·Nombre del foro: The Exile
·Administradora: _Sara
·Diseño: Gaia
·Ubicación: Niamh, Irlanda
·Estado: Abierto
·Creado en: Octubre, 2010
Últimos temas
» 2x08 -- Presumed Guilty
por Gaia Dom Nov 26, 2017 7:07 pm

» Everybody wants to rule the world ♫
por Calamity Grace Miér Oct 18, 2017 11:00 pm

» Caroline Dhavernas // Rachel Tyler
por _Sara Mar Ago 15, 2017 4:51 pm

» Hello there!
por Bolly Mar Ago 15, 2017 3:12 pm

» Pues hola de nuevo!!
por Heka Mar Jun 27, 2017 12:55 am


El MÍTICO memepost!

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: El MÍTICO memepost!

Mensaje  Edelstein el Dom Oct 23, 2011 10:33 pm

Queréis matarme, definitivamente. Dios.

El final, qué triste, qué triste, qué triste, pero me ha encantado ver a Elliot triste y y y siendo el "perdedor" de la historia. Oh, angst, te quiero.

PLATAFORMA POR EL APOCALIPSIS LLEGANDO A NIAMH YA!
avatar
Edelstein

Mensajes : 975
Fecha de inscripción : 12/10/2010
Edad : 31
Localización : Back to 505

Ver perfil de usuario http://yesaffirmative.tumblr.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El MÍTICO memepost!

Mensaje  SweetieFatale el Lun Oct 24, 2011 12:30 am

BTW, yo soy completamente retable tambien, para parejas propias o ajenas o lo que sea (????? Aquí yo me vendo como el pescao en el mercao (y mira que pareao (?)))

YYYYYYYY

Reto a Edelstein a que haga un JackxJinx en el universo Bladerunner o similares.

Esos trajes tan ochenteros siempre me han encantado. Sigh.
avatar
SweetieFatale

Mensajes : 399
Fecha de inscripción : 12/10/2010
Edad : 24
Localización : En tu armario, comiéndome tus calcetines para desparejarlos.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El MÍTICO memepost!

Mensaje  Edelstein el Mar Oct 25, 2011 11:57 am

Spoiler:
Estos retos que dádome has, me los paso por delante me los paso por detrás porque una idea se estaba generando en mi cabeza y yo ya no podía hacer nada así que....here we go.


We where dead before the ship ever shank

Otro AU de Apocaliptic Niamh
Starring: Envy, Scott & Cheesie





Scott se revolvió entre las sábanas lo poco que le permitía estar durmiendo dentro de un saco de dormir con dos personas más, bueno, con una persona más y un gato. Desde hacía tres semanas habían decidido que aquello era lo mejor, dormir lo más abrigados posible: tener calefacción era un lujo que ya ni los más adinerados se podían permitir porque hacía meses que los suministros de gas y de luz estaban cortados y no parecía que fueran a restituirse nunca. Había gente que encendía fuegos, pero tampoco era una opción segura, y bueno, al cabo de unos cuantos días habían aprendido a encajarse dentro del mismo saco de manera casi magistral y es que dormir incómodos era un precio bajo a pagar con tal de no ponerse enfermos, y es que toser ahora mismo era una muerte casi segura en Niamh. De todos modos, por mucho nivel experto que hubiesen alcanzado para conseguir dormir los tres, incluído el gato que ya estaba mayorcito como para dormir solo pero que se resistía a emanciparse, Scott aún no había encontrado la fórmula para cambiar de postura sin despertar a Envy, aunque siendo sinceros hacía mucho que los dos no dormían de un tirón.

-¿Es de día ya? - Envy se giró para mirarle y después alzó la vista para tratar de ver algo por la ventana, aunque la verdad es que desde que todo empezó, el cielo había dejado de obedecer a las leyes de día/noche y estaba permanentemente de un color violeta amoratado, como si supiera que a todo el mundo en esa isla le quedaba poco y estuviera de luto anticipado.

- No sé, no tengo ni idea, pero diría que sí - Scott se negaba a levantarse para comprobarlo, si por él fuera se quedaría siempre dentro de casa y no saldrían nunca más. Finalmente, se decidió a incorprarse tratando de envolverse bien antes dentro de una de las mantas que habían logrado meter dentro del saco para no pasar frío y buscó con la mirada el reloj gigante que las autoridades se habían encargado de poner en un lugar bien visible de la isla. El gobierno de emergencia había decidido que a lo mejor era una buena idea ayudar a sus ciudadanos a no perder la noción del tiempo, por eso de que no perdieran la cabeza antes de lo debido y bueno, en cierta manera aquello ayudaba. En cierta manera - Las cinco y diez de la mañana. Y once. Doce de Octubre.

