentando hacerlo lo mejor que puedo, dejando la negatividad a un lado y todas esas chorradas, dispuesto a hacer borrón y cuenta nueva hasta donde pueda, y de repente Meredith nos pide disculpas y se va.

No entiendo nada.

Me quedo sentado un segundo, frente a la mesita de centro, y suspiro pasándome la mano por la cara. Yo quería que esto fuera fácil. Quería hacerlo bien para que algo funcionara por una vez en las últimas malditas semanas, pero se ve que no hay huevos. En fin.

Alva vuelve del baño entonces y se queda mirándome como si se preguntara dónde se ha metido su madre. A su manera, es un flashback tan doloroso que siento que tengo que arreglarlo lo antes posible. Me levanto y le doy un beso en el pelo cuando paso por su lado. -Ahora vengo.

Sólo hay dos dormitorios en esta casa y uno de ellos tiene la luz apagada y sin montar, así que llamo a la puerta del otro. Ha sido un acto reflejo, ni siquiera lo he pensado. Ahora no sé ni qué demonios le voy a decir, pero ya he llamado y me tengo que aguantar. Espero un momento a que me digan que pase y como no lo hacen, abro una rendija y me asomo un poco. No mucho. No vaya a malinterpretarlo y encontrarla cambiándose o algo así.

No está cambiándose. Está llorando. -Oh, Meredith- murmuro. Entro y cierro la puerta a mis espaldas. Los padres que no quieren que su hija les vea discutir. O lo que sea esto.

No le dejo que me dé una explicación. Debería, porque en realidad es a lo que he venido, pero se ve que no puedo. -Escucha, yo... no sé lo que he dicho, de verdad, pero no quería que te pusieras así. - Aparte de por todo, porque es tremendamente incómodo para los dos. Y ya he tenido mi ración de incomodidad para dos o tres años-. Es que... ¿qué quieres? No es fácil- me disculpo. O al menos creo que es una disculpa.- Sé que yo me lo busqué cuando te fuiste, entiendo que tuvieras miedo, entiendo haberte decepcionado, pero entiéndeme tú a mí también. Me cuesta... me cuesta aceptar que todo vuelva a la normalidad. Así que lo siento si te he hecho daño, si... piensas que estoy cabreado o algo así. No lo estoy.- Hago una pausa, trago saliva-. Sólo estoy confuso. Cansado. No quiero ser un borde contigo y menos con Alva, sólo... dame tiempo.

Dame tiempo porque no puedo superar el daño que me hiciste, y me hiciste daño precisamente porque te quería. Lo pienso, pero no lo digo.
avatar
_Sara
Admin

Mensajes : 2496
Fecha de inscripción : 31/08/2010
Edad : 29
Localización : The Inn

Ver perfil de usuario http://theexile.foroactivo.eu

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x04 -- Hurricane

Mensaje  _Sara el Jue Dic 13, 2012 12:46 pm

Jack Norrington (Con Hope, then, SURPRISE! XD)

La verdad es que no entiendo muy bien a esta mujer, pero bueno. No sé de qué palo va, si yo no le intereso, si nadie le interesa o qué. Si tiene algo que ver con el oficio que le intuyo probablemente esa sea la causa. No sé, no he hecho amistad con ninguna otra "mujer de la noche" (por decirlo de un modo fino, no sé cómo les gustará a ellas que las llamen. ¿Escort, tal vez? Aunque creo que no es exactamente lo mismo) en mi vida, hasta ahora, pero en realidad a Hope no la he conocido como eso, y es guapa, y me ha rescatado de acabar desorientado por las calles durante el resto de la noche, por no decir arrastrado al mar por la inundación.

Al final me da su teléfono. Me da igual que sea para un café, bueno, no me da igual, para qué voy a mentir, pero al menos me parece un buen comienzo. Sé que no me va a rechazar si la llamo (o eso espero, al menos) pero de todas formas, le daré unos días, para hacerme el interesante. Le sonrío cuando se asoma a la ventana y me dice que ha sido un placer conocerme. Hacía mucho que no me decían eso. -Lo mismo digo, Hope. Nos vemos- y me quedo mirando hasta que desaparece en el portal, porque este barrio tienen pinta de ser de esos en los que te roban hasta los órganos. Cuando la puerta se cierra tras ella imagino que está segura y me vuelvo al taxista, que lleva un rato mirándome impaciente. Estoy a punto de darle la dirección de casa cuando pienso que va a hacer un frío de cojones y que todo está a medio montar y que paso olímpicamente del tema. - A The Inn- le digo, entonces. Ya volveré mañana por la mañana a ver si termino de hacerlo todo habitable. Ahora en plena noche como que no apetece.

Paso el resto del trayecto pensando en todo y en nada y en ella, y cuando me quiero dar cuenta el taxi está parado y el taxista con cara de bulldog mirándome otra vez como diciéndome si pienso bajar algún día. Abro la cartera con un suspiro y le tiendo 20, un poco más de lo que marca el taxímetro. -No me tiene que poner esa cara, eh. Recuerde que se supone que mientras más tiempo esté aquí dentro, más cobra.

No le hace gracia mi comentario, pero tampoco es que me importe. Salgo del taxi, al que apenas le falta tiempo para arrancar conmigo dentro, y corro a meterme dentro del hostal a ver si consigo no ponerme chorreando del todo.

Acabo de poner el pie en el vestíbulo cuando el corazón me da un vuelco. No. Puede. Ser.

No. Desde luego que no puede ser. Me convenzo de que se trata de un error, de alguien que se le parece, no puede ser que me haya encontrado, no puede ser que se le haya ocurrido buscarme aquí. Mi acto reflejo es esconderme detrás de una esquina (muy inteligente y muy maduro, lo sé) y asomar la cabeza para volver a mirar. No, no es un error. Es ella. La tengo que haber invocado al pensar en ella antes. Joder, no. No. Si es que ni huir tranquilo se puede.

Porque es ella. Es Ginny. No hay duda. Está ahí, hablando con el chico de recepción, con toda la tranquilidad del mundo, y sé que viene a por mí. Sé que ha venido a por mí, a chafarme este intento de tener una vida que me he marcado y no tiene ninguna gracia.

Miro hacia la puerta, pensando que si el taxi aún estuviera allí lo cogería y me iría a mi casa que para eso lo tengo, aunque sólo fuera retrasar lo inevitable. Pero se ha ido, y era el único taxi milagroso de esta noche, y y no sé qué coño voy a hacer ahora.

Entonces veo que mira en mi dirección, y por mucho que intente refugiarme tras la esquina, sé que no sirve de nada.

Me ha visto.
avatar
_Sara
Admin

Mensajes : 2496
Fecha de inscripción : 31/08/2010
Edad : 29
Localización : The Inn

Ver perfil de usuario http://theexile.foroactivo.eu

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x04 -- Hurricane

Mensaje  Dayna el Vie Dic 14, 2012 3:40 am



Zoe Echolls
ft. Flynn

Pienso que me va a decir algo como lo de antes. Algo como lo estúpida que soy, que voy derramándome cera caliente en los brazos, que ni siquiera sé sujetar una vela, que por mi culpa tenemos aún más problemas… Pero no. Me sonríe otra vez. Y ahora vuelve a parecer él. No sé qué le ha pasado antes cuando me ha gritado, pero ese Flynn ha desaparecido, y el de siempre me está mirando como lo ha hecho antes, y bromea. “Oh, no, si estoy contando lo del peine. Lo del huracán fue lo de menos, lo que más me ha importado de todo lo que has hecho esta noche por mí es lo del peine, está claro”, le contesto, riendo. Porque ya he perdido la cuenta de las cosas que ha hecho por mí. Primero, rescatarme de la lluvia y el viento de fuera. Segundo, conseguir tranquilizarme cuando se quedó todo a oscuras, cosa que no es fácil, porque yo me suelo poner histérica, y tiene mucho mérito que lo consiguiera. Me ha estado protegiendo todo el tiempo, calmándome, y ¿yo qué he hecho? Comportarme como una niña en el único arrebato que le ha dado al pobre, que seguro que ni siquiera pensaba lo que estaba diciendo. Y voy y le ataco. Me siento como una mierda.

Me dice que le de la mano, y pienso que es para examinar la quemadura, así que le ofrezco ese brazo, pero me dice que no, que le dé el otro. Alargo mi otra mano, confusa, y me la coge con fuerza. Podría acostumbrarme a esto. De hecho, creo que cuando por fin consigamos salir de aquí y él no tenga por qué volver a coger mi mano, lo voy a echar de menos. Salimos del baño, y fuera está negro como la boca de un lobo. No tenemos la vela, con lo cual no se ve nada, y le apreto la mano sin darme cuenta. Me devuelve el apretón, y me tranquiliza. Sugiere que vayamos a por la ropa, con lo que estoy totalmente de acuerdo, porque me estoy congelando, y además, yo creo que ya se habrá secado…

Recorremos el pasillo con algo más de facilidad, ya que los ojos se nos han acostumbrado bastante bien a la oscuridad. No sólo podemos distinguir las puertas, sino nuestras propias siluetas caminando una al lado de la otra. Llegamos al vestuario, que está bastante iluminado, ya que los relámpagos no dan tregua y cada tres segundos se ilumina todo por completo. Yo tengo la intención de agarrar mi ropa e irme al otro vestuario a vestirme, pero Flynn es más rápido que yo, y sin avisar ni nada, se quita la toalla. No puedo contener un pequeño grito de sorpresa, y me doy la vuelta corriendo, roja como un tomate y con el corazón bombeando contra mis costillas. Flynn se ríe de mi vergüenza, y me dice que no muerde. Me gustaría ser así de confiada. Si fuese yo la que se hubiera quitado la toalla, al minuto siguiente habría buscado algo afilado para cortarme las venas… Pero él no. Cabrón.

Cuando termina me dice que ya puedo mirar, pero no me lo creo del todo, así que me doy la vuelta poco a poco, preparada para girarme a la menor seña de desnudez. Pero no, está completamente vestido. No sé si siento alivio o decepción. Me acerca mi ropa, y veo la toalla que estaba usando hasta hace un minuto reposando en el banco. La imagen de él quitándosela regresa a mi mente, y trato de apartarla todo lo que puedo, sobre todo porque Flynn esté enfrente de mí, mirándome, y sé que me estoy poniendo roja. Agarro la ropa, e intento apartar esas imágenes de mi mente, más que nada porque no me hacen ningún bien.

Date la vuelta” le pido, y me aseguro bien de que está de espaldas y no me ve antes de quitarme la toalla. Me pongo la ropa interior, totalmente seca, y los vaqueros, y es entonces cuando me doy cuenta de que me falta algo. “Oye, ¿y mi camiseta? No me la has dado”. Él comienza a buscarla, y la encuentra tirada en el suelo, y encima me dice que no se ha secado. “Mierda”, exclamo, sin poder contenerme. “¿Y ahora qué hago?”. Oigo a Flynn suspirar, como si de un momento a otro me fuera a decir “qué lata me estás dando”, pero se quita la camisa que lleva puesta encima de su camiseta de manga corta, y se da la vuelta hacia mí. Me quedo parada, y le miro con cara de pánico, ya que estoy en sujetador. No sé hacia dónde está mirando él porque procuro no mirarle a la cara, y aunque lo normal habría sido reventarle la cara de un bofetón o salir corriendo y esconderme, o incluso coger la toalla y taparme, me quedó allí como un pasmarote, totalmente quieta y sin poder moverme, viendo cómo él se acerca con la camisa en la mano. Le tengo cerca, casi demasiado, y trago saliva mientras alarga el brazo y me ofrece la camisa. Se debe pensar que me ha dado algo en el cerebro, porque no me muevo, ni la cojo ni la rechazo, sólo me quedo allí mirándola. Me pregunta si prefiero la camiseta, y despierto, sacudiendo la cabeza y arrebatándole la camisa de las manos.