- ¿Doce de octubre? ¿Ya? - Envy se levantó de la cama como un resorte para empezar a rebuscar ropa en su armario improvisado que carreteaban por ahí, es decir, un carro de la compra de abuela maqueado para que fuera más resistente, aunque poco le quedaba al pobre. Joder, hoy era el día, ¿como se les podía haber pasado? Aún tenían tiempo, desde luego, pero hubiera sido mejor estar ahí a punto de la mañana.

- ¿Vamos a ir seguro? No sé - Scott suspiró porque ambos sabían que habían tenido esa conversación mil veces, y que la seguirían teniendo siempre hasta que algo pasase, pero qué remedio. De todos modos, él sabía que aunque lo que Envy decía era muy bonito, era muy poco probable que pasase y en serio, no quería ser negativo ni nada, porque él nunca había sido así, de verdad, pero es que todo esto le superaba.

- Y por qué no íbamos a ir, tenemos dinero ahorrado, mucho dinero, algo podremos hacer. Son diez mil libras, joder, con eso algo tenemos que poder hacer, y ahora venga, sal de ahí - Envy se había cambiado a una velocidad pasmosa y es que hacía un frío mortal, aunque fuese aún Octubre. La verdad es que tenía razón, dinero tenían, porque en cuanto el caos empezó a propagarse, corrieron a llenarse los bolsillos como muchos otros ciudadanos, por mucho que las autoridades insistiesen en que el dinero había perdido todo su valor. Se equivocaban.

- No sé, Envy, no sé - en serio, quería seguirle el rollo, y decirle, sí, venga, vamos, y cargarse con todas sus cosas y seguirla hasta el fin del mundo pero es que tenía tanto miedo de lo que se iban a encontrar una vez llegasen al puerto que casi prefería quedarse ahí. En ese mismo momento, Cheesie que ya había dejado de hacer honor a su diminutivo, salió disparado de entre las sábanas y se dedicó a revolcarse sobre ellas, como reclamando atención - Eh, tú, y tú que opinas - le preguntó Scott al gato, quien por toda respuesta volvió a meterse entre las sábanas buscando el calor de la cama. A lo mejor después de todo, el gato tenía razón y aquella era la mejor idea.


******



Todo Niamh estaba en el puerto, todos los que quedaban claro está, que a estas alturas eran más bien poco porque todos los que habían tenido oportunidad habían huído en cuanto habían podido y más ahora que el invierto anticipado se acercaba inexorablemente, y todos sabían que en cuanto llegase Niamh se convertiría en una trampa mortal. Sin agua, luz, gas y con todos los suministros cortados resultaría casi imposible sobrevivir, al menos que quisieras recurrir al canibalismo como ya empezaba a rumorearse que algunos habían empezado a hacer, aunque viendo el estado de la mayoría de la gente, de poco les iba a servir. Por esto mismo, conseguir un billete para el último ferry que partiría de Niamh para nunca más volver se había vuelto un objetivo primordial para los pocos niamheses que habían quedado en tierra, que ahora mismo formaban una cola interminable que llevaba a la cabina que habían habilitado como taquilla. Scott y Envy llegaron cargados con su carrito que ahora mismo contenía todo lo que tenían y se pusieron en su lugar en la fila, ahora mismo los últimos. Delante tenían a un montón de gente que algún día habían conocido y que ahora estaban, como quien dice, peleando exactamente por lo mismo que ellos. Scott no pudo evitar preguntarse cuantos de ellos sobrevivirían y si alguna vez los volvería a ver pero prefirió no pensar en la respuesta, porque sabía que no le iba a gustar. Esperaron, esperaron y esperaron durante toda la mañana hasta que finalmente llegó su turno.