Me giro para terminar de abrochármela, y cuando me doy la vuelta, Flynn se ríe de mí. “¿Qué pasa, tan mal me queda? La culpa es de la camisa, que es muy fea”, le digo, cruzándome de brazos. Entonces él se acerca a mí. Pero se acerca mucho. Y yo me quedo de nuevo estática, porque no sé qué es lo que va a hacer. Sin poder decir o hacer nada, coge y comienza a meterme la camisa por dentro de los pantalones. Literalmente, está metiendo las manos dentro de mis pantalones. La reacción normal a esto sería un empujón y un “¿Qué te crees que estás haciendo?”, pero lo cierto es que no quiero empujarle. Lo que quiero es agarrarle de los brazos y acercarle aún más. No sé cómo me contengo en el último momento, porque he estado a un tris de hacerlo, pero finalmente se separa, después de sacarme el pelo de la camisa con un roce que me provoca un escalofrío, y me llama hipster, o algo así porque sinceramente, no le estoy oyendo. Tengo un zumbido en los oídos que no me deja pensar, y soy vagamente consciente de que le sigo fuera del vestuario.

Caminamos hacia la entrada, en silencio, (o al menos yo, y si él me ha hablado, no me he enterado), y ya vestidos. Procuro no mirarle, y de hecho lo único que contemplo en todo el camino hacia la entrada son mis pies. No es que no quiera mirarle, pero en estos momentos tengo de todo menos autocontrol, así que prefiero no hacerlo, a pesar de que un par de veces sí se me ha ido la vista hacia él.

Cuando llegamos por fin a la entrada, él se sienta y se recuesta contra la puerta. Cierra los ojos un momento, que yo aprovecho para mirarle sin que él se de cuenta. Tiene el cuello largo, y se le marca la clavícula a través de la camiseta. Lo que me apetece es ir hasta allí y tocarle los músculos del tórax. Me apetece mucho. Pero lo mismo si me siento encima de él y comienzo a manosearlo, como estoy haciendo en mi imaginación ahora mismo, me entrega a la policía por intento de violación, así que me conformo con caminar hacia él y recostarme contra la pared, a su lado. Me sorprendo cuando me doy cuenta de que el brazo me sigue doliendo, ya que durante un buen rato ni me había acordado de la quemadura, pero al sentarme y relajarme, el dolor vuelve con toda su intensidad, y me aguijonea la piel. Emito un sonido flojo, pero Flynn lo oye, y se vuelve hacia mí. Me mira y ve que me estoy sosteniendo el brazo, así que me pregunta si me duele mucho. “Sí. Lo cierto es que sí” respondo. Me mira con preocupación, y toma mi brazo entre sus manos, y comienza a acariciarme la palma de la mano del brazo herido. De repente todas las terminaciones nerviosas de mi cuerpo se agitan a la vez, y lo cierto es que funciona, porque el dolor ya ni lo noto. Lo que noto ahora en su lugar son unas ganas de…

Ah… Oye, si tienes sueño puedes dormir un rato, en serio. No te molestaré”. No sé de dónde narices ha salido eso, porque no quiero que se vaya a dormir, quiero que se quede bien despierto, conmigo, acariciando mi mano. Pero él se debe pensar lo contrario, porque deja lo que está haciendo, y me mira. Le devuelvo la mirada sin apartarla, que es lo que mi mente me está pidiendo a gritos que haga, pero no la hago ni caso y me quedo mirándole a los ojos. “Ahm… seguro que por ahí debe haber un botiquín de primeros auxilios, con vendas y eso. Iré a por él. Si quieres quedarte aquí y dormir un rato…”. No debe querer, porque se pone en pie y me ofrece la mano, que tomo y utilizo para auparme del suelo. No se la suelto cuando ya estoy levantada, y él tampoco hace amago de apartarla. Nos encaminamos hacia la enfermería, que está bastante lejos de la entrada, y vamos todo el camino agarrados de la mano. Es increíble la forma en la que se nos han acostumbrado los ojos a la oscuridad, ya ni velas necesitamos, y he dejado de sentir miedo hace bastante rato, pero finjo que sigo teniendo para poder pegarme un poco más a él. Qué diablos, ya me da igual todo. El día de hoy ha sido el más raro que he tenido en mi vida, y curiosamente el primero en el que he pasado más de diez minutos sin pensar en mis padres. Y todo por el chico que tengo al lado… No sé cuánto tardaremos en salir de aquí, ni qué pasará una vez que salgamos, pero por el momento, me agarro a su brazo, y estoy contenta.


avatar
Dayna

Mensajes : 197
Fecha de inscripción : 16/11/2012
Edad : 29
Localización : mi parra

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x04 -- Hurricane

Mensaje  Heka el Lun Dic 17, 2012 12:24 am

Situemos para ir cerrando tramas y esas cositas.



Sally Wilson: ft Andrew (Voy)
Rachel Fields ft Frank (Voy)
Laura Hart ft Patrick (Done)
Ethan Prince ft Eve (Voy)
Tess Crawley ft Matthew (Voy)
Hope Stiles ft Lucas on the phone (Cerrado si no me da una neura)
Joe Connor ft Deb (Done)
Emma Williams ft Sky (Voy)
Shania Darcy ft Jake (Voy)
Meredith Drake ft Mal (Voy)
Simon Woodward ft Travis (Done)
Virginia Moffat ft Jack (Voy)
avatar
Heka

Mensajes : 1124
Fecha de inscripción : 27/10/2010
Edad : 34
Localización : IDK

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x04 -- Hurricane

Mensaje  Heka el Lun Dic 17, 2012 1:44 am

Teresa Crawley
ft Matthew




No he debido preguntar. Era algo demasiado personal para romper el hielo, pero lo hecho hecho está. Trago saliva cuando me dice que yo he sido su única vida social desde que llegó a Niamh. Vida social... Supongo que se refiere al beso porque por otra cosa, lo único que hemos hecho ha sido discutir desde nuestro reencuentro. Pero entonces añade que en realidad solo ha tenido una relación seria desde que rompimos pero que no funcionó. Se me encoge el estómago por un segundo al pensar que tal vez no funcionó porque sentía algo por mí, pero entonces añade que fue cosa de la distancia. “Claro... Eso de que te trasladen a Niamh debió estropearte la vida. Este sitio es un poco así. Te absorbe la energía vital o algo así. Pero cuesta dejarlo... Vaya, ahora me he puesto filosófica.” Me echo a reír en parte para no tener que responder a la siguiente pregunta, una que se que va a hacer antes de que la haga. Como va mi vida amorosa.

Me encojo de hombros. ¿Debería decir la verdad o mentir? Teniendo en cuenta, claro, que la verdad es que no me he vuelto a acostar con nadie desde la última vez que lo hice con él. Es demasiado patético para ir contándolo por ahí. ¿Cuantos años habían pasado? ¿Cinco o seis? Me limito a sonreír. “La verdad es que no. No es que haya tenido mucha suerte con los hombres estos últimos años. Nunca he sido buena en las relaciones a decir verdad, pero eso ya lo sabes...”

Relleno los vasos de café sin preguntarle siquiera si quiere más. Por la cara que tiene estoy segura de que me lo va a agradecer de aquí a un rato. Guardo silencio un momento. Eso de que haya dejado una novia atrás es algo que me ha dejado un poco descolocada. Lo han dejado por la distancia y claro, eso no quiere decir que la haya olvidado. Al contrario. Dice que siguen siendo amigos. Como nosotros, pero más real y menos como una frase hecha. Le miro a los ojos por primera vez desde que dejé de hablar y vuelvo a sonreír. Una sonrisa falsa de las mías, de estas que debería patentar porque a fuerza de soltárselas a mi padre me salen divinamente. “Es una pena lo de tu novia. La verdad es que no se como has aceptado para venir aquí. Niamh es horroroso y este hospital lo peor del mundo.”

Me termino el café aunque aun hierve casi. “Debería ir yéndome. Mi turno empieza en cinco minutos.”
avatar
Heka

Mensajes : 1124
Fecha de inscripción : 27/10/2010
Edad : 34
Localización : IDK

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x04 -- Hurricane

Mensaje  Zaida el Mar Dic 18, 2012 11:31 pm

Flynn Watson
ft. Zoe




Tengo mucho sueño, pero tengo demasiado adrenalina en el cuerpo como para dormirme. Además está también los rayos iluminando la entrada, el ruido de la lluvia al caer al suelo y el sonido del viento golpeando los cristales de la puerta. Y encima tengo frio, pero contra eso no hay nada que hacer. Pensándolo, es normal ya que no llevo zapatos, y arriba solo tengo puesto una camiseta de manga corta y demasiado fina. La camisa la lleva Zoe... Aun con los ojos cerrados, noto como se sienta a mi lado en el suelo, con su pierna tocando la mía. Lo cierto, es que saber que está aquí conmigo me relaja aún más. Zoe hace un ruido de molestia con la boca, y vuelvo la cabeza para mirarla. “Tiene que dolerte mucho.” Digo, en parte porque es cierto, y porque quiero dar un uso a mi boca que no sea el de arrancarle la suya a besos. Si, llevo pensando en esto toda la puta tarde y hasta que no lo haga no se me pasará. Eso lo tengo claro. Pero aunque he notado cierto interés por parte de Zoe, no quiero hacerlo. No es el momento. Estamos solos en el instituto, nos hemos visto casi desnudos, y he pasado por mas situaciones comprometidas con una chica en unas horas que en toda mi vida. Normalmente si una chica me gusta, a ella ya le he gustado primero, le digo cuatro guarradas al oído y nos lo montamos en el coche y a casa. Pero no quiero eso con Zoe. Nuestro primer encuentro no fue así. Ella es distinta. Especial. Es...

Contesta que si que le duele.

La de cosas que se pueden pensar en un segundo... Le cojo el brazo y tiene una herida muy fea. Se lo acaricio porque no puedo hacer nada para curarla, y porque quiero tener una excusa para tocarla. Noto como se le eriza la piel, y esa sensación hace que ocurra lo mismo con la mía. Y otras cosas...

De repente me dice que si tengo sueño que duerma. ¡Me está mandando a dormir! Le suelto el brazo porque su comentario me ha chafado un poco. Aunque se que lo dice porque me ve cansado. “No. No podría.” La miro a los ojos solo por placer ya que me encanta mirarla. Debo parecer un estúpido de esos salido de un libro malo romántico. Pero ella me devuelve la mirada. No es que no nos hayamos mirado otras veces, pero estos momentos, mirándonos así sin más, parecen muy intimo... Lo que te diga, recién salido de un libro malo. Sonrío de medio lado y sin dejar de mirarla echo la cabeza de lado en la puerta.

Se ofrece para ir en busca de unas vendas para el brazo mientras insiste en que duerma. Suspiro. “Donde vas a ir tu sola...” Estoy susurrando. Entre el cansancio y las emociones, ya no me sale la voz. Me pongo de pie, aunque lo único que quiero es tumbarme en su regazo e intentar dormirme... No, así tampoco podría. Le ofrezco la mano a Zoe para que se levante y me acompañe a buscar lo que quiere. No voy a dejarla sola aquí, aunque si fuera yo solo iría mas rápido y volvería en un momento. “Si quieres quédate aquí y voy yo. Solo serán unos minutos.” Ella niega rápidamente con la cabeza, como si la idea de que me fuera, fuera la peor del mundo. “Vale” Asiento y me fijo en que aún no me ha soltado la mano. “Vamos los dos”.

Por el camino noto como se pega a mi y me agarra el brazo en la oscuridad. Estas caricias son las que hacen que la sangre se me baje del cerebro. Sigue asustada, y es normal porque yo también lo estoy. Parece que el instituto se va a caer de un momento a otro. Suspiro apartando las ideas de derrumbamiento de mi cabeza. De repente me acuerdo de Pyros, y de lo mal que lo debe estar pasándolo solo en mi habitación dentro de mi cama. “Mi gato debe estar asustadísimo...” Digo esto en voz alta y noto que Zoe me mira. “Mi gato.” Rio como si fuera una tontería, y no me tuviera que preocupar por el tanto como lo hago. Pero lo hago. Zoe me acaricia el brozo, en un gesto parecido al que yo le he hecho antes a ella. Pero mi brazo no está herido. Por gestos como este, noto que Zoe siente... cosas... por mi. Quizás simplemente sea porque ella tenga diez o doce gatos en casa y sepa lo que es preocuparse por ellos.

De repente se oye un ruido muy fuerte en la calle. Nos sobresaltamos los dos y en vez de soltarnos apretamos mas fuertes las manos y noto que Zoe se pega aún más a mi si eso es posible. “A debido ser uno de los arboles. Espero que no haya aplastado mi coche. ¿Estas bien?” La miro, pero no parece estarlo. “No te preocupes, aquí dentro no nos pasará nada. Estamos... “ Nada más decir eso vemos como por debajo de la puerta del comedor empieza a salir agua. “… a salvo...”.
avatar
Zaida

Mensajes : 151
Fecha de inscripción : 31/10/2010
Edad : 28
Localización : Niamh

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x04 -- Hurricane

Mensaje  Heka el Miér Dic 19, 2012 1:18 am

Rachel Fields
ft Frank




La enfermera debe creer que tengo cinco años o así porque cuando el chico mono me pregunta como estoy, contesta por mi y le da todo el estúpido historial médico. Le falta contarle que tuve varicela a los cinco años y que me rompí el brazo a los quince por caerme de la moto. Maldito momento en el que di mi nombre real. Ahora han accedido a los archivos. Si esto fuese una película policíaca o de espías, los malos tendrían pinchados los registros de los hospitales. Espero que en la vida real los malos sean más estúpidos o estoy jodida. Que el chico mono no parece Bruce Willis precisamente.

Se va a prepararme la camilla y nos deja solos. Durante un minuto es un pelín incómodo pero acabo riendo cuando confiesa en broma -aunque yo diría que más en serio de lo que me quiere hacer creer- que ganas de salir por patas no le faltan. "No me extraña. Si yo fuese tú y me atropellara, estaría escondida de mi misma." Mejor no me esfuerzo en intentar encontrarle la coherencia a esa frase porque lo mismo me vuelve a dar el dolor de cabeza. Además la frasaza ha debido impresionarle porque dice que me ve más despejada. Vuelvo a reírme, esta vez de mis propias chorradas. "Sí, me encuentro mucho mejor. De hecho quería irme a casa, pero los matasanos no me han dejado... Dicen que es conveniente que me vigile este tipo de golpes o no se que chorrada..." Me encojo de hombros dando a entender que en realidad me parece una gilipollez. Deberían dejar que me vaya y si vuelvo a ponerme mala, ya volveré. Pero no se como lo ha interpretado el chico mono porque me suelta una parrafada acerca de su seguro. "Más te vale, guapo, o me enteraré donde vives y te acosaré hasta que me pagues la factura de todo lo que me han hecho ahí detrás." Ahora soy yo quien bromea, obviamente, aunque lo mismo por ahí me entero de como se llama, que llamarle chico mono empieza a resultarme rarito.

Las enfermeras nos hace señas y me lleva hasta la cama. Desgraciadamente no es tan sugerente como me hubiese gustado y es la enfermera quien me ayuda a acostarme. Se conoce que no se puede tener todo. Cuando la enfermera se va tras decirnos que volverá en quince minutos tras lanzarnos una mirada significativa a ambos -imagino que querrá decir "nada de follar en la camilla" o algo así- y le miro. "No hace falta que te quedes. Con dejarme el número de tu seguro o lo que sea estamos bien. Así si me muero de repente puedes cargar con los gastos del funeral."

Se queda tan serio que no puedo evitar que me de un ataque de risa.
avatar
Heka

Mensajes : 1124
Fecha de inscripción : 27/10/2010
Edad : 34
Localización : IDK

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x04 -- Hurricane

Mensaje  Bolly el Miér Dic 19, 2012 2:20 pm



Charlotte Day// Con: William// En: casa - WAIT
James Grentham// Con: Ash// En: casa - VOY
Patrick Hawke// Con: Laura// En: casa - VOY
Lucas North//Con: Layla// En: juzgados -WAIT
Debra Morgan// Con: Joe// En: comisaría - VOY
Vera Elster // Con: Harry// En: casa - VOY
Amanda Woodward//Con: George//En: The Inn - VOY
Travis Morgan// Con: Simon// En: cafetería- VOY
Laura Collins// Con: Nick// En: Chinese- WAIT
avatar
Bolly

Mensajes : 1112
Fecha de inscripción : 14/10/2010
Edad : 34
Localización : Hollywoo.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x04 -- Hurricane

Mensaje  _Sara el Jue Dic 20, 2012 12:41 am

William Archer (con Charlotte)

On de abrazo aunque no sea la persona correcta XD.

Bueno, Charlotte no se va a quedar quietecita como me gustaría, pero dado que eso significa que lo va a hacer por echarme una mano no se lo puedo reprochar. Una parte de mí no puede evitar pensar que en vaya momento hemos ido a volvernos vulnerables, aunque la otra esté contenta de una forma que nunca me habría imaginado. Tener un hijo era algo que toda mi vida he preferido dejar para otros, una responsabilidad con la que no quería cargar. Y sin embargo aquí estoy, ahora. Quizá es porque me ha pillado en una etapa más centrada de mi vida, más segura. Que a ver, este lío que tenemos ahora es todo menos seguro, pero igual yo sí lo estoy. O lo que sea. Tal vez es la persona con quien lo tienes. Lo único que sé es que la isla se está cayendo a pedazos y yo sigo queriendo tener ese hijo. Aunque parezca el movimiento menos inteligente del mundo. Y obviamente, quiero que él esté bien, y Charlotte también. Él, o ella, claro. No se me había ocurrido que pudiera ser una niña. O sea, sí, pero no me había parado a pensarlo.

Y ahí estoy, desvariando sobre nuestro futuro y sobre que un hijo no es un concepto abstracto sino una persona, cuando me abraza. Al principio pienso que le doy lástima, pero luego noto la fuerza con que se me aferra y pienso que igual no soy el único al que le hacía falta. La atraigo hacia mí y la beso en el pelo. No sé cómo de moñas nos estamos poniendo, pero si uno no puede ponerse moñas en una situación así, apaga y vámonos.

-Bueno, ya hablaremos de ayuda cuando tengamos que hacerlo. Hoy prefiero no pensar más en eso. Ya he pasado bastante tiempo pensando en chorradas- Porque eso es lo que son, chorradas. No tiene ni pies de cabeza lo que se ha montado y al final acabará cayendo por su propio peso. Con un empujoncito mejor, claro, pero de todas formas-. Ya nos pondremos a arreglar el mundo mañana.

O a intentarlo. Porque no sé si conseguiremos arreglar el mundo o qué, o si conseguiremos siquiera arreglar la isla (o cuánto nos va a durar si lo hacemos, que esa es otra) pero eso es otra historia de la que nos ocuparemos en otro momento. Ya me he comido bastante la cabeza durante dos semanas en el trullo. Ahora que estoy en casa quiero disfrutarlo.

-¿Qué hacemos? ¿Quieres ver algo o estás cansada?- No me importaría irme a la cama, la verdad. El día no ha sido más largo porque no tenía más horas. Y no me refiero a irme a la cama en ese plan, aunque esa parte creo que ya la hemos cubierto por hoy. Pero sólo por hoy.
avatar
_Sara
Admin

Mensajes : 2496
Fecha de inscripción : 31/08/2010
Edad : 29
Localización : The Inn

Ver perfil de usuario http://theexile.foroactivo.eu

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x04 -- Hurricane

Mensaje  _Sara el Jue Dic 20, 2012 1:06 am

Layla Lennox (con Lucas)

Bueno, pues la cosa es que aquí no hay nadie o nadie disponible y que Lucas está prometiendo llevarme a comer si nos han jugado la inocentada. Aún tengo la galletas frescas, pero no te digo que no me fuera a ir bien una cena decente. Claro que probablemente esto sólo sea un pequeño inconveniente y nos quedemos con las ganas. Las vueltas que da la vida. Si Lucas North y su fama de mujeriego me hubieran dicho de ir a cenar a solas le habría respondido con una carcajada y un no (como he hecho otras veces antes, todo sea dicho) pero hoy incluso es tentador. Muy tentador.

Pero cuando voy a decirle que sí, suena su teléfono.

Le hago un gesto de que adelante, lo coja, pensando por un momento que igual es Schulze y que la reunión se ha pospuesto hasta mañana y todo el mundo está ya tan a gusto en casa menos nosotros. Pero entonces veo cómo le cambia la cara y el tono en que empieza a hablar y casi se me escapa una sonrisa. Es ella. Es obvio que es ella y que le está provocando una regresión a la adolescencia como una catedral. La verdad, es casi enternecedor verlo así. Ha sacado una parte de Lucas que todo el mundo desconocía, o no sabía siquiera que existiera, especialmente yo. Creo que es parte de su culpa que yo me esté planteando aceptar salir a cenar con él esta noche. Me gusta más este lado secreto de Lucas que el que aparecía, pagado de sí mismo, por la oficina una mañana sí y otra también.

Eso es lo primero que deduzco. Lo segundo, hay algo que falla, y es que empiezo a estar segura de que, o bien Lucas no sabe a qué se dedica esta chica, o yo me he equivocado de persona. Porque esto no parece una relación de pago ni soñando. Se han conocido, se han gustado, y él sigue perdiendo los calzoncillos por ella horas más tarde. En el fondo me alegro. Empezaba a preocuparme el giro de los acontecimientos. No creo que dure mucho, de todos modos, conociéndole... o sí, porque no le he visto así nunca. Creo que tengo que trabajar con parámetros nuevos. Y eso me desconcierta. Pensar que tienes calada a una persona... y que de repente no sea así.

Pero en fin. Miro hacia la pared en un intento de no cotillear la conversación y cuando acaba, me vuelvo a él con mi más perfecta expresión de inocencia. Por mucho que intento disimular, me dice que puedo decirlo. No sé si se me nota tanto o, para variar, yo no tengo manera de sorprenderlo a él. O muy pocas.

-¿Qué tendría que decir?- pregunto, como si la cosa no fuera conmigo, y bajo la vista. De acuerdo. Puede que sí tenga algo que decir. No es malo, sólo estoy sorprendida. Sólo eso. -Sólo pienso que es... curioso. Pero no, me alegro por ti, en serio. A todos nos llega eso en algún momento.- Basta, Layla. Que va a parecer que te estás burlando cuando no quieres hacerlo en realidad.- Además, ya tienes su número. ¿Y vais a volver a veros, no? Eso es bueno.