La cabina estaba decorada como si nada hubiera pasado. Estaba presidida por un escritorio detrás del cual se encontraba un oficial con uniforme reluciente, igual que su sonrisa mientras que el corcho a sus espaldas estaba lleno de imágenes idílicas de ferrys de la compañía cruzando el mar bajo un cielo azul, además de unas cuantas postales de Belfast, lugar al que iba el barco. Envy no tenía ni idea de cómo estarían las cosas en Belfast, pero todo el mundo decía que una vez cruzabas a Irlanda las posibilidades de salir adelante eran mucho mayores, y sobre todo podrías conseguir un billete para ir a América o al continente europeo, donde parecía que habían llevado mejor todo aquello. Se sentaron en dos de las sillas que había frente al escritorio y Envy cruzó los dedos debajo de la mesa porque por una vez, por una vez en sus vidas necesitaban un golpe de suerte. El oficial les miró, sin borrar la sonrisa, antes de empezar a mirar en listas y más listas - Y bien, sus nombres son...

- Scott Stills y Env...Natalie Adams - Scott estaba histérico, de hecho como aquello siguiese así iba a ponerse a cecear en dos minutos, pero no, porque el oficial repasó sus millones de listas hasta que dio con ellos, y no parecía haber ningún problema. Scott volvió a respirar tranquilo, aunque claro está, ahora venía el precio, y sabía que eso iba a doler.

- Bien, aquí están... Perfecto, no hay ningún problema, aunque como bien saben esto tiene un precio, el combustible escasea y fletar un barco tan grande es caro así que...no es tan fácil pagar el billete - Envy asintió, tenían dinero, esto tenía que funcionar, tenía que funcionar. No importaba cuanto fuese el precio, joder, tenían dinero, seguro que tenían más dinero que cualquier persona en aquella fila - El pasaje son diez mil libras - Envy notó como si alguien hubiera quitado un tapón que tenía días atascado en el pecho y de repente, tuvo ganas de llorar, unas ganas horribles de llorar. Buscó la mano de Scott debajo de la mesa y le dió un apretón que Scott le devolvió, Dios, y pensar que lo habían dado todo por perdido y ahora estaban ahí, rozando la libertad con la punta de los dedos - Cada uno.

Cada uno.



******




El viento soplaba sin piedad. Había empezado a nevar pero aún así, Scott y Envy se encogieron dentro de sus abrigos para seguir andando por el camino que llevaba hasta la tienda. Hacía meses que nadie lo usaba y estaba lleno de maleza, seguramente porque no quedaba mucho que rascar y todas las cosas interesantes, como las tiendas de campaña, los guantes, las bombonas de butano de camping, todo eso había desaparecido, pero ellos no necesitaban eso, necesitaban otra cosa. Debían ser, ahora sí, como las diez de la noche aunque el cielo siguiera del mismo color, pero las temperaturas bajaban de manera bestial durante la noche, joder, ¡era Octubre y estaba nevando! Y no unos copos apacibles, no, una tormenta de nieve en toda la regla. Vale, aún tenían esperanzas, y es que el ferry aún seguía amarrado en el puerto y saldría, habían dicho, esta misma noche a las doce. Aún tenían dos horas. Scott había entendido que quedarse allí supondría que antes de Navidad estarían muertos, quien sabe si de hambre, de sed, por enfermedad o por congelación o por lo que sea, pero lo que estaba claro era que quedarse en Niamh ya no era una opción y tenían que quemar todos sus cartuchos.

- ¿Estás seguro de que esto va a funcionar? - ahora era Envy la que no las tenía todas consigo, y es que desde que habían abandonado la taquilla con las manos vacías estaba desanimada, como si ya no le apeteciese seguir con aquello, y por eso Scott había decidido que iba a ser él quien tirase del carro, costase lo que costase.

- Sí, claro, tiene que funcionar, Envy, es fácil...- Scott avanzó con rapidez entre las filas de estanterías desiertas, buscando con la mirada lo que necesitaban, aunque sinceramente no había mucho que mirar. Cruzaron un mar de maniquíes amontonados que alguien se había entretenido en decorar pintándoles bigotes, pollas y todo eso y Scott pensó que de no ser por la situación, hasta él contribuiría a aquella obra de arte, pero no era el momento, porque ya habían llegado a donde querían y ahora solo quedaba elegir.


La verdad es que Scott no era un experto en balsas hinchables, pero esperaba hacer una buena elección.