Vuelvo a fingir que los carteles de las paredes me interesan y luego lo miro de reojo. -Ya no voy a tenerte a mi alrededor tirándome la caña. Creo que hasta lo acabaré echando de menos.
avatar
_Sara
Admin

Mensajes : 2496
Fecha de inscripción : 31/08/2010
Edad : 29
Localización : The Inn

Ver perfil de usuario http://theexile.foroactivo.eu

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x04 -- Hurricane

Mensaje  Bolly el Jue Dic 20, 2012 1:35 am



Debra Morgan
(Con Joe)

Me pregunto de qué cojones va esto. No, de verdad, porque no entiendo un puto carajo de lo que está ocurriendo ahora mismo. Y llueve. Y hace frío. Quiero mi puto cigarro, quiero irme a casa, descansar y olvidar que este puto día de mierda ha pasado, joder. Eso es lo que quiero, pero obviamente no va a ser lo que va a pasar. Porque claro, estoy convencida de que por más chula que me ponga si a este jodido gilipollas le da la puta gana de dejarme sin trabajo hoy, puede hacerlo.

Juro que en mi vida me imaginé que iba a verme en estas. No, ni de puta coña.

Lo mejor no es eso, si no que me sigue. Yo pongo los ojos en blanco porque en serio que esto es jodidamente increíble. Cuando yo digo las cosas las cumplo, si no me van a quedar más cojones que quedarme hasta las mil aquí porque al señor le sale de los huevos y supuestamente estamos haciendo el bien común por esta Isla de mierda que en realidad no puede estar peor de lo que ya está desde que la conozco, pues no le puedo hacer nada al respecto. Pero bueno, si pensaba que la cosa ya era lo suficientemente surrealista, lo que hace a continuación ya sí que me deja jodidamente descolocada.

Me besa.

Me.besa. Me advierte que no me vaya a mojar y le da por besarme mientras nos empapamos como dos imbéciles. No lo entiendo. Creía que las cosas estaban claras, creía que había dejado claro que no le interesaba lo más mínimo y ya tenía el suficiente complejo de kleenex durante todos estos días y además teniendo que soportar su cara a diario así que no. No sé de qué coño va. Ni sé por qué cojones se piensa que está en su derecho de besarme. Lo peor no es eso, si no que le he seguido el rollo. No me he apartado directamente. Me ha vuelto a besar. Me ha gustado.

Joder.

Cuando le escucho dar el portazo yo sigo ahí, parada. Cuando por fin consigo reaccionar - estoy convencida de que estoy hecha una mierda ahora mismo con tanta puta agua - me refugio y enciendo el cigarro como buenamente puedo. Intento relajarme. Contar hasta diez. Pasar absolutamente una puta mierda de todo lo que ha pasado. Es lo que mi hermano me diría que hiciera. De hecho, lo que debería hacer. Consigo encender el cigarro. Una calada, dos, tres. Todas con ansia. Dejo pasar unos segundos más hasta que pienso que ya es suficiente y tiro el cigarro a la lluvia para que se apague y entro. Me lo encuentro en su despacho,como si no hubiera pasado jodidamente nada. Me lo quedo mirando desde la puerta.

- ¿Qué coño ha sido eso?

Es lo único que sale de mis labios.
avatar
Bolly

Mensajes : 1112
Fecha de inscripción : 14/10/2010
Edad : 34
Localización : Hollywoo.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x04 -- Hurricane

Mensaje  Heka el Jue Dic 20, 2012 3:35 am

Emma Williams
ft Sky




En serio que ya pensaba que no iba a verle mas el pelo a Sky cuando me ha llamado esta noche. Estaba harta de trabajar y quería divertirse... Pues diversión es lo que iba a tener, faltaría más. La he llevado al mejor sitio de la isla, que tampoco es que tenga mucho donde elegir, las cosas como son, pero parece que se lo pasa bien. Básicamente era la fiesta de cuatro colgados colegas de un colega que querían hacer una fiesta para celebrar el huracán. Porque como he dicho son unos colgados y celebran los huracanes. Están en el mundo porque tiene que haber de todo... Pero se lo han montado bien, las cosas como son.

La cuestión es que no quiero pasar la noche encerrada en un local con lo locos estos por culpa de la tormenta, así que le propongo a Sky irnos antes de que el tiempo se ponga peor. Y la que va lista ya es ella. Creo que el camarero la ha invitado a chupitos o algo porque va piripi del todo. Y está super mona sin dejar de reír.

Porque tengo que decirlo. Desde que conozco a Sky puede que tenga un estúpido enchochamiento con ella. Pero es que es su culpa por ser tan guapa...

Cuando suena la estúpida "Call me maybe" me pongo a cantar con ella, que lo da todo con la cancioncita. Lo mismo si nos marcamos este dúo un par de veces me acaba gustando la canción y todo, pero afortunadamente no da tiempo a que salga otra vez en la radio porque por fin llegamos a mi casa. Habiamos quedado aquí, así que es aquí donde está el coche de Sky. Me lo pienso durante un segundo antes de preguntarle si quiere pasar para tomarnos la última. Curiosamente ella acepta encantada y pasamos al estudio. No esperaba visita y menos a ella así que está todo manga por hombro. Espero que a Sky no le importe...

Cuando le traigo la cerveza, se sienta en mi cama y yo no tengo otra cosa que hacer que sentarme a su lado. Hoy vamos a poner a prueba mi autocontrol, a ver que tal sale. Espero que bien porque no me gustaría que acabase huyendo de mi. Empieza a contarme cosas de clase y me tengo que reír con lo de que Cumbres borrascosas lo escribió Austen. "Yo no soy de leer mucho, pero mi madre era gran fan de Jane Austen y me hasta me llamó así por uno de sus libros. Y jamás en la vida se me habría ocurrido decir tal barbaridad..."

A la primera cerveza le sigue la segunda y luego la tercera. Pasamos de hablar de sus alumnos a mis clientes. Del bebé rechoncho que no paraba de llorar y moverse y como luego su madre me echó la culpa a mi de que ninguna de las fotos saliese en condiciones. "Hay gente que piensa que hago milagros. Si el bebé no para, la foto saldrá movida. Y si no eres guapa, no vas a salir agraciada en la foto por arte de magia... No entiendo a la gente." Entonces me acuerdo de la tarde en la que le hice las fotos a ella. Las mejores que he hecho en mi vida. De hecho, por su culpa me vino la chica feucha pensando que yo era alguna especie de virgen milagrosa que iba a hacer que saliera en las fotos como Sky... Que valor.

Entonces es cuando dice que tiene que irse pero se marea al levantarse y vuelve a caerse en la cama. No puedo evitar reirme. Además el color de su pelo hace un contraste precioso con el rojo de la colcha... Me levanto y cojo la cámara, y le hago una foto tal y como está. mirando al techo y mordiendose el labio, pero un poco descentrada, pera que su pelo sobre la cama sea el punto de máxima atención. "Lo siento. No he podido evitarlo. Hay cosas que me sacan la vena artística. Pero prometo no exponerla sin tu permiso"

Titubeo un poco antes de decir lo que se perfectamente que voy a acabar diciendo. "No cojas el coche que entre el huracán y como vas sería peligroso. Quédate esta noche."
avatar
Heka

Mensajes : 1124
Fecha de inscripción : 27/10/2010
Edad : 34
Localización : IDK

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x04 -- Hurricane

Mensaje  Bolly el Jue Dic 20, 2012 2:35 pm



Lucas North
(Con Layla)

Es uno de esos momentos en los que realmente ya no queda absolutamente nada más que decir porque ya está dicho todo. Quiero decir, ya me ha visto, ya ha debido de reírse internamente todo lo que ha querido y más, ahora le estoy ofreciendo la oportunidad de que lo haga abiertamente. Hasta yo soy consciente de que he parecido tener 16 años en lugar de los 38 que realmente tengo. Se me queda mirando y me pregunta que qué se supone que tiene que decir. Yo sonrío. Aunque no termino de entender lo que dice a continuación, bueno lo de que es curioso sí. Nunca me he tomado tantas molestias, por decirlo de alguna manera, con las mujeres con las que he salido. Al menos con ninguna de ellas me he tirado casi veinte minutos por teléfono hablando de nada en concreto. Que a todos nos llega "eso" en algún momento, me suelta. Para el carro, espero que no se esté refiriendo a que me he, digamos, enamorado/colgado de Hope o algo por el estilo. Porque a) es demasiado pronto para saberlo b) No, no lo considero. Nunca he sido una persona enamoradiza, de hecho, eso de enamorarse es completamente desconocido para mí, y dudo que Hope me vea como algo más que un ligue, alguien con quien verse de cuando en cuando para pasar un rato agradable. Lo cual está bien. Estamos los dos en el mismo punto de vista. Siempre he sido igual, no sé qué puede tener de diferente esta vez. Aparte de que ella es una persona con la que puedes hablar de absolutamente todo y no cansarte. Y no es que todas tengan esa cualidad....

Me la quedo mirando un poco con cara de : ¿qué estás hablando? y a ella le parece divertido. Como si yo fuera la persona más obvia del planeta sin darme cuenta. Que sí, vale, Hope me gusta. Mucho. Pero no quiere decir lo que ella está implicando.

- Sí, la voy a llamar. Sí, nos vamos a ver. ¿Qué diferencia hay con otras veces?

Entonces lo comprendo. Ah. Ese es el problema. Quiere atención, aunque no la pida abiertamente, pero la quiere. Y aunque esté bromeando. Y yo que pensaba que la tenía frita con todas las veces que he intentado que salga conmigo a tomar algo para recibir como respuesta una carcajada y algo que básicamente quería decir que me buscara otra.

Y hago eso, y sin embargo, ella dice que echará de menos tenerme pululando y flirteando con ella. Si alguien las entiende, que me mande un manual. Por favor.

-¿En serio? Y yo que pensaba que me ibas a decir algo del estilo: menos mal, otra tendrá que aguantarte y no seré yo..

El comentario le hace gracia y pretende que me crea que sí, que realmente eso era lo que quería decirme, pero la conozco desde hace mucho tiempo. ¿Es posible que la encantadora moneypenny esté envidiosa y todo?

Porque eso sí que sería un giro de los acontecimientos.

avatar
Bolly

Mensajes : 1112
Fecha de inscripción : 14/10/2010
Edad : 34
Localización : Hollywoo.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x04 -- Hurricane

Mensaje  Dayna el Vie Dic 21, 2012 2:00 am



Bass Grier

Quién iba a decir que un asesino a sueldo tendría tal cantidad de trabajo. Supongo que es para lo único que no hay crisis. Las ganas de matar a alguien nunca pasan de moda. Conmigo es algo más curioso aún.
¿Que si he sentido deseos de matar a alguien? Constantemente. Pero nunca lo hago. No, yo mato a gente desconocida, preferiblemente después de que se me haya depositado una gran cantidad de dinero en el banco. Así es como funcionan las cosas.

Me siento en la silla del bar cutre este en el que he ido a entrar. Aún no la he encontrado, pero me falta poco, lo sé…

Durante la semana pasada, recibí varios encargos. Obviamente, no me puedo ocupar de todos a la vez, así que voy escogiendo los que más me gustan, que normalmente viene a significar por los que más me pagan. ¿Cómo se ponen en contacto conmigo? Esa es la parte más sencilla. Lo único que necesito es un número de teléfono y un correo electrónico, y el resto lo hacen los demás. Ya he ganado una fama notable en el gremio. No tengo tarjetas de visita, ni un local con un cartel que pone “Asesinatos Express”. Los clientes vienen a mí ellos solitos.

De los cuatro encargos que recibí, dos de ellos eran lo más aburrido del mundo: el primero, una mujer despechada porque su marido la está engañando, y el segundo, más cliché aún si cabe, una trepadora de veinticinco años casada con un viejarras millonario. Bah, con esos ni me molesto. Sin embargo hubo uno que me llamó mucho la atención: abrí el email, y miré la información del objetivo. Barrie Kessel, una mujer joven y guapa que trabaja en Harvard. ¿Quién querría acabar con ella? Si parecía recién salida de la casa de la pradera… En fin, no es mi trabajo juzgar. Me puse manos a la obra, averigüé dónde vivía, sus horarios, y francamente me seguía pareciendo raro que la quisieran matar. La mujer lo único que hacía era trabajar, trabajar y trabajar. Después iba a casa, sacaba al perro, llegaba a casa, y seguía trabajando. Llamadme curioso, pero me gusta saber la razón por la que mato a alguien, así que fui a su casa a ver si allí descubría algo sobre el motivo por el que querían que la chica estirara la pata. Escogí una hora cualquiera. Total, se pasaba el día entero en la universidad…

Con lo que no contaba es con que no viviera sola. Había una vieja en la casa, teléfono en mano, a punto de avisar a la policía… Intenté retenerla, con las pocas luces de tener la pistola en la mano, y cuando me dio un cacharrazo con el auricular del teléfono en la cabeza, la pistola se disparó. No tenía intención alguna de matarla, que conste. Yo no mato a gente por placer, sino por dinero, y a mí no me han pagado para matar a la señora esta. Salí corriendo de allí, y me perdí el momento en el que la chica llegó a su casa. Para cuando me quise dar cuenta, ella ya había ido hacia el aeropuerto. Descubrí que había salido en un vuelo a París. El problema es que ese vuelo era el último, porque habían sido todos retrasados por no sé qué mierda de huracán. Así que me tuve que esperar unas horas para coger el siguiente.

Cuando llegué a París… Sorpresa, no estaba. Me costó la vida averiguar de dónde había aterrizado el vuelo con dirección París desde Boston, pero al final lo conseguí. Niamh, ¿eh? Me sonaba a una mierda de isla de estas a las que no llegan las películas hasta el año siguiente. Y lo es.

He entrado al primer bar que he visto, un cuchitril oscuro con los taburetes pegajosos. Pero qué cojones, he estado en sitios peores. Mucho peores. Como prefiero no pensar en eso, me pido una Guiness, que para eso estamos en Irlanda. Y está buenísima. No sé dónde voy a empezar a buscar, pero no creo que me lleve mucho encontrarla. Después de todo, esta isla es enana y no tiene muchos hoteles que digamos. Y el nombrecito de la mujer se las trae también. Me hizo gracia la primera vez que lo escuché. Kessel. Antes de matarla la preguntaré si alguna vez ha hecho la carrera en menos de 12 parasegundos. En fin, me termino la cerveza casi con pena, y me siento tentado de pedir otra, pero el tiempo apremia y no es plan de llegar bebido, que si fallo el primer tiro la lío.

Me levanto y salgo a la calle, que está totalmente desierta. No me extraña, hace un frío que pela, llueve a cántaros y el viento es tremendo. Así que no bromeaban con lo del huracán… Sigo diciendo que las he pasado peores. No voy a dejar de cumplir mi encargo ni por un huracán, ni por un tifón, ni por el apocalipsis maya. Recorro unas cuantas calles, calado hasta los huesos y con más frío del que quiero admitir, y al final encuentro un hostal más cutre aún si cabe que el bar del que he salido. Dudo mucho que la tal Barrie esté aquí, porque me imagino que con su sueldo de Harvard se puede pagar algo mejor (contando con que lo haya) pero no quiero pasar nada por alto, así que entro.

El “hotel” es más bien un hostal para la típica persona que han echado de casa y no tiene dinero para pagarse otra cosa. También es el sitio perfecto para los que van de putas. En fin, es asqueroso. Pregunto al hombre que está al otro lado del mostrador, un tipo barrigón y calvo, con cuatro pelos blancos y la camisa abierta, la cual deja ver la camiseta blanca de debajo llena de manchas de sudor. Y que me obliguen a matar a una rubia despampanante habiendo semejantes especímenes por el mundo… Una auténtica pena.

Como había imaginado, el hombre no conoce a ninguna Barrie Kessel. Describo la mujer al tipo, por si acaso ha sido tan lista como para haber dado un nombre falso, pero nada. Vamos, que aquí no la voy a encontrar.

Salgo de allí con el mismo asco con el que he entrado. Me parece que la voy a seguir buscando mañana. Total, ya es muy tarde y tengo hambre, así que me buscaré una habitación y ya mañana sigo. Lo mismo tengo suerte y el hotel donde pille la habitación es en el que está ella… En ese caso, ya la mataré mañana. Pobrecilla, que duerma por lo menos.


avatar
Dayna

Mensajes : 197
Fecha de inscripción : 16/11/2012
Edad : 29
Localización : mi parra

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x04 -- Hurricane

Mensaje  Heka el Miér Dic 26, 2012 2:59 am

Ethan Prince
ft Eve




Aguanto la risa como puedo cuando la chica se levanta del taburete torpemente para dirigirse a nuestra mesa. Que no es que me ria de ella, por supuesto. Jamás me río de las caídas de la gente y menos si es una chica, pero es que me hace gracia lo torpe que parece porque, con esas piernas tan largas que tiene, parece Bambi aprendiendo a andar. Lo mas gracioso es que finge que no ha pasado nada y que cuando se acerca a nosotros anda con elegancia y todo.

Se sienta junto a Kevin -y frente a mi- y mientras él babea, ella le vacila. Pero el pobre Kev es tonto y ni se da cuenta, angelito. Si es que se lo tiene merecido. Uno no puede ir por la vida silbando a la primera chica guapa que se cruza por delante y empezar con las estúpidas preguntas de "de donde eres"... Joder, si le falta preguntarle el típico "qué hace una chica como tu en un sitio como este" para quedar como un gilipollas integral ya. Y sin embargo por quien lo siento es por ella, que seguramente venía a pasarlo bien y ha acabado siendo objeto de los babeos del inútil este.

Me siento en la obligación de salvarla o algo.

Para empezar le pregunto como se llama. Porque cualquier persona civilizada se presentaría primero pero claro... Eso son las personas civilizadas, no Kevin. Y nos dice que se llama Eve. Como la de la película. Pero esta no tiene pinta de ser tan peligrosa como esa. Tiende la mano pero es Kevin quien se adelanta y la besa presentandose y añadiendo un "y este de aquí es mi amigo Ethan." Yo me limito a sonreir y saludar con la mano, a pesar de que cuando responde a nuestra presentación, juraría que me mira más a mi que a él. Ya se que a él le está vacilando pero ¿está flirteando un poquito al menos conmigo o me lo parece a mi? Mientras Kevin le sigue dando la vara y ella largas a él, apuro mi copa porque, que narices, me lo estoy pasando bien viéndole hacer el ridículo. Y juro que no se que es mejor, si la cara de Eve mientras alaba su maravillosa actuación -un poco más y saca un grammy de debajo de la mesa, porque si, la chica canta bien, pero eso ya es peloteo gratuito- o la de Kevin cuando ella pregunta si él no va a cantar nada. Para empezar, Kevin no canta peor porque no es posible. No se puede desafinar más. Y el tío se pone a presumir ante Eve de ser el nuevo Freddy Mercury por lo menos. La miro y sonrío, aunque no se si se ha fijado. Me encantaría que lo sacase al escenario a hacer el ridículo, por idiota. Cuando Eve le dice que esperaba poder cantar "Like a virgin" con él por poco suelto la carcajada de mi vida. Consigo disimularla y lo mismo el ruido del local lo ha tapado y no se ha notado pero por si acaso intento ocultar mi sonrisa mirando para otro lado mientras doy un sorbo a mi copa.

Pero oye, ¿por que no? Lo mismo la ayudo...

"No seas tonto y canta con la chica, Kevin. Verás que bien." Kevin me mira con cara de querer matarme. "Si no cantas con ella, me la llevo yo a bailar."

Eso actua como palabras mágicas con él, que hace cualquier cosa con tal de que yo no me lleve a la chica. Y la verdad es que no es que sea un sacrificio bailar con Eve, pero por ahora prefiero observar desde aquí como Kevin hace el gilipollas. Al final me está alegrando la noche y todo porque lo hace y de que manera. No se como Eve puede mantener el ritmo y el tono al lado de semejante desastre humano, pero oye, lo consigue. Y además de eso baila bien y sexy y me mira desde el escenario porque se ha dado cuenta de que nos estamos cachondeando de él a dúo y es divertido. Cuando bajan, alabo su actuación y lo bien que lo han hecho los dos mientras Kevin me fulmina con la mirada.

Miro el reloj.

"Os tengo que dejar. Mañana tengo cosas que hacer. Un placer, Eve." Cosas que hacer. Si. Guardar cola en la oficina del paro y poco más, pero estoy cansado, así que cojo mi chaqueta y salgo a la calle.
avatar
Heka

Mensajes : 1124
Fecha de inscripción : 27/10/2010
Edad : 34
Localización : IDK

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x04 -- Hurricane

Mensaje  Bolly el Jue Dic 27, 2012 6:38 pm



Travis Morgan
(con Simon)

Vale. Creo que el ambiente se relaja un poco cuando me dice que en realidad lo de Joe es cosa de mi hermana y no suya. Realmente, no, no lo es. De hecho, no sé por qué le estoy contando todo esto. Supongo que necesitaba a alguien con quien poder hablar del tema y desahogarme agusto. Contaba con que me diera su opinión, o algo así. Y la tengo. Es cierto que debo dejar a mi hermana que se dé sus tortas sola, por más que me joda que ande con capullos de mierda mentirosos como Joe. Aunque después de la última vez, dudo mucho que mi hermana tenga el valor de volver a intentar nada si no quiero acabar con complejo de paquete de kleenex. Pobre. Me sorprendo cuando me cuenta el caso de su hermana. Que está medio tonteando con uno que le dobla la edad y le ha hecho promesas vacías de ser artista. Alzo ambas cejas y doy otro sorbo a mi café.

- No sé qué es peor - le admito - Nos van a llevar por la calle de la amargura estas hermanas nuestras.

Él sonríe ante mi comentario, y yo también. La verdad es que uno no pide las hermanas que le tocan y las nuestras han salido así. Qué remedio. Yo, al menos a la mía, la quiero igual. Aunque su gusto respecto a tíos sea altamente cuestionable. No físicamente, que si nos ponemos a juzgar sólo por la portada del libro todos pasarían el test, es cuestión de que todos le han salido unos cabrones de marca y mi querida hermanita no aprende a echarse un novio como Dios manda. Me hago mayor, y la expresión "novio como Dios manda" tampoco es que sea aplicable en mi caso. Miro a Simon de nuevo, quien se ha puesto a darme una explicación respecto a lo que he dicho sobre la fiesta o lo que quiera que fuera que organizara con esos amigos suyos. Dice que tampoco fue lo que se dice una fiesta y que no es mi rollo. No es mi rollo, bueno, no, puestos así no. Estoy apunto de decirle que no esperaba yo que ese fuera el suyo y empiezo a pensar que Joe puede que no mintiera tanto como se dejó caer y que ahora sea yo al que han estado tomando el pelo todo el tiempo y estoy por cabrearme e irme, pero vamos a dar el beneficio de la duda. Por ser Simon, o porque sigo sin fiarme de la palabra de un tío como ese.