******




Aunque por un momento habían pensado en cargar todo lo que tenían en la balsa, finalmente optaron por llevar solo lo necesario, al fin y al cabo Niamh estaba realmente cerca de la costa irlandesa y no les costaría demasiado cruzar, a lo sumo tres o cuatro horas, y una vez en Belfast podían volver a hacer acopio de cosas. El plan era sencillo: zarparían a la vez que el ferry para poder seguirlo, porque aunque fuera mucho más rápido que ellos, seguirían viendo las luces y les daría una pista de por donde seguir. Ni que decir tiene que aquel plan tenía que ser secreto y es que el gobierno había decretado que nadie podía salir de la isla si no era por las vías oficiales, es decir, el ferry y poco más, y ya había quedado demostrado que lo del ferry era imposible. De todos modos, Scott conocía a gente que sí que había hecho lo mismo que ellos y habían llegado a buen puerto, o eso creía porque no había vuelto a verlos nunca más pero bueno, eso no quería decir nada más allá de que las líneas de comunicación estaban cortadas, ¿no?

- Va a salir bien, ya verás. Antes de que te des cuenta estaremos en Irlanda y luego nos pensaremos si cruzar a Europa o nos quedamos allí - Scott llevaba desde que habían salido de casa intentando animar a Envy, que no parecía tenerlas todas consigo y cargaba a Cheesie en brazos con expresión fúnebre, como si aquello no fuera una buena idea, pero tampoco había intentando oponerse.

- Supongo que sí. No sé, ya lo veremos - contestó lacónicamente mientras andaban hacia la playa, la zona desde la que todo el mundo sabía que los que se aventuraban a cruzar por su cuenta y riesgo lo hacían porque había menor peligro de quedar atrapado entre las rocas.

- Claro, ya verás. Soy idiota, debería haberme traído la guitarra...ya sabes, para cuando nos aburramos en el viaje, así no empezaré a preguntar, ¿cuánto falta? ¿cuánto falta? ¿cuánto falta? - esta vez Envy no pudo hacer otra cosa que reírse porque lo último para lo que iban a tener tiempo era para tocar la guitarra, aunque no sabía por qué le hacía gracia la idea de Scott cantando Ennnnnvyyy, Eeeeenvy en medio del océano.

- Eso lo dejamos para el próximo viaje. Ven, anda - Envy agarró a Scott del hombro para acercarse a él y besarle, porque ahora mismo iban a necesitar ánimos más que nunca, sobre todo ahora que habían llegado a la playa y había llegado el momento de empezar con aquello.

No tardaron mucho en hinchar la balsa, habían robado también una especie de inflador a motor que por suerte estaba cargado, así que lo metieron también entre sus cosas, por si acaso. Esperaron en la orilla hasta que vieron como el ferry zarpaba y empezaba a moverse, entonces empujaron la balsa al agua hasta que les llegó por la cintura y subieron como pudieron dentro antes de empezar a remar como unos locos detrás del ferry, o al menos en la misma dirección que él y por primera vez en mucho, mucho tiempo, sintieron que eran libres y que aquello iba a salir bien, iban a llegar a Belfast, los tres, y ahí empezarían de nuevo y nadie les diría lo que tenían que hacer, ni siquiera el estúpido gobierno de emergencia de Niamh ni nadie, y encontrarían a lo mejor un trabajo y si las cosas iban bien pasarían a Europa y ahí podrían derrochar sus diez mil libras. Todo iría bien y mientras navegaban hacia el horizonte, Envy no pudo evitar esbozar una sonrisa al ver a Scott remar como si le fuera la vida en ello, con el flequillo alborotado por la brisa y las mejillas rojas por el esfuerzo.


******



El ferry había pasado a ser un punto diminuto en la distancia para poco a poco, terminar desapareciendo. No pasaba nada, no pasaba nada, aún seguían teniendo la referencia, había que remar hacia adelante, hacia adelante, no podían perderse, simplemente hacia adelante y de un momento a otro verían las luces de Belfast, si es que Belfast tenía aún luces, y todo iría bien. Iría bien. Hacía media hora que Cheesie no dejaba de maullar sin cesar, probablemente cansado de estar encerrado en un sitio tan pequeño rodeado de agua, y seguramente también porque no le gustaba nada el viento helador que había empezado a levantarse desde hacía un par de horas. Envy notó que las ampollas que se le habían formado hacía un par de horas de tanto remar empezaban a romperse, pero ahora no podía parar, no podía parar o perderían por completo al ferry. Ya habían perdido completamente al ferry.