- Entiendo - me limito a contestar. ¿En serio? ¿Eso es todo? Joder, me estoy luciendo - No sé, curiosidad supongo.Tampoco es que tuviera que decirme nada, pero...ya sabes, nunca te acostarás sin aprender algo nuevo.

Como que resulta que ahora te van esta clase de juergas, pienso, mientras escondo la cara en otro sorbo de café.
avatar
Bolly

Mensajes : 1112
Fecha de inscripción : 14/10/2010
Edad : 34
Localización : Hollywoo.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x04 -- Hurricane

Mensaje  Bolly el Sáb Dic 29, 2012 1:00 am



Charlotte Day
(Con William)

Ha sido un dia agotador, y horrible, aunque haya terminado bien para ambos. Me encantaría poder dar las buenas noticias de que William está conmigo, pero ya me ocuparé de todo eso mañana. Hemos hablado, nos hemos abrazado y dado todo el cariño que podemos darnos en una situación como esta. Hemos tenido bastante sexo en una sola tarde - noche para lo agotado que está William y hemos recuperado gran parte del tiempo perdido. Creo que, por el momento, no podemos pedir más. Sé que ha sido un mes, que estamos deseando estar el uno con el otro pero todo se andará. La pizza nos ha llenado el estómago y se ve que nos ha entrado la típica somnolencia que da cuando has comido como toca. Aunque no haya sido precisamente la cena más saludable del mundo, pero nos lo hemos ganado. Me quedo más tiempo de la cuenta dentro de su abrazo y siento sus labios contra mis cabellos que me dan seguridad. Suena increíblemente cursi, pero es como lo siento. Será que esto de las hormonas no dejan que diga más que cursiladas, pero no deja de ser cierto. Me pregunta que si quiero ver algo. La verdad es que no hay absolutamente nada en la tele ni tampoco es que sea precisamente lo que quiero hacer. Las noticias ya me han quitado las ganas de encender de nuevo ese trasto por hoy.

- Estamos cansados - anuncio - Y tú más que debes estarlo. Vamos a la cama.

Le beso brevemente los labios y me meto en el cuarto de baño dispuesta a lavarme dientes y cara y demás parafernalia mientras le dejo espacio para que se cambie de ropa. Nunca quité toda la que se dejó aquí, así que seguro que algún pijama encontrará que le sirva. Cuando me lo salgo me lo encuentro cambiado y con una leve sonrisa en la boca, como alegrándose de haber vuelto, de estar ahí al final del día y no metido entre cuatro frías y vacías paredes una noche más. Le correspondo, abriéndome paso cuando veo que tiene la intención de entrar él. También conservé todas sus cosas de aseo. No toqué nada desde que se fue. Supongo que eso me hacía recordarle y no perder la esperanza de que un día volvería. Aunque los primeros días era difícil mirar sus camisas o vaqueros, que pasaran las horas y no apareciera por la puerta o me esperara a la salida del trabajo. Han sido días extraños, durísimos, complicados.

Pero siento que ahora concluyen, que ahora se abren paso a otros con él, o al menos a una etapa nueva. Me estoy adormeciendo cuando siento que vuelve, que se mete en la cama y yo le abrazo por la espalda en automático. Murmuro un buenas noches, dejando un beso en el hueco de su cuello.

Sé que antes de que haya apagado la lamparilla, se ha dormido. Cierro los ojos, con suerte, esto nos servirá para afrontar lo que venga el día de mañana. Sea bueno, o malo.
avatar
Bolly

Mensajes : 1112
Fecha de inscripción : 14/10/2010
Edad : 34
Localización : Hollywoo.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x04 -- Hurricane

Mensaje  Heka el Sáb Dic 29, 2012 1:08 am

Sally Wilson
ft Andrew




Tarda como medio segundo en devolverme el beso, con la misma pasión o más de la que le estoy poniendo yo. Me vuelve loca. Me encantan sus labios, y su pelo y sus manos. Manos que están rápidamente en mi cuello y en mi espalda mientras yo me muevo acercándome más a él. Más que nada porque se que le pone.

A estas alturas no puedo negarle a nadie lo loca que estoy por Andrew

Parece que mis insinuaciones dan sus frutos cuando se decide a apartarse un poco de mi boca y bajar por mi cuello. Estoy tentada a pedirle que siga bajando cuando de repente cambia de posición y me acomoda sobre el sofá. Por una parte es mucho más cómodo así pero no se, me encanta eso de torturarle un poquito con mis movimientos de cadera y desde aquí no puedo hacer eso. Sin embargo ahora es él quien tiene toda la libertad del mundo para acariciarme las piernas y antes de que me de cuenta está metiendo la mano dentro de mis pantalones.

Y entonces se para.

Abro los ojos y le miro mientras me muerdo el labio cuando me pregunta si quiero. ¿Si quiero? Lo mismo se piensa que me está pillando en un momento vulnerable y que se está aprovechando de mi o algo, pero no es así. Lo único que quiero es que me abrace, que me bese y que me asegure de que todo irá bien. Y que meta de una vez la puñetera mano dentro de mis bragas.

Decido que mejor lo hago yo misma. Le cojo la mano y termino lo que estaba empezando a hacer. “Lo que quiero es que no pares.”

Me retuerzo un poco, animándole para que empiece a moverla y tiro de él para volver a besarle, abriendo las piernas para facilitarle todo acceso a mí. Y a todo esto, aquí empieza a sobrar ropa. Mucha ropa. Y empiezo a solucionar el tema quitándole la camiseta, separándome de él lo justo para quitársela por la cabeza. Piel. Muchísimo mejor, donde va a parar. Paso mis manos por sus brazos, sus hombros y su espalda hasta llegar a su culo, mi parte favorita de toda la anatomía de Andrew, mientras me arqueo contra su cuerpo y su mano que sigue haciendo lo que quiere conmigo.

Me incorporo un poco y sin tener muy claro como lo hago, consigo girarnos a los dos y acabar a horcajadas sobre él, que era la postura inicial que buscaba. Su mano, obviamente, ha salido de mis pantalones y ahora soy yo quien desabrocha los suyos. “Me toca.” No me he corrido ni nada, pero me ha puesto como una moto. Y por lo visto el está más o menos igual. Le toco mientras alterno besos en los labios con lametones en el cuello y cuando está casi a punto, paro. “Aun no.”

Me levanto un momento y me desnudo antes de coger un condón de mi cartera. Desde que salgo con Andrew siempre llevo uno encima. Para estos casos. El sigue con los pantalones puestos, pero lo suficientemente bajados para que no sea necesario nada más, así que le pongo el condón mientras vuelvo a besarle.

“Se que va a salir todo bien. O que al menos por ti no va a quedar.”

Un segundo después está dentro de mi y yo estoy moviendo las caderas al ritmo que se que le gusta sujetandome a sus hombros para no caerme hacia atrás.
avatar
Heka

Mensajes : 1124
Fecha de inscripción : 27/10/2010
Edad : 34
Localización : IDK

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x04 -- Hurricane

Mensaje  Heka el Sáb Dic 29, 2012 2:02 am

Virginia Moffat
ft Jack




La costa del sol, las Islas Canarias, Niza, Mónaco... Habrá sitios en el que el irresponsable de Jack podría estar escondiéndose, pero no. Niamh. Siendo sincera ni siquiera se donde estoy. Sólo se que el viaje es interminable con tanta escala -primero Londres, luego Dublín y luego ya he perdido la cuenta- y que se llega en ferry. En serio. En ferry. Dios mío es que me dicen que aún comercian con ovejas en el mercado y me lo creo. La parte positiva es que la isla es pequeña y no creo que me resulte muy difícil encontrarle. Lo mismo hasta me lo cruzo al doblar la esquina porque esto tiene pinta de que a todas partes se llega andando.

Aparentemente llego justo a tiempo porque en el ferry me dicen que no van a volver a la isla principal hoy, ya que se acerca un huracán. Un poco más y me quedo atascada en el camino, menos mal. Miro la dirección el hostal que encontró mi padre, el más decente que parece haber y me dirijo hacia allí. Es pequeñito y parece un poco cutre, pero está limpio y por dentro es bastante mono. A decir verdad parece el tipo de hostal que elegiría Jack para alojarse. Sonrío pensando que realmente tendría gracia que me lo encontrase aquí y estoy a punto de preguntar por él en recepción, pero no lo hago. Lleva aquí el tiempo suficiente como para tener ya su propia casa y en el hipotético caso de que no, estoy segura de que no habrá dado su nombre real. ¿Para que molestarme?

La chica me da la llave de mi habitación y un chico me ayuda a subir la maleta. Le doy un par de euros que llevo encima -el cambio del ticket del ferry. Aun no me ha dado tiempo a cambiar las libras y total, con la tarjeta de crédito no es necesario- y doy una vuelta por el cuarto. Es espacioso, bonito, y el baño, aunque pequeño, está impoluto. Al menos no tendré que preocuparme por las ratas, cucarachas ni nada. Gracias al cielo.

Me quedo un rato viendo la tele mientras veo por la ventana como el tiempo empeora a una velocidad alarmante. Las noticias locales alternan los partes meteorológicos con una rueda de prensa del gobierno. No me queda claro si esto es como un golpe de estado o algo similar, pero lo que si parece es que la señorita que parece estar al mando no parece estar muy a favor de la democracia, libertad de expresión ni ninguna de esas cosas. Ojalá me equivoque porque no me gustaría haber venido hasta aquí para buscar a Jack y meterme en "V de Vendetta"

Resulta que estoy más cansada de lo que pensaba y me acabo quedando dormida con la televisión puesta. Cuando me despierto ya es de noche, la tele está apagada y hay una tormenta impresionante fuera. Supongo que la tele se habrá apagado por algún golpe de luz o algo. En fin... Decido darme una ducha y bajar a comer algo. Si mañana ha amainado empezaré mi búsqueda suicida. Digo suicida porque estoy viendo que al final voy a salir escaldada yo cuando solo soy el mensajero. A decir verdad, ni siquiera se como han dado con él, supongo que por el uso de las tarjetas de crédito o lo que sea, pero deberían dejarle en paz. Ya se que es el único heredero y todo eso y soy la primera que dice que ya tiene edad para madurar pero bastante ha tenido con lo que ha tenido. Deberían darle un respiro aunque claro, a él no puedo decirle que estoy de su parte. Tengo que hacerle entrar en razón. Es la parte que me toca. Por la que he venido hasta aquí. Seguramente Jack ya me ve como una aguafiestas de todas formas, así que no es que vaya a arruinar nuestra amistad ni nada de eso.

Tras el baño caliente bajo al comedor. Huele bien, la verdad. Lo mismo el cocinero es bueno. Como profesional, aprendí a deducir si la comida estaba buena solo por el olor y parece que esta lo es. Otra cosa por la que me alegro. Las cosas como son, me he alojado en peores sitios en mejores ciudades. Me siento junto a la ventana y pido el plato del día, que tampoco tengo muchas ganas de experimentar. Cuando me lo traen resulta ser ese guiso que huele también y que no se que es pero está bueno. Algo como estofado. Supongo que será algo local. Cuando acabo, me acerco al mostrador para pedir que lo carguen a la cuenta de mi habitación cuando por el rabillo del ojo veo a Jack. No me puedo creer que haya sido tan fácil encontrarle. Literalmente ha aparecido por la puerta.

Me muerdo el labio cuando se esconde de mi. Porque se esconde de mi. Genial. Me encanta comprobar que nuestra amistad sigue intacta.