Ninguno de los dos se atrevía a decir nada y el sonido del chapoteo de sus remos había sido ahogado por el viento que había empezado a soplar y que les llevaba inexorablemente hacia la izquierda, por más que lo intentasen, y la idea era seguir recto, recto, recto, recto detrás del ferry. Pero el ferry ya no estaba, y Envy tuvo por un momento la sensación de que el cielo empezaba a oscurecerse cada vez más, cada vez más hasta que se dio cuenta de que por primera vez en mucho tiempo estaba viendo las estrellas y eso le animó por un segundo, aunque no podía significar nada bueno, significaba que se habían alejado demasiado de todo lo que conocían, y que ya no podían volver, y los dos lo sabían aunque no dijeran nada, pero Envy quería conservar la esperanza, seguramente aún podían volver si se esforzaban lo suficiente y remaban lo suficiente, claro que podían, o eso pensaba hasta que dejó de escuchar el sonido del remo de Scott y se giró para mirarle y decirle que por Dios, que siguiera remando, que siguiera remando. Pero no pudo.

Scott estaba llorando. Llorando. Envy no recordaba haber visto nunca a Scott llorar, sí enfadarse, estar triste alguna vez, pero no llorar. La que había llorado alguna vez había sido ella, y él siempre le había consolado, y ahora que se habían tornado los papeles no sabían que hacer, sobre todo porque si Scott lloraba es que aquello estaba perdido, y ella lo sabía, y Scott lo sabía por eso lloraba como nunca había visto llorar a nadie. Como si toda la culpa que seguramente había estado masticando desde que perdieron al ferry le hubiera explotado en el pecho de repente, como si de alguna manera estuviese cargándose de antemano con la muerte de Envy, porque los dos sabían que iban a morir. Lo sabían desde que perdieron el ferry, es más, lo sabían desde que se subieron a la balsa. Lo sabían desde que Scott comentó que debería haberse traído la guitarra y ahora Envy casi se arrepentía de no haberle dejado traerla. Envy se quedó mirando unos segundos a Scott antes de soltar su propio remo y abrazarle, con las manos sangrando por las heridas, como para decirle que aquello no era su culpa y que ambos sabían que había sido la única opción y que tenían que intentarlo. Tenían que intentarlo.

Las estrellas ahora brillaban con una fuerza que nunca habían visto sobre ellos. Envy se dio cuenta de que nunca se había parado a pensar en ellas, pero que las había echado de menos. Los remos hacía tiempo que se habían perdido flotando en el mar, porque era inútil y los dos lo sabían. Scott miraba al cielo, tumbado en el suelo de la lancha, como si intentase encontrar algo en el cielo allá arriba y Envy se giró hacia él.

- Nunca he sabido donde estaba la Estrella Polar - admitió Scott, sin apartar la vista del cielo para luego girarse y mirar un segundo a Envy.

- Creo que es esa...- Envy señaló a una estrella especialmente brillante en lo alto del firmamento, pero tampoco estaba muy segura.

- Ah, ya...¿eh, tu crees que alguien nos estuviera mirando desde ahí arriba? - Scott se giró completamente hacia Envy, mirándole en la oscuridad. Hasta en este momento estaba guapa.

- No sé, ¿te imaginas?

Scott apretó la mano de Envy, que estaba helada, igual que la suya. No, no se lo imaginaba.







Spoiler:
Quiero morirme, soy una hija de puta.
avatar
Edelstein

Mensajes : 975
Fecha de inscripción : 12/10/2010
Edad : 31
Localización : Back to 505

Ver perfil de usuario http://yesaffirmative.tumblr.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El MÍTICO memepost!

Mensaje  Arwen el Mar Oct 25, 2011 5:00 pm

Ay!! ACABO DE LEER EL FIC.



OMFG! So many feelings! Hasta yo pensaba que esto iba a terminar bien y... para nada. Pobretes, con su balsa, navegando en las aguas de Caronte directos a su muerte. Cheesie incluido. Ay, por favor, ¡¡que les has matado!! Se me ha quedado un nosequé en el pecho, al principio no me lo creía y, y... pero quiero que sepas que me ha gustado mucho todo (todo en general, en serio <3) y me han gustado mucho las descripciones del paisaje y de la situación apocalíptica. Obviamente, también me ha gustado cómo has llevado el ANGST (con trágico destino u_u que, aunque duela, era como de esperar) y los momentos SO FUCKING OTP generados.