Sin pensarmelo, me acerco a él y le sonrío cuando no le queda otra que mirarme. "Hombre, justo la persona a la que quería yo ver."
avatar
Heka

Mensajes : 1124
Fecha de inscripción : 27/10/2010
Edad : 34
Localización : IDK

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x04 -- Hurricane

Mensaje  _Sara el Dom Dic 30, 2012 12:50 am

Matthew Fisher (con Teresa)

No sé por qué, pero creo que no es lo que esperaba oír. Tampoco es que a mí me apeteciera hablar de ello, pero ya que me ha preguntado, no tenía ningún sentido mentir. Es algo que no ha ido a ninguna parte de todos modos y dudo mucho que vaya a ir en algún momento. Para empezar no estamos ya ni en la misma ciudad, y nunca llegué a verla como mucho más que una amiga. Y lo intenté. A veces, piensas que una persona es buena para ti, e intentas sentir algo más por ella, pero es imposible. Sé que parece absurdo y cursi, pero al corazón no se le puede engañar. Y con Lavinia me pasó exactamente eso. Si no se lo cuento a Teresa es porque quizá le haría entender algo que no es. O que sí es, pero después de que hayamos quedado en paz, después del beso y toda esa historia, mejor se queda así. No quiero complicarme más ni creo que ella quiera tampoco.

Pero sí, noto que está rara. Me rellena el café sin decir nada, yo respiro hondo y doy un trago. Estoy cansado. Y aún más, estoy cansado de ir dando vueltas y no llegar a ninguna parte. Eso es todo. No sé por qué se ha retraído, o si se ha retraído por lo que quiero no sé cómo arreglarlo sin que ella se sienta incómoda. Parece que no hay manera posible de hacer del todo bien las cosas con ella. Que lo que toca es seguir fingiendo que no hay nada entre nosotros y que lo que hubo no valió de nada. Que es un recuerdo, y ya está.

Tampoco sé por qué me siento así. Supongo que me ha pillado en una mala noche, después de todo.

Me comenta que lo de Lavinia ("mi novia", dice, aunque he aclarado que ya no hay nada) es una pena y que no sabe por qué acepté venir. Estoy a punto de abrir la boca y decirle que lo hice por mi carrera y que las cosas con Lavinia no eran como ella las imagina, pero entonces se acaba el café y me dice que se va, que su turno está a punto de empezar. De acuerdo. Supongo que es otra cosa pendiente que tenemos para la próxima conversación.

Suspiro. -Yo también debería volver. A ver si termino con las rondas pendientes y puedo echarme un rato en la sala de descanso, aunque sea. Ha sido un día muy largo- añado, casi a modo de disculpa. Como diciendo que no me tenga nada en cuenta. Que quiero que las cosas vayan bien entre nosotros y ya.- Gracias por el café y por todo.

Me acabo el vaso, finjo que no me he quemado y me levanto para tirarlo a la papelera. De camino a la puerta, me detengo. -Si quieres algo, ya sabes que estaré por aquí.- Lo cual no es mi comentario más inteligente. Pero es el que tengo ahora mismo.

Le sonrío y salgo al pasillo. De vuelta a la rutina.


Spoiler:
Si quieres lo dejamos así, si quieres añadir algo más... y si no listo Wink
avatar
_Sara
Admin

Mensajes : 2496
Fecha de inscripción : 31/08/2010
Edad : 29
Localización : The Inn

Ver perfil de usuario http://theexile.foroactivo.eu

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x04 -- Hurricane

Mensaje  _Sara el Dom Dic 30, 2012 1:48 am

Frank Davis (con Rachel)

Si tiene cuerpo para hacer bromas sobre gastos de funeral, supongo que no estará tan mal. O que tiene un sentido del humor muy suyo, pero bueno. La cosa es que se está riendo, aunque sea a mi costa, y que esto es el mejor final que podríamos darle a la nochecita de marras. Hará como 15 años que no piso una iglesia, pero creo que voy a volverme hacia el Señor. O culparle por haberme metido en semejante berenjenal. Pero bueno, habiendo salido bien las cosas, no me voy a quejar. Yo no me quejo y tú no me las vuelves a liar, Señor. Quedamos en tablas.

La cosa es que la chica me ha dicho que no hace falta que me quede pero me da cosa dejarla sola y aparte tampoco tengo nada mejor que hacer ni ningún otro sitio adonde ir. Para encerrarme solo en la habitación del hostal rallándome con todo lo que ha pasado o ir a chafarle la noche a George y a su chica, me quedo donde estoy, que hago más falta. Eso si no me tienen que pinchar Valium a mí también cuando supere el shock, asimile lo ocurrido y me dé el ataque de ansiedad del todo. Vale, vale, estoy exagerando... quizá sea mitad culpabilidad, mitad... mitad no sé qué. Creo que Rachel no tiene a nadie. Y la única compensación justa para lo que he hecho es ser yo ese alguien. Al menos por esta noche.

Así que me trago que se cachondee de mí en mi cara y pongo los ojos en blanco. -No ha tenido ninguna gracia, pero como supongo que te va el humor negro, lo aceptaré- vale, igual ha tenido un poco de gracia. No me quiero ni imaginar la cara de idiota que se me habrá quedado. Visto desde fuera...- No, creo que me voy a quedar. Pero si piensas que tienes que compensarme por hacerlo, déjame que me coma tu postre. Parece que os van a poner cena- a juzgar por la enfermera que se está paseando con el carrito, quiero decir. Y el postre es lo único decente de los hospitales, y yo tengo dos cervezas a palo seco en el cuerpo.

Ella me mira como si fuera una persona rara o un sin techo, y me dispongo a aclararlo. -Pensarás que no tengo ningún sitio mejor adonde ir. Y en parte es verdad, pero no te pienses nada raro. No quiero chafarles la noche a un amigo y su chica... y tú necesitarás compañía. Creo que se supone que tienes que quedarte despierta, ahorrémosles trabajo a las enfermeras que ya están saturadas.

No quiero preguntarle si de verdad sus compañeros de piso no vendrían, o por qué. Tampoco viene a cuento. Y bastante tiene encima para que yo la venga a deprimir. -Pero si de verdad no quieres que nadie se quede, me voy- acabo por añadir. También estoy pensando que igual está cansada y quiere quedarse en paz y yo estoy aquí dándole el coñazo por mi culpabilidad.
avatar
_Sara
Admin

Mensajes : 2496
Fecha de inscripción : 31/08/2010
Edad : 29
Localización : The Inn

Ver perfil de usuario http://theexile.foroactivo.eu

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x04 -- Hurricane

Mensaje  Dayna el Lun Dic 31, 2012 1:33 am



Zoe Echolls
ft. Flynn


Caminamos durante unos minutos en silencio, yo aún colgada de su brazo. Por un momento se me ocurre que quizá él no se sienta cómodo con esto. No es que haya dicho nada que lo sugiera, pero creo que, aunque le molestara que le haya agarrado del brazo, no me lo diría. No después de todo el rollo que le he soltado, de haber estado llorándole en el hombro durante media hora y de haberme quemado el brazo. No, lo que pasa no es que esté incómodo conmigo. Es que debe estar hasta las pelotas directamente.

Parece como si estuviera sumido en sus pensamientos, sin prestar atención siquiera hacia dónde vamos. De repente, comenta algo sobre su gato, como si lo hubiera recordado en ese momento. Parece realmente preocupado, así que le acaricio ligeramente el brazo, en lo que a mi me parece un gesto reconfortante, aunque vete tu a saber si lo es, porque yo soy una nulidad en lo que a esto se refiere. Nunca he tenido mascotas. Mi padre era alérgico a los gatos, y a mi madre siempre le han dado terror los perros, así que era un panorama bastante desalentador. Pero Flynn parece estar deseando volver a casa para agarrar a su gato, y no le culpo. No soy la mejor compañía para quedarse atrapado durante un huracán. Lo único que he hecho ha sido dar la lata y crear más problemas que soluciones. Flynn está muy cansado, puedo ver que tiene sueño. Pero en vez de recostarse e intentar dormir un poco, aquí está, acompañándome en ir a por vendas para mi quemadura. Si yo fuera él, me consideraría un coñazo de chica.

Seguimos caminando, algo absortos, cuando se oye un ruido fortísimo afuera. Por un momento pienso que el instituto se nos va a caer encima, pero eso no ocurre. Sin embargo, el susto ha hecho que nos sobresaltemos, y antes de darme cuenta, estoy aún más cerca de Flynn, abrazada a su cintura, mientras él agarra mi mano fuertemente. Al menos nos hemos asustado los dos y no sólo yo. No soy la única que está avergonzada. Poco a poco nos separamos un poco, pero a mí me sigue bombeando el corazón a mil por hora. Había visto el techo del instituto precipitándose hacia abajo, y no es un susto fácil de calmar.

Flynn dice que ha debido ser uno de los árboles. Como mínimo, por el sonido que ha hecho parecía como si un rinoceronte hubiera caído en el tejado. “Tu coche estará como mínimo ya volando por ahí”, digo para aliviar un poco el ambiente. Sin embargo, mi comentario lo único que consigue es una mirada de pánico de parte de Flynn. “Tranquilo, era broma”, me apresuro a aclarar. Soy única para estas cosas, en vez de aliviarle le asusto más. Joder.

Justo cuando Flynn me dice que aquí dentro estamos a salvo, vemos un charco de agua saliendo de debajo de la puerta que da acceso al comedor. Miro a Flynn, horrorizada, porque creo saber lo que ha ocurrido. “Tenemos que entrar ahí”. Flynn me mira como si estuviese loca. Y le comprendo. Básicamente estoy pidiendo que nos metamos en un sitio que se está inundando… Así que se lo aclaro. “Mira, lo más probable es que el ruido que hemos escuchado hace un momento haya sido una tubería partiéndose. Tenemos que evitar que el agua salga del comedor”. La opción de abrir las puertas queda descartada, ya que nos hemos quedado encerrados, y lo de abrir las ventanas para que salga el agua por allí es una idea bastante contraproducente. Nos hallamos en medio de un huracán. Abrir las ventanas sería un suicidio. Así se lo hago ver a Flynn, hasta que al final accede y entramos en el comedor con cuidado.

Nada más abrir la puerta vemos que el panorama es horrible. Resulta que el ruido que había oído había sido un árbol estrellándose contra la pared lateral del comedor, donde se encuentran las cocinas. Se habían roto varias ventanas, y un trozo del tronco se había colado por allí, rompiéndolo todo a su paso, incluidas las tuberías de agua. El agua salía a chorros por allí, parecía un géiser en erupción. “Abre todas las ventanas”. Otra vez recibo la mirada de Flynn de “no lo dirás en serio”. “Así el agua tendrá un escape. Si no, podría filtrarse hacia adentro”. Con cuidado, nos aproximamos a las ventanas. Tenemos que andar con cuidado, porque el viento que entra por las ventanas rotas es tan fuerte que casi nos tira al suelo. “Mejor no nos separamos. Las abriremos los dos juntos una por una” le sugiero. Lo cierto es que no quiero soltarle. Me da miedo salir volando por la ventana cuando la abra, y necesito tenerle a mi lado.

Con muchísimo cuidado, y una a una, abrimos todas las ventanas. El caos reina en el comedor. Algunas sillas se precipitan hacia el lado contrario de la sala, y una de ellas me golpea en la cadera. Voy a estar hecha una ruina mañana, llena de moratones… “¡Cuidado!”. Con muy poco tiento, tiro a Flynn al suelo antes de que se le incruste el pico de una mesa en la cabeza. En estos momentos estamos los dos tirados en el suelo, yo ligeramente encima de él, con objetos volando a nuestro alrededor. Me doy cuenta de que estoy apoyando una mano en su estómago, y la aparto, avergonzada. “Lo siento”. Él me agradece haberle salvado. “Bueno, ya me tocaba a mi salvarte por una vez, ¿no?” bromeo. Seguimos medio tumbados en el suelo, y la necesidad de salir de allí se vuelve imperiosa.