Gracias y mordiscos <3 <3 <3
avatar
Arwen

Mensajes : 1161
Fecha de inscripción : 12/10/2010
Edad : 32
Localización : in the Redverse! <3

Ver perfil de usuario http://arwenshions.tumblr.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El MÍTICO memepost!

Mensaje  Edelstein el Mar Oct 25, 2011 5:16 pm

Pobrete, si es que desde el título estaban condenados... pero bueno, yo es que soy un poco agorer y para mí los AUs con apocalipsis siempre acaban mal v_v pero bueno! prometo que los siguientes serán mas animados.


No me lo creo ni yo.
avatar
Edelstein

Mensajes : 975
Fecha de inscripción : 12/10/2010
Edad : 31
Localización : Back to 505

Ver perfil de usuario http://yesaffirmative.tumblr.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El MÍTICO memepost!

Mensaje  Heka el Vie Nov 18, 2011 4:01 pm

Y por fin llega.... *redoble de tampores* EL AU UNIVERSITARIO DE ANDREW Y SALLY!!
Sorry por tardar la vida, Sara. Wink



Por fin era universitaria. Después de cuatro años intentando destacar, tener vida social y ser alguien en el instituto, llega a un sitio en el que da lo mismo a cuantas fiestas te inviten al mes porque lo que cuenta es las horas de estudio que eches y en el que salir con el quaterback del equipo vale menos que sacar matricula de honor en matemáticas avanzadas.

Sally mira su horario y suspira. ¿Quién la mandaría a ella querer estudiar ciencias políticas? Tiene asignaturas para las que necesita un diccionario solo para entender el nombre y ya está estresada. Y solo ha pasado el primer día.

En el momento justo en el que está apoyada en la pared y casi llorando sobre el horario, su profesor de sociología pasa por su lado sin mirarla – lo cual es lógico dado que solo ha dado una clase con él. Dos asquerosas e interminables horas... - pero Sally aprovecha para seguirlo.

- ¡Profesor Krasinski! ¿Puedo hablar un momento con usted?

El profesor se gira y la mira perplejo.

- ¿En que puedo ayudarla, señorita?

Sally se muerde el labio. Eso mismo se pregunta ella. ¿En que puede ayudarla?

- Tengo una duda.
- ¿Sobre mi asignatura? ¿Que clase de dudas puede tener, señorita...?
- Wilson. Me llamo Sally Wilson, señor.
- ¿Que dudas puede tener usted, señorita Wilson, a estas alturas del curso? Es solo el primer día...

Sally está a punto de decir que su duda es si se puede cambiar de especialidad antes de que avancen porque si tiene que soportar tres clases semanales como la de hoy va a suicidarse antes de Navidad, pero se calla. Siempre quiso cambiar el mundo, hacer algo espectacular como acabar con una dictadura o abolir la pena de muerte. Y aun quería. Cuatro asignaturas odiosas no iban a alejarla de lo que siempre quiso hacer.

- Me preguntaba si hay alguna forma de ganar créditos, señor.

El profesor se sube las gafas por el puente de la nariz, juzgándola.

- Podría ingresar en algún club, señorita Wilson. El club de debate, por ejemplo... Usted es de letras, ¿no es así? - Sally asiente con la cabeza y murmura “Ciencias políticas” sin mucha convicción. - Entonces el club de debate le vendría muy bien. Otra opción sería el periódico de la universidad o incluso los dos, pero eso podría influir negativamente en su rendimiento académico.

Sally sonríe y, tras agradecer al profesor su ayuda le dice que lo pensará. El grupo ese de debate no le da buenas vibraciones. No es muy buena hablando en público ni expresando su opinión de forma coherente. Si aun no ha podido convencer a su amiga Nikki de que el remake de Life on Mars es un truño en comparación con la original, ¿que como va a exponer que su plan de acción en Libia es mejor que el del equipo contrario? La cuestión es que ahora que lo piensa, cada vez está más segura de que se ha equivocado de carrera. ¿No se supone que eso es exactamente lo que debe hacer un político?

Sea como sea, Sally decide dar una oportunidad a eso del periódico de la universidad. Tal vez no sea exactamente su especialidad pero se acerca. Se trata de informar al mundo acerca de la situación mundial, ¿no? Y su trabajo sería crear esa situación, así que así consigue Sally convencerse de lo relacionadísimo que está el periodismo con la política y llama a la puerta del aula/departamento designado para el “Niamh university journal”.

Lo primero que piensa Sally es que nombre más cutre no se les ha podido ocurrir y cuando un tipo bajito, regordete y con un gorro de lana es quien le abre la puerta, a Sally se le pone la piel de gallina de imaginarse en un cuchitril oscuro escribiendo un artículo cutre sobre la comida de la cafetería mientras el tío bajito le respira en el nuca.

- ¿Quién es, Bobby?

Entonces aparece él. Un chico alto y delgado, de ojos oscuros y pelo revuelto que le sonríe. La mente de Sally va a trompicones ahora porque en lo único que puede pensar es en lo injusto que es para el resto de los hombres que exista este en particular. Y lo injusto que es para las mujeres que no esté en la tele o en catálogos de ropa interior.

- Hola, novata. ¿Que te trae por la zona baja?

Sally casi necesita sacudir la cabeza para espabilar. El chico parece varios años mayor que ella – Sally imagina que será un estudiante de último curso – y por la pinta, diría que es el editor del periódico. Carraspea antes de hablar, pero aun así la voz le suena débil.

- Estaba interesada en participar en el periódico. ¿Sería posible?

El muchacho ensancha la sonrisa y se hace a un lado para dejarla pasar.

- ¡Claro, guapa! Apuesto que con esos ojos podrías hacer cualquier cosa posible.

Sally nota que se ruboriza hasta las cejas cuando pasa por su lado. De repente la imagen de ella tecleando en un espacio pequeño mientras el editor del periódico le respira en el cuello no le parece tan desagradable como hace un rato. De todas formas, dentro no es para nada como se imaginaba. Al menos una docena de personas teclea, imprime y discute dentro. El chico intenta llamar la atención de sus compañeros un par de veces sin éxito y hasta que no silba estridentemente ninguno levanta la cabeza de lo que está haciendo.

- Gente, tenemos a una chica nueva. Se llama...
- Sally – murmura tímida mientras doce pares de ojos se fijan en ella.
- Se llama Sally y va a trabajar con nosotros a partir de ahora. Ya sabeis que los novatos necesitan ayuda en su primer día así que por ahora voy a quedarme con ella explicandole como va todo. Si teneis alguna pregunta, a mi escritorio. Yo soy Andrew – dice tendiendole la mano que Sally se apresura a estrechar. - Y antes de que lo preguntes, no. No puedes llamarme Andy.

Sally sonríe prometiendo que no lo hará y le acompaña a su escritorio. Andrew le ofrece su silla y se sienta en el escritorio para explicarle como va todo y los puestos que aun quedan libres en el periódico.

- Deportes, política, artículos de opinión, crítica de cine... El periódico cubre casi todos los campos y se compone de tres secciones: Universidad, Niamh, el mundo. - Explica Andrew gesticulando con las manos. - No son muy extensas, pero me gusta tocar todos los puntos posibles aunque sea con un simple artículo. Al fin y al cabo esto se supone que es un entrenamiento para nuestro futuro. - vuelve a sonreir y se acerca un poco a su oído haciendo a Sally tragar saliva. - Llamame cotilla, pero el corazón es mi parte favorita. Sobre todo la sección de la universidad, quién está con quién, ese tipo de cosas.
¿También tenéis de eso? Pensaba que para eso estaban las redes sociales.

Andrew ríe el comentario y Sally prácticamente nota sus bragas deslizándose por sus muslos.

- Ya, pero sí... También tenemos de eso. Aunque tengo que reconocer que Facebook es una de nuestras mayores fuentes de información. - vuelve a reir contagiandoselo a Sally.- Bueno, más bien es la única.
- ¿Y de que me encargaría yo?
- Bueno – contesta Andrew revolviendose el pelo – tenemos varias secciones disponibles. Sin embargo no te veo con cara de que te guste el deporte... - Sally hace una mueca de asco que corrobora la teoría de Andrew y sonríe – Eso me imaginaba... Asi que, dado que todas las secciones “femeninas” del periódico están ocupadas... ¿Qué te parece sucesos? En la sección de Niamh.

La unica reaccion de Sally es abrir la boca sorprendida.

- ¿Sucesos? ¿En serio? Guau... Suena... Bastante importante.
- Solo tiene una pega – añade Andrew con falsa expresion compungida. - Seriamos compañeros.