Nos levantamos con mucho cuidado, y salimos corriendo hacia la puerta, agarrados y agachados para evitar que algo nos golpee la cabeza. Una vez fuera del comedor, cerramos las puertas a cal y canto, respirando entrecortadamente por el esfuerzo. “Las puertas no van a aguantar mucho. Ven, ayúdame”. Le guío hasta el armario donde los profesores guardan los aparatos electrónicos. Las teles, los vídeos, los cassettes prehistóricos… Las televisiones se encuentran metidas a su vez en unos armarios grandes, pero móviles, con ruedas, para poder transportarlas a las aulas. Agarro el extremo de uno de ellos y Flynn el otro, y movemos el armario de la televisión pasillo abajo hacia la puerta del comedor. Flynn comenta algo de que el armario no va a sujetar mucho si tiene ruedas. Mierda. Es cierto. Si el armario tiene ruedas, no evitará que las puertas se abran… Soy un poco inútil. Pero no me doy por vencida. Me agacho y examino las ruedas del armario. Están enganchadas mediante unos tornillos muy gordos. “Ayúdame a quitar los tornillos”. Flynn se agacha a mi lado, y acerca su cabeza a la mia para poder observar la rueda. El movimiento me desestabiliza y hago un par de movimientos bastante estúpidos para evitar caerme. Le tengo tan cerca que puedo oler su pelo, e incluso su cabeza se roza con la mía en un par de ocasiones. Me obligo a centrarme en lo que tengo que hacer, y agarro uno de los tornillos que, para mi suerte, no está muy apretado que digamos. Sin embargo, me cuesta bastante aflojarlo del todo, así que Flynn pone su mano sobre la mía y me ayuda. Y otra vez se me olvida qué estoy haciendo.

No sé ni cómo conseguimos quitar las ruedas, ya que me he pasado todo el tiempo intentando controlar mi respiración, pero al final lo conseguimos, y situamos el armario contra las puertas del comedor. Ahora ya sí que no se abrirán. Me alivia un poco saber que por lo menos, no moriremos ahogados o succionados por las ventanas. Flynn me comenta que al final se nos ha olvidado ir a por las vendas. Pero a mi ya me da igual. Con todo lo que ha pasado, ya ni noto el dolor de la quemadura. Y menos aún cuando Flynn me mira.

No obstante, se empeña en que vayamos a por las vendas, así que le obedezco y camino junto a él. Me pregunta de repente que cómo es que sabía qué había que hacer con lo del comedor. Le sonrío. “Bueno, lo cierto es que me ha salido sólo. Verás, en Tucson no es que haya muchos huracanes, pero sí que ha habido varios tornados. El último, hace un par de años, fue bastante terrible. Mi casa no sufrió ningún daño, porque mi padre, al trabajar en la construcción, hizo reforzar la casa con vigas de acero, así que no se vino abajo, pero unas cuantas casas del barrio quedaron destrozadas”. Me encojo de hombros. Recordarlo me duele. Me hace acordarme de mi antigua casa, de mis padres… “Así que ya ves. No soy ninguna experta en la materia, pero algo sé sobre el tema”. Me mira, con una expresión que no sé identificar. Abro la boca para decirle algo, cuando de repente, se encienden todas las luces. Flynn y yo nos miramos, sorprendidos, y bizqueando un poco, ya que tanta luz de súbito después de horas de oscuridad se hace un poco desagradable para los ojos.

No nos da tiempo de procesar lo de las luces, cuando oímos voces fuera, y el repiqueteo de unas llaves. Nos miramos, con la boca abierta. ¡Han venido a por nosotros!



avatar
Dayna

Mensajes : 197
Fecha de inscripción : 16/11/2012
Edad : 29
Localización : mi parra

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x04 -- Hurricane

Mensaje  Bolly el Jue Ene 03, 2013 3:05 am



Patrick Hawke
(Con Laura)

Hay algo de Laura (bueno, todo) que me fascina desde que la conozco. Y es que dentro de toda esa apariencia contenida, de ser la persona más ordenada y organizada que conozco, de tener manías (como tenemos todos, en realidad) , algunos dirán que hasta un punto exasperante es en el fondo apasionada. Creo que ni ella misma es consciente de su capacidad para volver locos a los hombres, al menos a mí como viene siendo el caso. Bien que me siento de serlo.

Es difícil resistirse a que me bese de esa manera, ofreciéndome que la acompañe a buscar los condones. Si me lo pides así, no dudes que voy a aceptar encantado. Tiene un no sé qué esto de que se haya desatado la tormenta y la única iluiminación que tengamos en el cuarto sea la de los relámpagos. Es como si le diera un ambiente mucho más excitante a todo. Al menos en mi opinión. Me encanta que me pida que lo haga yo porque no tiene práctica en estas cosas, y bromea con que estamos a oscuras y prácticamente teme ponerlo en a saber dónde. Sonrío porque esta es sólo otra muestra más de Laura Hart siendo adorable incluso antes de que vayamos a hacer el amor como locos. Después de sonreír asiento y abro el condón con un poco más de impaciencia de la cuenta, lo cual hace que me dé por abrir el envoltorio con los dientes para tirarlo luego por alguna parte que me importa más bien poco. Lo coloco y me acerco a su cuerpo de nuevo, tomándola con fuerza por la cintura. Beso su cuello antes de llegar al lóbulo de su oreja, mordiéndolo.

- No importa...¿Por dónde íbamos exactamente?

En estas que la volteo con suavidad, pegando mi cuerpo al suyo mientras volvemos a enredarnos y yo dejo besos allá donde encuentro piel desnuda, desciendo por el cuello mientras aprisiono levemente sus muñecas con mis manos, paso por entre sus pechos hasta que arquea la espalda, lo suficiente para quitarle el sujetador. Pierdo casi la noción de la realidad cuando voy besando su vientre, mientras mis manos acarician sus muslos, haciendo que ella abrace mis caderas.

Bendito mal tiempo y bendita la hora en la que decidimos quedarnos en casa.

avatar
Bolly

Mensajes : 1112
Fecha de inscripción : 14/10/2010
Edad : 34
Localización : Hollywoo.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x04 -- Hurricane

Mensaje  Heka el Jue Ene 03, 2013 4:28 am

Hope Stiles
ft Lucas and then all by herself




Prácticamente me susurra que ya se pensará como quiere que se lo pague y lo primero que pienso es que se ha dado cuenta de lo que soy. O bien lo ha deducido solo o su amiga lo sabe. Pero luego lo pienso mejor. No ha sonado así. Ha sonado... Romántico. Debe ser que estoy tan escarmentada que no me fío ni de mi madre -de hecho, especialmente no me fío de ella- y siempre pienso fatal de todo el mundo. La fuerza de la costumbre o algo. Ya dice el refrán eso de que gato escaldado del agua fría huye.

Sin embargo, la verdad es que no se que perspectiva es peor. Si ya lo decía antes. Por Dios, Lucas, no te cuelgues por mi. Por tu bien... Pero sonrío a pesar de todo. Porque me parece agradable que haya alguien a quien le guste oír mi voz y que me diga que ha sido un placer hablar conmigo. Supongo que mi vida es más solitaria de lo que me parece a mi habitualmente o que tengo las hormonas revueltas, pero me muerdo el labio para no decirle lo que ha sido -o ya que estamos, lo que va a ser- un placer. Quiere colgar y lo último que necesitamos ambos es que le ponga cachondo por teléfono y por consiguiente que acabe cachonda yo. "Igualmente. Nos vemos."

Es lo único que digo. Ni siquiera añado un "pronto" a la frase. Que me llame cuando quiera. Tampoco voy a desesperarme por él, mi polvo del año. Si veo que pasan los días y no me llama, volveré a insistir pero entonces será por razones puramente... como decirlo... De negocios. Para que me devuelva mi punto pendiente y punto. Sin valor añadido ni nada, por mucho que sienta la pérdida de no volvérmelo a tirar.

Cuelgo y dejo el teléfono sobre la mesa antes de pasarme las manos por la cara. Creo que la mejor idea sería tomarme un... ¡Hostia el té! Me había olvidado totalmente de la tetera al fuego y de la pizza en el horno. El agua ha hervido tanto que apenas queda media taza pero la relleno con agua del tiempo. Total, está tan caliente que apenas se va a notar, y pongo la bolsita de earl grey dentro. Mientras el agua coge sustancia, saco la pizza del microondas, la cual por supuesto, está como una piedra y la tiro a la basura. Supongo que tendré que conformarme solo con el té y bajar mañana a comprar algo decente que comer.

Doy un sorbo al té mientras mentalmente hago la lista de la compra y suelto un grito al quemarme. No me puedo creer que aun queme tanto, joder. Acabo tirándolo por el fregadero, cabreada conmigo misma por estúpida y olvidar hasta que tenía el agua hirviendo por hablar por teléfono como una adolescente y me voy a mi habitación. Nunca traigo clientes aquí y de hecho muy poca gente sabe donde vivo, pero aún así tengo fijación con cambiar las sábanas a diario y ahora mismo no consigo recordar si lo he hecho esta mañana. Ante la duda, saco sábanas limpias y las cambio tras apartar primero el único peluche que he tenido en mi vida, al menos que yo recuerde. No es que sea especial ni nada, me lo regalaron en la tienda donde compré las sábanas -la cama tiene más ropa que yo- pero es un gato y me gusta. Siempre me han gustado y ya que no puedo tener uno de verdad porque fijo que lo acabaría matando y además nunca estoy en casa, al menos lo tengo de peluche...

Termino de arreglar la cama y me acuesto. Me había desvelado pero me ha venido todo el sueño de golpe y en el fondo estoy hecha polvo. Ha sido un día completito. Con los ojos cerrados y ya acurrucada me toco los labios. Hacía mucho que no me besaban y así, creo que en mi vida lo han hecho. Estoy a punto de regañarme a mi misma y a darme media vuelta pero estoy demasiado cómoda como para moverme y supongo que al fin y al cabo puedo permitirme pensar un ratito en esta noche y en Lucas North antes de dormir.

Total, tampoco puede ser tan grave.




Sorry, os juro que no se que es es esto. Es que anoche se me juntó el no poder dormir con el aburrimiento y demás y para que os cuento... Hope es mi terapia. XD
avatar
Heka

Mensajes : 1124
Fecha de inscripción : 27/10/2010
Edad : 34
Localización : IDK

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x04 -- Hurricane

Mensaje  Heka el Jue Ene 03, 2013 4:37 am



Sally Wilson: ft Andrew (Closed, I guess)
Rachel Fields ft Frank (Voy)
Laura Hart ft Patrick (Closed)
Ethan Prince ft Eve (Done)
Tess Crawley ft Matthew (Closed)
Hope Stiles Sleeping (Closed)
Joe Connor ft Deb (Voy)
Emma Williams ft Sky (Done)
Shania Darcy ft Jake (Voy)
Meredith Drake ft Mal (Voy)
Simon Woodward ft Travis (Voy)
Virginia Moffat ft Jack (Done)
avatar
Heka

Mensajes : 1124
Fecha de inscripción : 27/10/2010
Edad : 34
Localización : IDK

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: 2x04 -- Hurricane

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 17 de 18. Precedente  1 ... 10 ... 16, 17, 18  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.