Sally no puede evitar sonreir y sonrojarse a la vez que se pregunta que narices pasa con ella.

- Podría soportarlo... - contesta con una sonrisa tímida
- Eso dices ahora – replica. Y tras acercarse un poco a su cara añade. - No sabes lo pesado que puedo resultar a veces. Hay quien dice que me tomo mi trabajo demasiado en serio y claro... Lo de echar horas por la noche no suele hacer mucha gracia a quienes han trabajado conmigo.

Por alguna razón, eso de echar horas por la noche suena diferente y fuera de contexto en la cabeza de Sally quien no puede imaginar como pasar horas a solas con Andrew puede resultar desagradable para nadie.

- No me importa. Siempre que no influya en mi rendimiento académico.

Repite las palabras del profesor porque es más fácil que tener que buscarlas por sí misma mientras Andrew promete que no supondrá ningún problema.

- Entonces ya está... ¿Cuando puedes empezar?
- ¿Cuando necesitas que empiece? - contesta Sally solícita. Andrew vuelve a sonreir. ¿Es que nunca se cansa de hacerlo?
- La redacción abre cada tarde y el periódico está listo cada viernes. Dado que ya es miércoles y que prácticamente estamos cerrando la edición, puedes pasarte el viernes para ver como lo hacemos y ya empezar en serio el sábado.

Sally asiente con la cabeza prometiendo estar alli el viernes por la tarde y ofrece la mano a Andrew quien la acaricia más que estrecharla. Sally traga saliva sin poder desviar la vista de sus ojos. Y se deja guiar por Andrew cuando la acompaña a la puerta.

- Sin embargo... No, dejalo... - comenta Andrew cuando Sally ya se encuentra en el pasillo.
- ¿Qué? Dime...
- Mañana por la noche tengo que revisarlo todo antes de mandarlo a la imprenta. Me toca hacerlo a mi solo y me aburro mortalmente, la verdad. Asi que, si no tienes nada que hacer y te apetece ayudarme...

A Sally le pareció la pregunta mas absurda del mundo. Claro que le apetecía ayudarle a pasar de una forma más entretenida la noche pero pone cara de estar pensándolo.

- Lo intentaré. Al fin y al cabo voy a ser tu ayudante a partir de ahora y voy a tener que hacerlo igualmente la semana que viene asi que cuanto antes empiece a quedarme con como va esto mejor.

Andrew sonríe y Sally se muere de ganas por empezar a trabajar con el.

- Estupendo pues, si no te surge ningun problema, aquí estaremos a partir de las nueve una pizza y yo. - añade antes de decir adios con la mano y cerrar la puerta tras él.

Sally se muerde el labio con una sonrisita, planteandose mas que nunca que se ha equivocado de carrera. ¿Sería muy tarde para cambiar a periodismo?


Última edición por Heka el Vie Nov 18, 2011 4:26 pm, editado 1 vez
avatar
Heka

Mensajes : 1124
Fecha de inscripción : 27/10/2010
Edad : 34
Localización : IDK

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El MÍTICO memepost!

Mensaje  _Sara el Vie Nov 18, 2011 4:17 pm

Y después se fueron a una fiesta brasileña e inventaron Facebook. (lo siento, tenía que hacer el chiste malo, #killmetruck)

Pero coñas aparte, LO AMO <3333333333333. Y me ha hecho toda la gracia que te acordaras del "no me llames Andy", yo sé que es canon porque he estado releyendo hace poco... XD

Lo dicho, que me ha encantado, chiquilla! WIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII
avatar
_Sara
Admin

Mensajes : 2502
Fecha de inscripción : 31/08/2010
Edad : 30
Localización : The Inn

Ver perfil de usuario http://theexile.foroactivo.eu

Volver arriba Ir abajo

Re: El MÍTICO memepost!

Mensaje  Heka el Vie Nov 18, 2011 4:22 pm

Hasta que le echaron de la empresa y volvió a los brazos de Sally (Pa seguir el rollo yo XD)

Me alegro. Me temía poner a Andrew out of character, you know...

Ahora te toca a ti escribir la secuela! XD
avatar
Heka

Mensajes : 1124
Fecha de inscripción : 27/10/2010
Edad : 34
Localización : IDK

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El MÍTICO memepost!

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.